Entrevista a Irene Vallejo

En medio de esta situación tan complicada para todos, en este momento de inquietud y confinamiento, continúo con las interesantes entrevistas a importantes escritores.  Y, en concreto, he podido hacerle una entrevista a la autora Irene Vallejo

Entrevista a Irene Vallejo Mis Palabras con Letras 1

En esta ocasión, no ha respondido a las 12 preguntas habituales sobre diversos temas relacionados con la literatura.  Debido a la avalancha de trabajo a la que se enfrentaba la autora cuando me concedió la entrevista (justo antes del estado de alarma), debía organizarse y llevar una agenda estricta de actividades, por ese motivo vais a poder disfrutar las respuestas a 7 preguntas.

No es para menos, ya que en 2019 publicó «El infinito en un junco» (Siruela), un ensayo narrativo y heterodoxo sobre la historia de los libros y la lectura. Y, además, compagina su pasión por la literatura y el periodismo con su compromiso en defensa de las humanidades, las campañas de animación a la lectura y las actividades en centros educativos.

Es importante que mencione que el fotógrafo de todas las imágenes de Irene es Santiago Basallo.

Entrevista a Irene Vallejo Mis Palabras con Letras 2

Primero os la presento:

Irene Vallejo es Doctora en Filología Clásica por las universidades de Firenze y Zaragoza.

En 2011, publicó su primera novela «La luz sepultada». De su faceta como periodista nacen dos recopilaciones de artículos que trenzan temas de actualidad y enseñanzas del mundo antiguo bajo el título «El pasado que te espera» y «Alguien habló de nosotros» (Contraseña, primera edición 2017; segunda edición, 2018 y tercera edición, 2019).
Su segunda novela, «El silbido del arquero» (Contraseña, 2015), es un viaje a los mitos de un pasado que todavía ilumina nuestro presente, ha cosechado una gran acogida, alcanzando la quinta edición.

«El inventor de viajes», ilustrado por el pintor José Luis Cano, es una incursión divertida y colorista en la literatura infantil. Junto a la artista Lina Vila ha publicado un delicado álbum juvenil: «La leyenda de las mareas mansas».

Como os decía, en 2019 ha publicó «El infinito en un junco» (editorial Siruela), un ensayo narrativo y heterodoxo sobre la historia de los libros y la lectura.

Irene compagina su pasión por la literatura y el periodismo con su compromiso en defensa de las humanidades, las campañas de animación a la lectura y las actividades en centros educativos.

También lleva a cabo una fecunda labor de divulgación de los autores clásicos, impartiendo cursos y conferencias, y a través de la prensa. Escribe en El País y en Heraldo de Aragón.

Ha publicado dos libros recopilatorios de sus columnas semanales en el periódico Heraldo de Aragón, titulados «El pasado que te espera» y «Alguien habló de nosotros», fruto de un singular periodismo filosófico que trenza los temas de la actualidad y las enseñanzas del mundo antiguo.

 

Entrevista a Irene Vallejo Mis Palabras con Letras 3

Sus libros:

La luz sepultada (2011)

El silbido del arquero (2015)

Los elegidos de la fortuna (1999)

El catálogo del Parque Oceanográfico de Valencia (2003)

Madrid me Marta (2011)

Usted primero (2015)

Haz lo que temas (2016)

Entrevista a Irene Vallejo Mis Palabras con Letras 4

Y aquí está la entrevista:

1.-  Esta primera pregunta se ha convertido en un clásico y es obligatoria en mis entrevistas, ya que me interesa mucho conocer vuestra respuesta y profundizar en vuestras referencias literarias.  Estoy convencida de que siendo escritora, eres primero una gran y apasionada lectora.  ¿Qué te gusta leer y cuáles son tus autores preferidos? 

Soy una lectora promiscua, viajera de unos géneros a otros, enamorada de los clásicos pero también curiosa ante la literatura contemporánea.

Entre mis autores favoritos citaría a Montaigne, Natalia Ginzburg, Pessoa, Carson McCullers, Heródoto, Safo, Ovidio, Szymborska, Kafka, Luis Landero, Ana María Matute… y tantos más que desbordarían la lista. Al leer me abandono fácilmente al entusiasmo.

2.-  Tengo la seguridad de que todos los principios son difíciles para cualquier autor. Por eso, quiero pedirte que nos cuentes con detalle cómo comenzó tu aventura de escribir y cómo fueron tus primeros pasos dando forma a tus palabras.

Cómo empezó todo es una pregunta difícil de responder, porque escribir forma parte de mi vida antes incluso de aprender a escribir. Mi cabeza ha estado siempre poblada de historias, desde una época tan temprana que no puedo recordarla. Los juegos de mi infancia eran ya narrativos.

Eso sí, he necesitado largos años de esperanza y perseverancia para convertir esta necesidad mía en profesión. Algunas personas me han dado oportunidades –premios, colaboraciones periodísticas, publicaciones–, otras me han cerrado las puertas. Y quiero insistir en los rechazos que he sufrido porque vivimos una época en la que solo parece permitido mostrar el éxito y la felicidad. No deberíamos callar nuestros fracasos ni contribuir al falso escaparate de vidas perfectas.

Decía Homero que los dioses tienen dos vasijas, las de los bienes y los males; en la vida de algunos mezclan las alegrías y las penas, a otros les dispensan muchas desgracias, pero nadie recibe solo felicidad, eso está descartado.

