¡Otra buena noticia para el blog! Le propuse al escritor Víctor del Árbol hacerle unas preguntas, para que apareciesen las respuestas en una entrada.  De nuevo tuve suerte y aceptó mi invitación rápidamente. ¡Cómo se agradece tanta generosidad desde una web que está empezando todavía!

Os cuento un poco sobre él:

Víctor del Árbol nació en Barcelona en 1968. De pequeño quería ser mayor, como todos los niños. Afeitarse, como su padre, hablar como él. Incluso ha copiado su estilo de letra. Pero a diferencia de él, que no le apasionaba la literatura, Víctor desde pequeño quería ser escritor para contar las historias que tenía en la cabeza. La biblioteca era uno de sus espacios preferidos, donde le dejaba su madre mientras iba a trabajar para limpiar casa en Barcelona.

Sus obras:

El peso de los muertos (2006)

La tristeza del samurái (2011)

Respirar por la herida (2013) Reseña publicada aquí

Un millón de gotas (2014)

La víspera de casi todo (2016)

Por encima de la lluvia (2017)

Y aquí está la entrevista:

1.-  Estoy convencida de que siendo escritor, eres primero un gran lector.  ¿Qué te gusta leer y cuáles son tus autores preferidos?

En mi caso la pasión por la escritura nace después del amor por la lectura. Sin esas primeras lecturas que alimentaron mi imaginación y enfurecieron mi mente no me habría aventurado a escribir. Desde la Odisea de Homero contada para niños, Jack London, Salgari y otros empecé un viaje que me llevó a Hesse, a Dostoyewski, Faulkner, Pasternack, T. Williams, Delibes, Márquez, Miguel Asturias, Alejo Carpentier, a poetas como Whitman, Lorca, Mayakowski, Neruda, Ana Adjmatova…Pero si tuviera que nombrar a dos de los escritores que mayor impronta me han dejado mencionaría siempre a Albert Camus y a Steimbeck. Los dos grandes escritores de la experiencia con los que más me conmuevo.

2.-  Creo que todos los principios son difíciles.  ¿Cómo comenzaste a escribir y también a publicar?

Los principios son difíciles, cierto. Pero más difícil es perdurar, lograr reinventarte, no perder la garra, ni las ganas de seguir queriendo ser el mejor escritor posible. Yo empecé siendo muy niño, garabateando relatos cortos, pequeñas historias que creaban un mundo propio. Siempre me sentí más yo en los relatos que en la vida. Y no publiqué mi primera novela, “El peso de los muertos” hasta pasados los treinta y cinco años. Y todavía tardaría otros seis años en publicar la segunda, “La tristeza del samurái” en una editorial pequeña, pero con muchísima ilusión. A partir de ahí llegaron las traducciones internacionales y todo empezó a cambiar. Pero lo interesante de ser escritor es que siempre juegas con la incertidumbre. Nunca sabes lo que pasará a continuación y ese es un reto estimulante.

3.-  Es un momento complicado para los libros, las librerías y la lectura.  ¿Puedes vivir de tu trabajo como escritor?

Sí, pero teniendo en cuenta mi respuesta anterior. Es cuestión de adaptar tus prioridades. Más allá del dinero, el verdadero privilegio está en dedicarte a lo que te apasiona.

4.-  He leído recientemente que los jóvenes dejan de leer a los 17 años porque prefieren el móvil.  ¿Es posible hacer algo para recuperar su afición? ¿Se puede competir con las series y con la inmediatez que ellos buscan?

La literatura tiene algo que ninguna imagen puede ofrecer. La experiencia lectora, que transforma lo que ha escrito el autor. En un libro tú eres el protagonista, lo estás creando en tu mente al mezclar tus vivencias con las del escritor. Eres el protagonista, mientras que en una serie o en una película eres un testigo. Además, un libro es un espacio de reflexión, de calma, que se reinventa a cada lectura. Leer es un ejercicio de exploración como ningún otro.

5.-  Me interesa conocer cómo escribes, si tienes un espacio determinado para hacerlo, un horario fijo, algún ritual.

