¡Es verdad! Soy muy afortunada porque otro autor de éxito ha aceptado compartir conmigo su tiempo, su atención y su punto de vista sobre distintos temas.  ¡¡Gracias!! 

Primero os lo presento:

José Luis Gil Soto es Ingeniero Agrónomo, estudiante de Humanidades y novelista.

Funcionario de carrera, ha ejercido su profesión en la Administración desempeñando diversos cargos de responsabilidad.

Paralelamente, comenzó su carrera literaria con guiones promocionales y colaboraciones en revistas especializadas, hasta que en 2008 vio la luz su primera novela.

Sus obras:

La traición del rey (2008)

Reeditada por la editorial Kailas en 2017, revisada y con la inclusión del contenido de una carta inédita de Manuel Godoy que perteneció durante generaciones a los descendientes del valido de Carlos IV.

La colina de las piedras blancas 

Finalista de la II edición del premio CajaGranada de Novela Histórica, en 2010.

La dama de Saigón

Madera de savia azul

Y aquí está la entrevista:

1.-  Esta primera pregunta se ha convertido en un clásico y es obligatoria en mis entrevistas, ya que me interesa mucho conocer vuestra respuesta y profundizar en vuestras referencias literarias.  Estoy convencida de que siendo escritor, eres primero un gran y apasionado lector.  ¿Qué te gusta leer y cuáles son tus autores preferidos? 

No tengo autores preferidos.

Leo un poco de todo, hay muchos autores que me gustan y sigo descubriendo otros nuevos que consiguen hacerme disfrutar con sus obras. Tal vez, si tuviera que elegir algunos, te hablaría de Miguel Delibes, Ana María Matute, Leon Tolstoi o Muñoz Molina.

Pero si te soy sincero, más que autores me gustan obras, porque todavía no he encontrado el autor del que me guste su obra completa. Todos los escritores acabamos decepcionando con alguno de nuestros libros.

2.-  Tengo la seguridad de que todos los principios son difíciles para cualquier autor.  Por eso, quiero pedirte que nos cuentes con detalle cómo comenzó tu aventura de escribir, cómo fue el proceso de tu primer libro, de tus primeros pasos dando forma a tus palabras. 

Fue una mezcla de casualidad e inquietud. A medida que leía crecía en mí la duda de si sería capaz de plasmar sobre el papel alguna de las historias que se me ocurrían y que a veces contaba de viva voz.

Hasta que se cruzó un personaje histórico en mi camino y pensé que su vida tenía una novela digna de ser leída. Y la tuvo. Fue Manuel Godoy, el Príncipe de la Paz, protagonista de mi primera novela «La traición del rey».

3.-  Es un momento complicado para los libros, las librerías y la lectura.  En ese contexto, tú eres un escritor con cuatro novelas ya publicadas.  En este sentido ¿puedes contarnos si vives de esa profesión? Y en caso afirmativo ¿cuándo llegó el momento de poder hacerlo? Por otra parte ¿cómo ha sido tu relación con las editoriales? 

No vivo de la literatura, al menos por ahora.

No puedo quejarme, estoy contento, me va bien, pero aún no me he planteado dar el salto y dejar mi trabajo para dedicarme profesionalmente a la literatura.

En cuanto a mi relación con las editoriales ha sido dispar, porque los inicios siempre son ilusionantes pero complicados. Ahora, con «Madera de savia azul» y Ediciones B (Penguin Random House) puedo afirmar que estoy muy satisfecho porque he encontrado el equilibrio entre profesionalidad empresarial y relación humana.

4.-  Como sabrás, se comenta con frecuencia que los jóvenes dejan de leer a los 17 años porque prefieren lo inmediato, la tecnología, el móvil. ¿Es posible hacer algo para recuperar su afición? ¿Se puede competir con las series y con lo visual que ellos eligen? ¿Es viable convencerles de la importancia de los libros?

La única manera de convencerles es ofrecerles algo tan atractivo como las series o los móviles, y eso es difícil pero no imposible. Las más largas colas en las últimas ferias del Libro a las que he acudido eran de jóvenes con un libro entre las manos.

No digo que todos los autores tengamos que pensar en ofrecer algo a los jóvenes, pero estoy seguro de que todos los padres pueden encontrar en las librerías, entre los miles de títulos que se publican cada año, el libro que su hijo o hija de diecisiete años encuentra tan atractivo o más que la pantalla de su móvil.

5.- Esta es otra pregunta que repito en mis entrevistas, porque me apasiona descubrir vuestros pequeños secretos, vuestra forma de trabajar. Me interesa conocer cómo escribes, si tienes un espacio determinado para hacerlo, un horario fijo, algún ritual. 

En absoluto. Solo necesito tener la historia en mi cabeza.

A partir de ahí, puedo escribir en cualquier sitio, hora y circunstancia. Incluso puede haber mucho ruido a mi alrededor. La única condición es que nadie me saque de mi abstracción.

Lo que sí puedo decirte es que soy más creativo por las noches, incluso de madrugada, y más efectivo por las mañanas.

