Entrevista a Javier Vázquez Ezcurdia

Continúo con las interesantes entrevistas a escritores.  En esta ocasión, el elegido para la entrevista es el autor zaragozano Javier Vázquez Ezcurdia.

Como siempre, ha respondido a las 12 preguntas sobre diversos temas relacionados con la literatura.  Siento un especial cariño por Javier, por lo bien que me ha tratado siempre cuando hemos coincidido.  De modo que ha sido un verdadero placer escuchar sus respuestas.

Así que una vez más ¡¡un millón de gracias Javier!! Por tu atención siempre, por hacerme sentir como en casa en la radio, por la parte que te toca en alguno de mis premios y, sobre todo, por aceptar responder a este cuestionario.

Primero os lo presento:

A Javier Vázquez le gusta contar historias en la radio, en los libros, a veces en la tele y también en el teatro, el medio es lo de menos.

Es zaragozano y ejerce como tal. Llegó a plantear en casa que quería dedicarse a la interpretación, pero acabó haciendo periodismo. Aunque cuando llegó a la facultad, lo primero que buscó fue el grupo de teatro. Lo que aprendió allí le ha servido para la radio y sus pinitos de tele, también para llevarlo a un escenario cuando actúa, que es menos de lo que le gustaría.

Dirige desde 2006 el programa Escúchate en las tardes de Aragón Radio y ha sido reconocido con el premio de Comunicación del Instituto de la Mujer y el de Valores Solidarios de la Fundación ONCE .

Es el autor del serial radiofónico Y si fuera posible amar, que actualiza la historia de los Amantes de Teruel.

Su novela:

Tango para una asesina

Editorial Círculo Rojo

Libros infantiles:

Cuatro cuentos rusos

El escondite ultrasecreto

Obras de teatro:

La última oportunidad

Entretelas La víspera de Navidad

Un señor de traje gris

Entrevista Javier Vázquez Ezcurdia 2 Mis Palabras con Letras

Y aquí está la entrevista:

1.-  Esta primera pregunta se ha convertido en un clásico y es obligatoria en mis entrevistas, ya que me interesa mucho conocer vuestra respuesta y profundizar en vuestras referencias literarias.  Estoy convencida de que siendo escritora, eres primero una gran y apasionada lectora.  ¿Qué te gusta leer y cuáles son tus autores preferidos? 

Buf… ¡Qué complicado!  Por mi trabajo, tengo que leer mucho; fundamentalmente novedades.  Eso me permite descubrir a muchos escritores.  Me gustan mucho Alejandro Palomas, Andrés Neuman, Juan del Val, Máximo Huerta, Reyes Monforte, Carmen Posadas…  Y he descubierto a grandísimos guionistas de televisión como Susana López Rubio o Ramón Campos, que son excelentes narradores y que, quizás por su oficio de “contar para ver por capítulos”, le dan un ritmo de diálogos frescos y giros constantes a sus historias.

Si hablamos de géneros, me encantan las novelas de detectives; lo mismo de Agatha Christie que de Jerónimo Tristante, Paul Pen o Carme Chaparro.  Y a todo esto hay que sumarle mi pasión por los clásicos.  Me encanta releer a Lope de Vega, Cervantes, Molière, Verne…  Y también siento debilidad por Eça de Queiroz.  ¡Ah!  ¡Y teatro!  También me gusta mucho leer teatro.

2.-  Tengo la seguridad de que todos los principios son difíciles para cualquier autor.  Por eso, quiero pedirte que nos cuentes con detalle cómo comenzó tu aventura de escribir, cómo ha sido el proceso de tu primer libro «Tango para una asesina» y cómo fueron tus primeros pasos dando forma a tus palabras. 

“Tango para una asesina” ha sido un proyecto de seis años.  He disfrutado mucho documentándome, investigando en la historia cotidiana de Zaragoza de principios de siglo, imaginando a los personajes y dejándome arrastrar por ellos.  Sin embargo, tener que compaginar la escritura con un trabajo que me encanta, pero que me “come” todas las horas del día, ha sido todo un reto.  Exige ser muy disciplinado para llegar a casa y ponerte a escribir después de todo el día en danza.

