Reseña «La sospecha de Sofía«

Paloma Sánchez-Garnica

Páginas: 652

Curiosidades

Paloma Sánchez-Garnica buscó esta historia durante mucho tiempo. Ella tiene claro que no elige las historias, que las historias la eligen a ella. Durante un año y medio, todos los días, se sentaba delante del ordenador y repetía las palabras «no me voy a rendir».

Empezó muchas historias que no le sirvieron para nada y que quedaron descartadas. Y, de repente, leyendo el libro «Berta Isla» de Javier Marías, llegó la inspiración.  El autor contaba la espera llena de incertidumbre de la mujer que no sabe dónde está su marido.

Y después leyó otros libros como «La mujer de Martin Guerre» de Janet Lewis, que recrea la historia real de un hombre que regresa a su casa tras ocho años de ausencia y su mujer primero le acepta y luego le denuncia por impostor. O «El coronel Chabert» de Balzac, que narra algo similar. Tras estas lecturas, empezó a escribir esta novela.

Podéis leer también la entrevista que le hice a Paloma Sánchez-Garnica en el blog aquí.  En la misma, la autora nos anticipó la publicación de esta nueva novela y nos contó cosas muy interesantes. 

Sinopsis

La anodina vida de Sofía y Daniel cambia radicalmente cuando él recibe una carta anónima en la que se le dice que Sagrario, a la que venera, no es su verdadera madre y que si quiere conocer la verdad de su origen debe ir a París esa misma noche.

Intrigado, pregunta a su padre por esta cuestión y él le recomienda que lo deje pasar, que no remueva el pasado. Sin embargo, hay preguntas que necesitan una respuesta y esta búsqueda desencadenará una sucesión de terribles acontecimientos y encuentros inesperados de infortunado desenlace que trastocará su vida y la de su mujer, Sofía, para siempre.

Madrid, París y su mayo del 68, el muro de Berlín, la Stasi y la KGB, los servicios de contraespionaje en la España tardofranquista y tres personajes en busca de su identidad son las claves de esta fantástica novela con el inconfundible sello de Paloma Sánchez-Garnica.

Mi opinión personal

Cada vez que leo un libro de Paloma Sánchez-Garnica, al terminarlo, me sucede lo mismo.  Necesito un tiempo para cerrar definitivamente la historia en mi pensamiento, para ir separándome poco a poco de los personajes con los que he compartido intensamente sus problemas y vivencias.  Me pasó con «La sonata del silencio» y ahora me ha ocurrido lo mismo con este libro, tal vez por eso he tardado en publicar la reseña más de lo que yo pensaba. 

La historia de Sofía y Daniel me atrapó desde el principio, desde esa primeras hojas situadas en su casa y en un día normal para ellos, en un despertar cualquiera, como cualquier matrimonio cuando suena el despertador.  Solamente llevaba cien páginas cuando ya sabía que su vida no me iba a dejar indiferente y que la curiosidad me mantendría pendiente de cada línea.  Es una novela que no te da tregua, que te mantiene pendiente de lo que va a pasar.  

Y sí, he seguido leyendo a pesar de ser tarde, de tener que madrugar al día siguiente, de tener que hacer otras cosas.  He tenido esa maravillosa y única sensación de querer leer un poquito más, sin importar nada más.  Porque lo que comienza como una existencia corriente, pronto va transformándose por el mensaje que recibe Daniel y que cambia los detalles de una vida en principio acomodada y sin sobresaltos, en la España de la dictadura.  

Me ha encantado recorrer Europa en distintos momentos históricos, descubriendo la realidad de cada lugar a través de los personajes que vamos conociendo, tanto en el imprevisto y desconcertante viaje de Daniel, como en la desesperada búsqueda de Sofía, para entender el por qué de la precipitada forma de actuar de su marido y las causas de sus inesperadas decisiones. 

No quiero contar más, pero me quedo también con la conclusión de que, en las dictaduras siempre hay perdedores, porque cuando se pierde la libertad, no es fácil adaptarse a las imposiciones. Y con la necesidad de aprender de los errores del pasado, para evitar situaciones que suelen resultar muy crueles para los más débiles o para quienes no son capaces de conformarse con el castigo de no poder decidir sus pasos. 

Todos los personajes van evolucionando al son de los acontecimientos, de su búsqueda de identidad, de su sufrimiento, de su dolor incluso, de las decisiones de los demás, del contexto histórico, de las prioridades de otros, de las obligadas circunstancias, de las creencias idealizadas, de teorías políticas que no llegan a concretarse.  Sin olvidar, su egoísmo, sus deseos o los afectos, perdidos o acentuados por la separación. 

No puedo dejar de admirar la valentía de Sofía, su capacidad de sobreponerse y su espíritu, a veces latente y otras decidido, de emprender y luchar contra las normas de una sociedad rancia y olvidadiza con las mujeres.  Me encanta la evolución del amor de Daniel, un hombre marcado por un caprichoso destino desde el día de su nacimiento, pero capaz de buscar en lo más profundo de su interior y renacer de la peor de las suertes.  