 

3.- Es un momento complicado para los libros, las librerías y la lectura. En ese contexto y teniendo en cuenta tu trayectoria como escritora, que escribes desde años en Heraldo de Aragón y que ahora también eres columnista en el País Semanal en una sección quincenal, que das conferencias y haces pregones en ferias del libro y que, en definitiva, no paras ¿puedes contarnos cómo has conseguido vivir de la profesión de
escribir? Y ¿cómo ha sido tu relación con las editoriales?

Es muy difícil vivir de los derechos de autor de los libros. Hay que buscar otras vías de profesionalizar la escritura: periodismo, conferencias, crítica literaria, encuentros literarios. Para mí, dar el paso supuso aceptar los riesgos de un trabajo a la intemperie, como autónoma, sin ingresos constantes ni garantizados.

Todas nuestras decisiones suponen una elección con diversas posibilidades: yo preferí apostarlo todo por un trabajo creativo. Me di un plazo para convertirlo en un trabajo rentable; con una amalgama de suerte y dedicación, lo conseguí.

A mi lado estuvieron mis editores de Contraseña, de quienes he aprendido muchísimo en los últimos años. Y en estos últimos meses, la editorial Siruela me ha abierto caminos insospechados. Mi gratitud a ambos sellos es infinita.

 

4.-  Como sabrás, se comenta con frecuencia que los jóvenes dejan de leer a los 17 años porque prefieren lo inmediato, la tecnología, el móvil. ¿Es posible hacer algo para recuperar su afición? ¿Se puede competir con las series y con lo visual que ellos eligen? ¿Es viable convencerles de la importancia de los libros?

No solo los jóvenes abandonan los libros por la inmediatez de las pantallas, todos nos dejamos seducir por las tecnologías, diseñadas para producirnos adicción.

Pero algunas personas –no todas– seguimos encontrando un refugio en la paz reflexiva y apasionada de los libros. Hay en la lectura encuentros azarosos, es importante que nos encontremos con esos libros que renuevan el placer de leer. Creo que conviene animar a los jóvenes a buscar lecturas que les importen, dejarles elegir, abrirles caminos, estimular su creatividad.

Pero, por otro lado, admitamos que abrir un libro es un acto de libertad, que no se debería imponer. Y, por otro lado, a cualquier edad se puede recuperar el hábito de leer. Nunca es tarde, nunca las puertas nunca se cierran.

 

5.- Esta es otra pregunta que repito en mis entrevistas, porque me apasiona descubrir vuestros pequeños secretos, vuestra forma de trabajar. Me interesa conocer cómo escribes, si tienes un espacio determinado para hacerlo, un horario fijo, algún ritual. 

Desde que soy madre, he aprendido a escribir en cualquier ocasión, durante el tiempo disponible, donde encuentre la ocasión (en casa, en estaciones, en trenes, en hoteles). No puedo permitirme los rituales ni la rigidez de los horarios. Conciliar es un permanente juego de malabares.

 

6.- También me gustaría saber cómo te inspiras, cómo solucionas un día de poca creatividad, cómo vas formando los personajes, si tienes el final de la historia claro desde el inicio, cómo te documentas, cómo preparas la información que servirá de contexto a tus personajes. 

Respecto a los días de poca creatividad, siempre tengo muchas tareas en marcha: artículos, textos breves para publicar, críticas literarias, etc. Si un día no me siento inspirada para la literatura, cambio de tarea.

Como escritora, planifico las tramas con detalle antes de empezar a escribir. Creo que el lector sabe distinguir intuitivamente si un libro avanza hacia un destino claro o se mece a la deriva.

La fase de documentación, que incluye búsquedas en bibliotecas, hemerotecas, a veces incluso entrevistas, me permite saciar una curiosidad sin límites por la historia y por todos los mundos que conviven en nuestro mundo. Tanto me gusta, que a veces la extiendo más tiempo de lo razonable. Aprender me parece uno de los grandes placeres de la vida.

 

7.-  Has publicado recientemente “El infinito en un junto”, un libro que va por su (décima) edición y del que solamente escucho comentarios preciosos. Además ha obtenido el Premio el Ojo Crítico de Narrativa 2019 y el Premio Las LibreríasRecomiendan de No Ficción 2020. Un ensayo que se lee como una novela y que han
elogiado Mario Vargas Llosa, Juan José Millas o Juan Bolea ¿Por qué crees que debo leer ahora este libro? ¿Qué resaltarías de este ensayo, sobre el mundo del libro, para convencerme de que es mi siguiente lectura?

“El infinito en un junco” cuenta a los lectores la aventura milenaria de los libros, de la que todavía formamos parte.

Indaga en las primeras veces: las primeras librerías,bibliotecas, libros y lectores de los que tenemos noticia. Al mismo tiempo, es un libro de viajes, que nos transporta desde Alejandría y Roma a Oxford y Sarajevo, con numerosas paradas intermedias.

Incluye ingredientes poco habituales en el ensayo: humor, narraciones, pasajes periodísticos, poéticos, reconstrucciones de época, etimologías, breves biografías. Es un recorrido apasionado y humanista por los laberintos de la palabra y las rutas por las que los libros, en su fragilidad, han conseguido sobrevivir a la destrucción.

 

¡¡Un millón de gracias por esta entrevista a Irene Vallejo!! Tengo que darle las gracias por su amabilidad, su valioso tiempo y sus respuestas.

Irene, ha sido un verdadero placer que hayas aceptado mi invitación y que hayas compartido conmigo y con mis lectores tus interesantes respuestas.

¡Te deseo lo mejor en todos tus proyectos y en todos tus trabajos! ¡Y especialmente que continúe el merecido éxito de tu ensayo!  Y a vosotros lectores, os recomiendo que no dejéis de seguirla y leer sus publicaciones en prensa, son una auténtica delicia.