Había temporadas en las que no podía dedicarle tiempo a la novela porque se me cruzaban otros proyectos más urgentes.  Eso me obligaba a releer todo lo que llevaba escrito antes de retomar la escritura.  Siendo una novela de detectives no podía dejar cabos sueltos.  Así que llegó un momento en el que empecé a dedicar fines de semana completos para poder centrarme en el desarrollo de las tramas y a enviarme a mí mismo notas con el móvil cada vez que me venía una idea a la cabeza.  Un par de años, dediqué todas mis vacaciones de verano a darle los últimos empujones a la novela: uno para terminarla y el otro para pulirla, revisarla y corregirla.

3.-  Es un momento complicado para los libros, las librerías y la lectura.  En ese contexto y teniendo en cuenta tu destacada labor periodística y tu obra previa en narración infantil y teatro ¿puedes contarnos si tu sueño es poder vivir de la profesión de escribir? Si tuvieses que elegir ¿por qué faceta te decantarías? ¿Te gusta compaginar ambas? ¿Cómo ha sido tu relación con las editoriales? 

Yo siempre digo que me gusta contar historias.  En la radio, en el teatro, en los libros, a veces en la tele…  Ni puedo ni quiero elegir.  Todas me llenan por igual y prefiero compaginarlas aunque, a veces, resulta complicado.  Lo que es cierto es que unas acostumbran a hacer cameos en las otras.  El teatro está muy presente en la radio, en la forma de escribir los diálogos de los libros, en la tele…  O la radio hace que, muchas veces, lo que escribo suene.  De hecho, suelo escribir leyendo en voz alta.

Respecto a las editoriales he encontrado de todo.  Algunas que ni se molestan en dar por recibido un manuscrito, otras que te tratan estupendamente, las que cuidan muchísimo el libro y las que hay que estar encima.  ¡Ah!  Y también la autoedición que, tal y como está el patio, es algo a tener en cuenta.  A veces, hasta los grandes grupos editoriales te encaminan hacia ello.

Entrevista a Javier Vázquez Ezcurdia 3 Mis Palabras con Letras

4.-  Como sabrás, se comenta con frecuencia que los jóvenes dejan de leer a los 17 años porque prefieren lo inmediato, la tecnología, el móvil. ¿Es posible hacer algo para recuperar su afición? ¿Se puede competir con las series y con lo visual que ellos eligen? ¿Es viable convencerles de la importancia de los libros?

Convencer es complicado.  A un chaval basta que le digas lo que tiene que hacer para que haga justo lo contrario.  Yo no creo que sea una cuestión de lucha entre la tecnología o lo audiovisual con los libros.  No son enemigos, son complementarios.  La transmedia funciona.  Hay muchos chavales que llegan a una saga de libros porque les ha gustado la serie que los ha adaptado.  O libros que se publican para dar recorrido a una trama que aparece en la pantalla.  Yo creo que se trata de dejarles elegir lo que quieren leer.  Para mí es igual de válido un cómic, una novela gráfica o un libro de poemas, en papel o digital…  Pero que elijan ellos en función de sus gustos.  No obstante creo que hay que buscar formatos multimedia que se complementen.

En cuanto a autores, creo que tenemos grandes referentes –y muchos aragoneses– que saben enganchar estupendamente con los jóvenes.  Ahí están David Lozano, Sandra Andrés, Begoña Oro o Nando López.  #Soymuyfan de los cuatro 😉

5.- Esta es otra pregunta que repito en mis entrevistas, porque me apasiona descubrir vuestros pequeños secretos, vuestra forma de trabajar. Me interesa conocer cómo escribes, si tienes un espacio determinado para hacerlo, un horario fijo, algún ritual. 

Jajaja…  Mi único ritual es encontrar el tiempo suficiente para hacerlo.  Por lo general en el portátil, en silencio y con conexión a Internet para consultar el diccionario en línea de la RAE o buscar la información que me ayude a desarrollar la trama.  No obstante, te confieso que, en más de una ocasión, las notas del teléfono móvil me han servido para escribir el cuerpo principal de algún capítulo, cuando la inspiración me ha pillado fuera de casa.

6.- También me gustaría saber cómo te inspiras, cómo solucionas un día de poca creatividad, cómo vas formando los personajes, si tienes el final de la historia claro desde el inicio. Tu novela adentra al lector en la Zaragoza de comienzos del siglo XX, a donde decide huir la protagonista de la historia.  Por eso quiero pedirte que nos cuentes cómo te has documentado, cómo preparas la información que servirá de contexto a tus personajes. 