6.- También me gustaría saber cómo te inspiras, cómo solucionas un día de poca creatividad, cómo vas formando los personajes, si tienes el final de la historia claro desde el inicio. Y también cómo te documentas para tus obras, cómo preparas la información que servirá de contexto a tus personajes. 

Suelo tener claro el final de la historia antes de empezar a escribir.

Para el resto, necesito pensar detenidamente qué quiero hacer y cómo van a ser los personajes, tomando notas no demasiado detalladas pero sí suficientes para no perderme si rompo el ritmo de escritura durante un tiempo.

En cuanto al proceso de documentación, si se trata de aspectos históricos, suelo ser muy concienzudo y a veces me tengo que poner límites porque, de lo contrario, puedo continuar hasta el infinito y más allá. Me gusta documentarme bien.

7.- Me he animado a participar en distintos concursos, no sé si acertadamente, con el fin de encontrar un sitio y comprobar la calidad de mis relatos.   En tu opinión ¿son útiles estos certámenes? ¿Cuál es tu experiencia? ¿Has sido jurado alguna vez?

He participado en una ocasión y he sido jurado en algunas otras.

Mi experiencia es que puede ser interesante si estás convencido de tener una buena obra, pero sobre todo creo que hay que elegir muy bien a qué certamen te presentas en función de dónde y cómo hayas publicado hasta la fecha.

Detrás de cada premio hay una editorial y en mi opinión es el aspecto clave, porque de eso depende la difusión posterior. Para mí, al menos, no se trata de obtener un beneficio económico exclusivamente, sino de la proyección que te da el premio.

8.- Supongo que no hay una sola respuesta, ni es fácil definirlo.  Pero ¿qué crees que tiene que tener un buen escritor para serlo?

Ser un gran lector, en primer lugar. Luego, imaginación, tesón, habilidad y suerte.

9.- Me interesa también tu opinión respecto a internet y las redes sociales.  A los lectores nos gusta la cercanía que permiten con los escritores y la posibilidad de hacerles llegar nuestras impresiones sobre sus obras.  ¿Crees que facilitan la relación entre autor y lector? ¿Pesa más lo positivo que lo negativo? ¿Es importante gestionarlas directamente o es mejor contar con un profesional?

Las redes sociales son la realidad hoy en día, así que creo que facilitan la relación entre autor (algunos autores) y el lector (algunos lectores).

Como en cualquier relación personal, pesa más lo positivo cuando la relación es correcta. Y en cuanto a si es mejor gestionarlas directamente o contar con un profesional creo que depende qué se pretenda.

Si se trata de comunicarte con tus lectores con sinceridad absoluta, mejor hacerlo personalmente, es mucho más cercano. Si se trata de una campaña publicitaria, de ganar seguidores o de estar posicionado en las redes, puede estar indicado un profesional durante un tiempo determinado, pero no permanentemente. Creo que el trato personal siempre es más valorado.

10.- Otra clásica cuestión en mis entrevistas. ¿Crees que existe una literatura para mujeres y que si el autor es hombre o mujer influye en el libro? 

He llegado a dudarlo y continuamente recibo información dispar al respecto. Hay quien solo lee libros escritos por hombres o por mujeres, según los gustos, llegando a identificar inmediatamente el género del autor o autora.

Pero creo que la gran masa, la generalidad, no lee en función del género. Otra cuestión es si los autores o autoras y las propias editoriales se encaminan más o menos rápidamente hacia el público femenino por el hecho de que las estadísticas mandan: hay más lectoras que lectores. En ese caso puede estar condicionada la historia y la manera de contarla.

11.- Debo reconocer que tengo muchas ganas de leer tu última novela «Madera de savia azul». Entre otras razones, porque me encanta la novela histórica y también el periodo en el que está basada.  Además he visto por redes que es una obra muy recomendada  ¿Por qué crees que debo leerla? ¿Qué resaltarías de este libro para convencerme de que es mi siguiente lectura? 

Primero resaltaría la crítica, lo que otros han dicho de ella. Creo que la crítica favorable y unánime es el mejor aval para cualquier autor.

Por otro lado, si no tuviese una editorial detrás haría como todo vendedor que confía ciegamente en su producto: te devolvería el dinero si no te gusta (risas). Ahora en serio, te voy a dar un solo motivo: te va a sorprender, es imprevisible.

12.-  Y la última pregunta está relacionada con el presente y con el futuro.  ¿Estás ya trabajando en una nueva historia? En caso afirmativo ¿nos puedes adelantar algo? 

Tengo varias historias en fase de embrión y voy avanzando en todas ellas a la par. En muy poco tiempo una de ellas será la próxima en ocupar mi tiempo.

Por ahora sigo atendiendo a clubes de Lectura, lectores y librerías en este precioso camino por el que me lleva «Madera de savia azul».

¡¡¡Un millón de gracias José Luis por tu atención, tu tiempo y tus respuestas!!! Me alegré muchísimo cuando aceptaste mi invitación y me pediste rápidamente las preguntas.

Y estoy completamente de acuerdo contigo, para escribir se necesita: imaginación, tesón, habilidad y suerte.  Sí, también para ser un gran escritor.