Visita a la iglesia parroquial de Santa María Magdalena de Zaragoza 

Visita a la iglesia de la Magdalena 1 Mis Palabras con Letras

Siempre hay lugares en tu ciudad por descubrir, ser turista sin viajar es una alternativa muy atractiva que además te permite querer y apreciar más donde vives. Hace poco os conté una visita muy recomendable aquí, a dos joyas del Mudéjar de Zaragoza, hoy os animo a que os dejéis atrapar por otra maravilla, la iglesia de la Magdalena.

El pasado sábado 26 de octubre tuve la suerte de visitarla, de la mano de Alma Mater Museum.

Visita a la iglesia de la Magdalena 2 Mis Palabras con Letras

Primero consulté por las visitas a través de un correo electrónico.  En junio me respondieron indicándome que se habían iniciado las visitas guiadas a esta iglesia.  Si continuaba interesada debía ponerme en contacto con ellos para ver qué fechas estaban disponibles.

Contesté rápido que por supuesto seguía interesada y me comentaron que la siguiente fecha vacante era el sábado 26 de octubre, porque las visitas en sábado estaban muy solicitadas.  Faltaban muchos meses, pero acepté y me lo apunté en el calendario.

Visita a la iglesia de la Magdalena 3 Mis Palabras con Letras

Datos

Las visitas guiadas a la iglesia de la Magdalena son:

  • Por la mañana: jueves y sábado a las 11.00 horas
  • Por la tarde: jueves a las 17.30 horas

Para tener más información o poder reservar, hay que ponerse en contacto con Alma Mater Museum:

  • Teléfono: 976 39 94 88
  • Correo electrónico: info@almamatermuseum.com
  • Web: www.almamatermuseum.com
  • Dirección postal: Plaza de la Seo, 5, 50001, Zaragoza.

Visita a la iglesia de la Magdalena 4 Mis Palabras con Letras

Detalles

Precio de la visita: 5 euros, aunque hay tarifa reducida para estudiantes, personas de más de 65 años, personas con minusvalía y familias numerosas, entre otros colectivos.

El punto de encuentro es la puerta de la parroquia de la Magdalena, en la misma plaza de la Magdalena.

Como la gestión de la venta de las entradas la efectúan antes de empezar la visita, te agradecen que lleves el dinero lo más justo posible, para agilizar el inicio del recorrido.

En nuestro caso, el grupo fue muy reducido porque hubo gente que no se presentó y eso que los días previos te recuerdan la cita y la hora de comienzo.

Visita a la iglesia de la Magdalena 5 Mis Palabras con Letras

La iglesia de Santa María Magdalena es un espacio sagrado lleno de historia.  Un icono de la ciudad que el 17 de febrero de 2019 reabrió sus puertas tras 17 años de obras, con el objetivo de dar respuesta a las necesidades del barrio y sus gentes.

La restauración ha recuperado la imagen barroca de la parroquia, conservando pequeñas catas que dejan a la vista restos mudéjares y de otras reformas del templo.

Visita a la iglesia de la Magdalena 6 Mis Palabras con Letras

La visita

La guía nos enseñó primero unos mapas de la ciudad, para que pudiésemos ubicarnos y nos explicó también el contexto histórico.  Su ubicación habla de la importancia de esta iglesia desde sus orígenes, al estar situada en el extremo oriental del decumano romano, una de las las dos vías principales de la ciudad romana de Caesaraugusta.

En donde se sitúa actualmente la plaza de la Magdalena, se localizaba desde la época romana, y hasta 1867, la puerta de Valencia, abriendo la ciudad amurallada durante más de mil años.

Los orígenes de la Magdalena se remontan al siglo XII, estando ya documentada en 1126.  En un primer momento se construyó una iglesia románica, poco después de la conquista de Zaragoza por Alfonso I el Batallador en 1118.

En el siglo XV se terminó el nuevo templo mudéjar, en cuya construcción intervinieron los propios feligreses.  Se trata de un templo levantado con la fe de una comunidad que no le ha abandonado.

También la guía nos mostró una imagen de una iglesia fortaleza, con una torre vigía y vanos elevados.  Nos hizo fijarnos en que la iglesia tiene una sola nave y que no conserva tribuna.

Ha sufrido varias reformas y restauraciones.  Destaca la reforma del siglo XVIII, en la que los arquitectos Juan Yarza y Romero, y su hijo José Yarza Garín, reorientaron el edificio trasladando el acceso de la calle Mayor a la zona del ábside primigenio, en donde actualmente se sitúa el acceso principal.

En los siglos XX y XXI se han desarrollado varias restauraciones.  La última intervención se inició en el año 2002 y fue dirigida por los arquitectos Fernando Aguerri y José Ignacio Aguerri.

Su riqueza patrimonial e histórica, le ha garantizado el título de Bien de Interés Cultural, desde el año 1931.

Obras

Entre las obras de arte que alberga destacan en su interior numerosos ejemplos, como es el caso del retablo mayor – tallado por José Ramírez de Arellano en el siglo XVIII y en el que sobresale en su parte central la Glorificación de Santa María Magdalena-, el retablo de San Cristóbal y el retablo realizado por Damián Forment, a mediados del siglo XV.

Son de especial interés el órgano y la cripta, situada bajo el presbiterio.

Durante la visita a la iglesia de la Magdalena pudimos observar que, en el exterior sobresale la torre-campanario, paradigma del arte mudéjar y deudora de las torres mudéjares turolenses de San Martín y el Salvador.

Las vistas

Aunque es una lástima el sistema de protección que impide hacer las inevitables fotos con más facilidad, las vistas desde la torre son increíbles y no puedes resistirte a localizar los puntos más destacados de la ciudad desde esa altura.

Arriba pudimos disfrutar un rato de los tejados cercanos y de otras torres de Zaragoza, destacando el Pilar al fondo.

La parroquia del «Gallo», así apodada por la veleta que corona la torre, merece sin duda una visita y después, es mucho más que recomendable perderse por los bares cercanos para tomar el aperitivo, en una terracita si hace buen tiempo o en una de las completas barras de la zona, la oferta es muy completa y para todos los gustos.

¿A qué estáis esperando? Id reservando la próxima fecha disponible, porque probablemente tendréis que esperar un poco.  No obstante, os compensará la espera y, además, el tiempo vuela.

¡Y después contadme vuestra impresión!