Quizás sea por mi faceta teatral, pero para mí es muy importante conocer bien a los personajes, saber a qué se dedican, imaginar su pasado, antes incluso de que empiecen a actuar en la novela.  Siempre comienzo por darles un nombre que te haga pensar que no podrían llamarse de otra manera.  Estoy convencido de que los nombres imprimen carácter.

A partir de ahí voy tejiendo una historia –y no sé cómo– pero los personajes van entrando y saliendo por sí mismos; van fluyendo en la narración.  A veces estoy escribiendo y es como si los viera en un escenario, como si yo fuera el espectador; incluso me sorprenden igual que si no supiera por qué se comportan así los personajes.

Suelo estar escribiendo los primeros capítulos cuando me viene la idea para el final de la novela.  Esa inspiración no hay que abandonarla; hay que darle forma y ponerse a escribir.  Una vez con el final bien construido, se trata de ir acompañando en cada capítulo a los personajes para que lleguen hasta allí.

En “Tango para una asesina” la documentación ha sido clave para ir guiando a los protagonistas y a su coro de acompañantes.  Quería que pasearan por las calles que existieron en su época, que compraran en esas mismas tiendas, frecuentaran sus cafés y tomarán el té en los palacetes de la gente bien o en los salones de los hoteles de moda.  Para eso me he sumergido en libros y archivos, buscando imágenes de principios del siglo XX, en tratados de moda, cartas de restaurantes o en los ecos de sociedad de la prensa de la época.  En algunos casos visitando edificios y paseando mucho por la Zaragoza que retrato en la novela, con ojos curiosos y tratando de descubrir huellas del pasado.  El día que un reflejo del sol sobre una fachada me reveló los rastros del antiguo comercio que ocupó ese mismo local, me sentí como Indiana Jones encontrando el arca perdida.

Entrevista a Javier Vázquez Ezcurdia 4 Mis Palabras con Letras

7.- Me he animado a participar en distintos concursos, no sé si acertadamente, con el fin de encontrar un sitio y comprobar la calidad de mis relatos.   En tu opinión ¿son útiles estos certámenes? ¿Puedes contarnos tu experiencia? Sé también que has sido jurado en múltiples ocasiones ¿cómo es esta tarea?

He estado muchas veces en los dos lados: en el de jurado y en el de participante.  Obviamente, a todos nos gusta que valoren y reconozcan nuestro trabajo; pero creo que, como autores, la principal razón por la que tenemos que escribir es porque sentimos la necesidad de contar algo a unos futuros lectores.

Como participante, en muchas ocasiones me he sentido defraudado.  Recuerdo cierto premio en el que, cuando fui a recoger las copias de mi manuscrito, descubrí que ni siquiera se habían molestado en leerlo.  Hace tiempo que decidí no volver a presentarme a ningún premio literario.  Y eso que, gracias a algunos concursos, he vivido experiencias estupendas.

Como jurado –y quizás porque conozco también lo que es estar al otro lado– intento ser lo más objetivo posible y valorar todo el esfuerzo que hay detrás de cada propuesta que se presenta.  A veces es muy difícil decidir; sobre todo cuando hay muchos trabajos presentados que leer.  Uno es consciente de las ilusiones que hay en cada folio.  Afortunadamente, los jurados se componen de varios miembros y, cada uno, aporta una mirada diferente que enriquece la decisión final.

8.- Supongo que no hay una sola respuesta, ni es fácil definirlo.  Pero ¿qué crees que tiene que tener un buen escritor para serlo?.  ¿Se puede aprender a escribir con la formación adecuada o es un valor innato? 

Sobre todo sentir la necesidad de contar.  La técnica de escribir quizás se pueda aprender pero, si no hay alma en lo que se cuenta, nunca llegará a atrapar a los lectores, aunque esté maravillosamente escrito.

9.- Me interesa también tu opinión respecto a internet y las redes sociales.  A los lectores nos gusta la cercanía que permiten con los escritores y la posibilidad de hacerles llegar nuestras impresiones sobre sus obras.  ¿Crees que facilitan la relación entre autor y lector? ¿Pesa más lo positivo que lo negativo? ¿Es importante gestionarlas directamente o es mejor contar con un profesional?

