Hoy vuelvo con una excelente noticia: ¡¡Me han concedido el segundo premio del Concurso literario «Ciudad de Caspe».  Presenté el relato «Los alfileres del dobladillo» y el jurado le concedió el puesto de plata del Certamen.

Ayer, 16 de mayo, fue la entrega de premios en el Ayuntamiento de Caspe.  El acto comenzó a las 6 de la tarde y el Salón de Plenos estaba lleno de público.

Junto a los premios dedicados a los relatos ganadores, se otorgaban también los galardones de la IV edición del Concurso de Marcapáginas.  Se repartieron seis diplomas y seis vales para canjear por material educativo en una librería de Caspe (uno por cada uno de los cursos de educación primaria).

Tuve que leer mi relato desde el atril. Fue un momento emocionante, dando a conocer mis palabras y una historia que fue surgiendo poco a poco, desde una idea inicial basada en el difícil papel que ha tenido la mujer en muchas ocasiones.

A pesar de los nervios, intenté transmitir en la lectura los sentimientos de la protagonista, que cuenta su percepción de lo que sucedió, del cambio de su tía, de su impresión sobre el recién llegado…

Después, leyó su relato la ganadora del concurso, Mercedes Llop Alfonso.  Así conocimos a la «Abuela Sofía» y cómo nos marca la infancia y los recuerdos que deja en nosotros.

Fue un placer conocer a Mercedes y hablar un poquito sobre su trayectoria y mis comienzos con la escritura.  Ojalá coincidamos en alguna otra ocasión.

Me gustó ver a los niños recoger su diploma con ilusión, un reconocimiento por sus marcapáginas.  Espero que esos dibujos les lleven a la lectura y a utilizarlos en sus libros.

Fue esperanzador notar su atención durante la lectura de los relatos.

Luego llegó el turno de las fotos, para conservar un recuerdo de un bonito acto que no olvidaré nunca.  Solamente puedo dar gracias por esa primera llamada que me notificó el premio, por esos correos informativos del acto, por la acogida, por la organización, por el reconocimiento y por valorar mi relato.

Gracias a esas personas que se acercaron a mí para felicitarme por el cuento y por pedir que se publicaran en papel. Por supuesto, gracias al jurado por su labor y a la concejal delegada de Cultura, Ana Ros por la iniciativa.

Sin duda, este premio me da fuerzas para seguir y ánimo para afrontar cuando no tengo tanta suerte.  Y, sobre todo, me da alas para continuar escribiendo, aunque los resultados no lleguen.

Muy pronto colgaré el relato en la sección «Relatos».  Seréis los primeros en saberlo.

Podéis encontrar más información en la página web del Ayuntamiento de Caspe, concretamente aquí.