Reseña «El regreso del Catón«

Matilde Asensi

Reseña "El regreso del Catón" 1 Mis Palabras con Letras

Páginas: 600

Curiosidades

Este libro de la reseña «El regreso del Catón» llegó a las librerías en octubre de 2015 y es continuación del éxito de ventas de Matilde Asensi: «El último Catón».

Esa primera parte fue publicada en el año 2001 por la editorial Planeta.  En su contenido se mezclaban las aventuras y la historia, a través de la búsqueda de las reliquias de la Vera Cruz, tras su desaparición.

Esta autora ha publicado recientemente «Sakura», una novela en la que las tradiciones de la cultura japonesa se entremezclan con la pintura impresionista, los grabados del ukiyo-e y el arte urbano.  Buena pinta ¿no?. Todavía no he tenido la ocasión de leerla, pero estoy deseando hacerlo.

Con más de veinte millones de lectores en todo el mundo, esta escritora alicantina  se ha convertido en un referente para los seguidores del best seller de calidad.

Sinopsis

La Ruta de la Seda, las alcantarillas de Estambul, Marco Polo, Mongolia y Tierra Santa son algunos de los escenarios de esta aventura protagonizada por Ottavia Salina y Farag Boswell en busca, nada menos, que de los restos de Jesús de Nazaret y su familia, todo un misterio que arranca en el siglo I de nuestra era.

Pruebas, conspiraciones, mucha documentación y un ritmo increíble hacen que Matilde Asensi encaje a la perfección un puzzle de diferentes piezas donde solo había incógnitas y vuelva a mostrar su maestría a la hora de combinar aventura con investigación de la mano de los inolvidables personajes de «El último Catón».

Mi opinión personal

Comenzaré diciendo que no he leído la primera parte de esta historia, pero creo sinceramente que no es imprescindible para poder leer esta secuela.

Sí que he leído otros dos libros de Matilde Asensi: «El salón de ámbar» y «Todo bajo el cielo».  La primera es una novela corta sobre una obra de arte y un equipo de ladrones de guante blanco y sus aventuras.  Me resultó muy entretenida y ágil.

La segunda trata sobre una pintora que pierde a su marido y que, acompañada de su sobrina, inicia un viaje a China que se convertirá en una gran aventura en busca del tesoro del Primer Emperador.

Ambas me gustaron bastante, pero tendría que perderme de nuevo en las historias contadas para poder hacer una reseña, porque ha pasado mucho tiempo.

Voy a ser sincera y voy a reconocer que me costó bastante meterme en las páginas de «El regreso del Catón».  Al principio se van recogiendo y descubriendo una gran cantidad de datos, de fechas y de personajes históricos, que dificultan seguir con claridad el hilo.  En cambio, sí que vas conociendo a los distintos personajes (muy útil si no has leído el libro anterior) y haciéndote una idea bastante exacta de cómo son, con sus peculiaridades y sus rasgos más destacados.

Hubo fragmentos que tuve que leer realmente despacio para ir quedándome con toda la información.  Incluso algunos párrafos tuve que leerlos más de una vez, con el fin de retener lo más relevante y no perderme, porque los hechos y acontecimientos históricos relacionados se van sucediendo con bastante celeridad.  Lo cierto es que la primera mitad del libro merece una lectura muy pausada.  Y, desde luego, te proporciona un contexto histórico impresionante, con referencias que exigen una gran documentación.

De la primera mitad del libro, me quedo con los viajes que se ven obligados a emprender, para ir encajando las piezas, y que nos acercan a lugares muy diferentes, en curiosos escenarios, no especialmente turísticos.  Me gusta imaginar sus destinos con las descripciones que van apareciendo.

En cuanto a los personajes, hay que destacar en primer lugar, lo bien que se complementan durante la aventura que supone buscar los restos de considerable interés y relevancia.   Sin excepción, dan muestran constantemente, de una forma amena y oportuna, de sus extensos conocimientos y de su habilidad a la hora de aplicarlos en situaciones complicadas, en las que lo más sencillo es dejarse vencer por el miedo y la desesperación.

Quiero hacer una especial referencia a Ottavia Salina, porque es la protagonista y la que nos va contando el relato en primera persona, la narradora.  En algunas ocasiones, me ha puesto muy nerviosa su actitud, protestando continuamente y haciendo rabiar al resto de implicados en muchas ocasiones y sin ser preciso.  No obstante, resalta también por su enorme inteligencia y por su practicidad a la hora de encarar algunos de los complicados acertijos.

La segunda mitad es trepidante, llena de pruebas, en las que es imposible no implicarse por la agilidad con la que se van produciendo. Sin duda, resulta más fácil de leer y, aunque es importante, estar atenta a los planteamientos que van surgiendo, no es imprescindible una atención completa.  Aún así, está llena de información y de datos, de detalles conectados, de culturas mezcladas. Y ciertamente da gusto ir descubriendo cómo aplican su enorme saber, cuando parece que todo está perdido.