No tengo un horario de oficina, no funciona así. Vivo como escritor y escribo como vivo. Eso significa que mi cabeza está siempre pensando, buscando, observando y que todo lo traduzco a frases, párrafos, palabras escritas. Suelo escribir mejor por la noche o de madrugada, escribo mis novelas a mano en unos cuadernos concretos y con un tipo de pluma concreta. Me gusta escribir al aire libre, en un café, con suficientes cigarrillos a mano. Cuando acabo un libro siempre dejo un ejemplar en la gruta de Montserrat.

6.- También me gustaría saber cómo te inspiras, cómo solucionas un día de poca creatividad, cómo vas formando los personajes, si tienes el final de la historia claro desde el inicio.

Me gusta tenerlo todo en la cabeza, inicio, desarrollo y desenlace. Una especie de mapa de ruta, pero dejo que los personajes evolucionen por sí mismos, siempre y cuando lleguen al puerto que yo quiero.

7.-  Me he animado a participar en distintos concursos, con el fin de encontrar un sitio y comprobar la calidad de mis relatos.   En tu opinión ¿son útiles estos certámenes? ¿Cuál es tu experiencia? ¿Has sido jurado alguna vez?

He sido y soy jurado de varios premios y me parece una muy buena manera de darte a conocer (mi primera novela se publicó porque gané uno de esos premios). Aunque no ganas, siempre tienes la opción de que alguien te lea y se interese por lo que haces.

8.-  ¿Qué crees que tiene que tener un buen escritor para serlo?

Una palabra: pasión. Otra  cualidad: curiosidad insaciable.

9.-  Respecto a internet y las redes sociales ¿crees que facilitan la relación entre autor y lector? ¿Pesa más lo positivo que lo negativo?

Creo que es importante conectar en la medida de lo posible con las personas que me leen porque aunque yo conozco mis motivaciones para escribir no conozco las de los lectores para leerme. Pero me parece importante establecer límites en esa relación (como hacemos en la vida cotidiana). Le doy mucho más valor a la relación personal y a la amistad.

10.-  ¿Crees que existe una literatura para mujeres y que si el autor es hombre o mujer influye en el libro?

No creo en ninguna clase de etiqueta ni de género. Creo que una historia penetra en nuestra piel, en nuestra inteligencia, o en nuestra sensibilidad al margen de quién la ha escrito. Me importan las páginas, lo que me cuentan. Y cómo me lo cuentan. Nunca miro la fotografía en la solapa.

11.-  Estoy terminando de leer “Respirar por la herida”.  Me está llamando la atención la complejidad de la trama y que todo lo que sucede tiene su por qué y su conexión con el resto de la historia.  ¿Cómo organizas la trama de tus libros? ¿Primero creas toda la historia y de ahí va surgiendo el texto? 

Creo que escribo como un artesano. No me gusta la idea del profesional como alguien que trabaja una fórmula en serie. Cada historia es diferente y tiene su propio desarrollo. El caso que tú mencionas es muy especial, dieciséis o diecisiete voces con su propio pasado, su propia historia que acaban confluyendo en una. Trabajé en cada una como un biógrafo haría y luego busqué el modo de hacerlas compartir un mismo contexto: la venganza y el dolor. Y cada una me ofreció respuestas diferentes a la misma pregunta.

12.-  Publicaste tu último libro en 2016: “La víspera de casi todo”.  ¿Estás ya trabajando en una nueva historia?  En caso afirmativo ¿nos puedes adelantar algo?

En realidad publiqué en 2017 “Por encima de la lluvia, un viaje a través de la memoria y la vida de dos seres excepcionales como Miguel y Helena. Y pronto, en mayo, saldrá mi última novela: “Antes de los años terribles” Una exploración sin piedad sobre el niño que llevamos dentro y con el que no siempre nos llevamos bien. Promete emociones fuertes y perdurables. ¿No es eso lo que le pedimos a un libro? Que tenga una vida que ofrecernos.

¡¡¡Un millón de gracias Víctor por tu atención, tu tiempo y tus respuestas!!! Es muy interesante conocer un poco mejor a un autor como tú.  Disculpa el error de la última pregunta y te deseo lo mejor con la novela que saldrá en mayo ¡¡seguro que es un éxito!!

Tienes razón, exactamente eso le pedimos a un libro, que tenga una vida que ofrecernos.