Las redes están ahí y forman parte de nuestra vida.  Nos permiten elegir a quién seguir y segmentar la información en función de nuestros intereses.  Eso es maravilloso; pero hay tanto, que es necesario saber en qué red estar, detectar el perfil de nuestros seguidores y saber qué les interesa y qué no.  Y a partir de ahí, cuándo es el mejor momento para publicar un post y qué tipo de contenidos nos da un mayor número de interacciones.

Yo creo que estar por estar es una pérdida de tiempo y de esfuerzo.  Si uno está en redes y busca presencia en Internet, es necesario que sea activo y que interactúe con sus lectores y seguidores.  A cada comentario hay que responder siempre, sea bueno o sea malo.  Esa persona se tomó tiempo en escribirte y dar su opinión.  Gestionarlas personalmente o contar con alguien que lo haga por ti, ya es una decisión personal.  Atender bien las redes requiere muchísimo tiempo y es sacrificado.  Que alguien responda por nosotros requiere mucha confianza y que sepa perfectamente cómo actuaríamos.  Es nuestro prestigio el que responde.

Entrevista a Javier Vázquez Ezcurdia 5 Mis Palabras con Letras

10.- Otra clásica cuestión en mis entrevistas. ¿Crees que existe una literatura para mujeres y que si el autor es hombre o mujer influye en el libro? 

Rotundamente no.

11.- Tienes Acabas de publicar tu novela «Tango para una asesina».  ¿Qué resaltarías de esa historia para convencerme de que es mi siguiente lectura? ¿Qué sensación produce ver tu novela publicada? ¿Puedes contarnos algo más sobre la influencia de las novelas de Agatha Christie en esta obra? 

Te pediría que me dieras la oportunidad de atraparte en una historia de detectives, intrigas y cuplés en la Zaragoza de principios del siglo XX; una ciudad apasionante, en plena transformación, de cafés y calles bulliciosas y palacetes modernistas que esconden secretos inconfesables.  Una novela llena de acción, en la que no dejan de pasar cosas y con un final insospechado.  Y esto no lo digo yo; lo han dicho los lectores.

La verdad es que ver la novela publicada ha sido un sueño cumplido.  Detrás de “Tango para una asesina” hay mucho tiempo, mucho esfuerzo y muchas ilusiones.  Y respecto a Agatha Christie, yo siempre he devorado sus novelas.  De pequeño no concebía los veranos sin sus historias.  ¡Hasta la portada de mi libro quería que recordara a las de sus novelas, llena de objetos que dan pistas de la trama!  De hecho, cuando empecé a escribir “Tango para una asesina”, quería que fuera una novela de detectives, a la manera de Agatha Christie; pero luego acabó teniendo un peso costumbrista muy importante, con mucho sentido del humor y una pizca de revista musical.

12.-  Y la última pregunta está relacionada con el presente y con el futuro. Eres una persona polifacética, con múltiples proyectos e implicado siempre en la actividad de la ciudad y de Aragón en general.  ¿Estás ya trabajando en una nueva historia? En caso afirmativo ¿nos puedes adelantar algo? ¿Cuáles son tus próximos planes relacionados con la cultura? 

Pues ha sido tal la acogida a este “Tango para una asesina” que, en vista de que muchos lectores ya me lo han pedido, estoy inmerso en la documentación para la siguiente novela.  Aunque antes creo que me gustaría ver a este “tango” subido a los escenarios, quién sabe…  De momento tengo más de un proyecto de teatro en mente.  El reto es encontrar el tiempo para ponerlos en marcha.  Ahora la prioridad es seguir presentando “Tango para una asesina” por todo Aragón y visitar todos los clubes de lectura que quieran descubrir los secretos del libro.

¡¡No puedo más que reiterar mi agradecimiento por esta entrevista a Javier Vázquez Ezcurdia!! Gracias por su disposición, su tiempo y sus respuestas, se nota el mimo que ha puesto al contestar y que le apasiona contar historias.

Javier, ha sido un verdadero placer que hayas aceptado mi invitación.  Sinceramente, estoy deseando leer tu novela y descubrir esa Zaragoza de principios de siglo XX, esa ciudad de los grandes cafés, de los palacetes modernistas, por la que pasaban  muchos personajes interesantes.

¡Te deseo lo mejor en con tu primera novela y en todos tus proyectos!