Sin la más mínima duda, os recomiendo leer esta preciosa novela de Paloma Sánchez-Garnica.  Y os pido que estéis atentos a todos los detalles, a lo que queda escondido entre las palabras, a lo que permanece oculto entre las líneas, porque leer también es pensar, aprender a descubrir.  

Y, por supuesto ¡contadme vuestra opinión!

Mis fragmentos preferidos 

«Se sentía cada vez más atrapada en una apatía e inapetencia de tal naturaleza que seguía aplazándolo todo sin decidirse a nada» (página 31)

«Todos nos estamos muriendo un poco cada día ¿no crees?» (página 93)

«Los prejuicios engendrados por la ignorancia, pensó para sí» (página 114)

«La gente que lee puede ser muy peligrosa para aquellos que pretenden el pensamiento único.  La lectura es el germen de toda revolución» (página 244)

«Para una madre los hijos no envejecen nunca.  Es como un milagro de la naturaleza, siempre os vemos como niños.  Sois vosotros los que tenéis que ver envejecer a la madre, vosotros los que debéis verla morir, es lo natural. Lo que va contra toda lógica es que una madre entierre a su hijo» (página 626)

«Mi madre siempre dice que la música abre el corazón y cierra las heridas» (página 643)

Los fragmentos que me hicieron reflexionar

«Daniel, hay algo más importante que la verdad, y es la lealtad» (página 43)

«Pero cuando existen lealtades encontradas y opuestas, es irremediable que una se sienta traicionada» (página 77)

Palabras aprendidas

  • Arrumbado: Arrumbar: Poner una cosa como inútil en un lugar retirado o apartado. Desechar, abandonar o dejar fuera de uso.  Arrollar a alguien en la conversación, obligándole a callar.  Arrinconar a alguien no hacerle caso. 
  • Cordobán: De Córdoba, ciudad de fama en la preparación de estas pieles. Piel curtida de macho cabrío o de cabra. 
  • Sañudo: Propenso a la saña. 
  • Rebato: Convocación de los vecinos de uno o más pueblos, hecho por medio de campana, tambor, almenara u otra señal, con el fin de defenderse cuando sobreviene un peligro. Alarma o conmoción ocasionada por algún acontecimiento repentino y temeroso. 
  • Retreparse: Echar hacia atrás la parte superior del cuerpo.  Recostarse en la silla del tal modo que esta se incline también hacia atrás. 
  • Enteco: Enfermizo, débil, flaco.  
  • Crencha: Raya que divide el cabello en dos partes.  Cada una de las partes en que queda dividido el cabello por una crencha. 
  • Asperjados: Asperjar: hisopear. Rociar, esparcir en gotas menudas. 
  • Basca: Ansia, desazón e inquietud que se experimenta en el estómago cuando se quiere vomitar.  Agitación nerviosa que siente el animal rabioso.
  • Vesania: Demencia, locura, furia. 
  • Remedarla: Remedar: Imitar algo, hacerlo semejante a otra cosa.  Dicho de una persona: Seguir las mismas huellas y ejemplo de otra, o llevar el mismo método, orden o disciplina que ella.  Dicho de una persona: Hacer las mismas acciones, visajes y ademanes que hace otra, generalmente con intención de burla. 
  • Incuria: Poco cuidado, negligencia. 
  • Batiscafo: Especie de embarcación sumergible preparada para resistir grandes presiones y destinada a explorar las profundidades del mar. 
  • Dilección: Voluntad honesta, amor reflexivo. 
  • Ensalmo: Modo supersticioso de curar con oraciones y aplicación empírica de varias medicinas. Por ensalmo: Con gran rapidez y de modo desconocido. 
  • Trocha: Vereda o camino angosto y escusado, o que sirve de atajo para ir a una parte. Camino abierto en la maleza.  
  • Tazada: Tazar:  Estropear la ropa con el uso, principalmente a causa del roce, por los dobleces y bajos. 
  • Maroma: Cuerda gruesa de esparto, cáñamo u otras fibras vegetales o sintéticas. Andar alguien en la maroma: Tener partido o favor para algo. 
  • Espuria: Bastarda (que degenera de su origen o naturaleza) o falsa (fingida). 
  • Acendrada: Dicho de algo como una cualidad, una conducta, etc.: Puro y sin mancha ni defecto. 
  • Rimero: Montón de cosas puestas unas sobre otras. 
  • Escaque: Cada una de las casillas cuadradas e iguales, blancas y negras alternadamente, y a veces de otros colores, en que se divide el tablero de ajedrez y el del juego de damas. 
  • Redivivo: Aparecido, resucitado. 
  • Ordalía: Prueba ritual usada en el Europa medieval y en ciertas sociedades para averiguar la culpabilidad o inocencia de una persona acusada y una de cuyas formas es el juicio de Dios. 
  • Ínterin: Entretanto. Interinidad. 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si no quieres perderte nada, puedes suscribirte y recibir las novedades en tu correo electrónico.

Pon tu dirección