Sin la más mínima duda, os recomiendo leer esta novela, por su increíble base histórica, por su ritmo rápido, por la sabiduría, los marcados caracteres y las diferencias de las personas implicadas en la aventura y porque realmente te obliga a plantearte cuestiones, que se han dado por hechas desde un principio.  ¿No es maravilloso que una lectura amena además te haga pensar, consiga que aprendas y te incite a buscar más datos sobre lo planteado?

Y, por supuesto, si tras esta reseña os sumergís en sus páginas ¡contadme vuestra opinión!

Mis fragmentos preferidos 

«Como es bien sabido, la historia la escriben los vencedores y los vencedores, con el tiempo, adquieren el poder de obligarnos a creer lo que escribieron, de hacernos olvidar lo que no se escribió y de inducirnos a tener miedo de lo que jamás ocurrió» (página 9)

«Era muy raro que nos contradijésemos el uno al otro delante de otras personas; preferíamos hablar las cosas después, entre nosotros» (página 34)

«Ya dijo Einstein que todo era relativo, especialmente el tiempo, aunque debía de referirse a otra cosa» (página 169)

«A los niños que hay que comérselos cuando son pequeños porque, luego, ya no se dejan y se vuelven adolescentes insoportables» (página 173)

«Pensaba que, si me moría, no volvería a verte.  Y me parecía absurdo porque tenía muy claro que, aunque me muriera, yo seguiría contigo siempre.  Es extraño ¿verdad?» (página 212)

«Nunca se lo había dicho pero, desde que me enamoré de él, hacía ya muchísimo tiempo, a veces, cuando le miraba sin que se diera cuenta, pensaba que, aunque tuviera más de una vida, aún me faltaría tiempo para estar a su lado» (página 212)

«Pero la vida no siempre es fácil.  En realidad, lo normales que sea bastante difícil» (página 259)

«Te dije que todo es relativo, todo es temporal y todo es mudable.  Y que siempre, siempre, tenemos la oportunidad de cambiar» (página 318)

«En las relaciones largas, cuando los años se han llevado la novedad y la sorpresa, el conocimiento mutuo y el amor obran su magia de igual manera… de ven en cuando» (página 334)

«Y siempre hay que enfrentarse a los miedos porque, si no, te paralizan » (página 380)

«Nosotros creemos en el estudio, en el trabajo duro y en nosotros mismos.  Y eso no se gasta como el sabor de un chicle ni se pierde ante los problemas.  Al contrario, cuanto mayores son las dificultades, aunque nos caigamos, más nos levantamos y más nos crecemos» (no tengo el número de página)

«No hay sensación más horrible, dolorosa e incapacitante que el hambre. Algo cambió para siempre dentro de mí después de aquella experiencia.  No volví a ver ciertas cosas de la misma manera » (página 480)

«Me sentí muy orgullosa de nosotros, de él y de mí.  Lo que Farag y yo habíamos construido juntos era algo que casi todas las personas del mundo se pasaban la vida buscando: un amor que duraba y evolucionaba, una relación cómplice, estable y cálida» (página 544)

«Nadie dijo nada.  A veces, el silencio es común es el mejor consuelo» (página 559)

Los fragmentos que me hicieron reflexionar

«Sí, pero la verdad la escriben los vencedores, así que, para ser realmente libres sólo tenemos la incertidumbre, la desconfianza y la duda» (página 9)

«Tenía mucho miedo, pero no de buscar la verdad, sino de encontrarla» (página 127)

«Está claro que cada uno reacciona de manera distinta frente a las mismas cosas» (página 534)

Palabras aprendidas

  • Escarificaciones: Escarificar: Hacer en alguna parte del cuerpo cortaduras e incisiones muy poco profundas para facilitar la entrada o salida de ciertos líquidos. Escarificación: Producción de una escara, ya accidentalmente, ya como medio quirúrgico, por el empleo del hierro candente, las pastas caústicas, etc.
  • Jíbaro: Dicho de una persona: de un pueblo amerindio de la vertiente oriental del Ecuador.
  • Pórfido: Roca compacta y dura, formada por una sustancia amorfa, ordinariamente de color oscuro y con cristales de feldespato y cuarzo.
  • Descollante: Que descuella. Descollar: sobresalir
  • Oclocracia: Gobierno de la muchedumbre o de la plebe.
  • Ónices: Ágata listada de colores alternativamente claros y muy oscuros, que suele emplearse para hacer camafeos.  
  • Rotor: Parte giratoria de una máquina eléctrica o de una turbina.  Sistema giratorio que sirve para la sustentación de los autogiros y de los helicópteros.
  • Himatión: Vestido de la Antigua Grecia. Era un manto amplio y envolvente, una especie de chal. Se llevaba sobre el propio cuerpo o más.
  • Cabujón: Piedra preciosa pulimentada y no tallada, de forma convexa.
  • Berilo: Silicato de aluminio y berilio, entre cuyas variedades destacan la agua marina y la esmeralda.
  • Talmúdica: Perteneciente o relativo al Talmud, libro que contiene la tradición, doctrinas, ceremonias y preceptos de la religión judía.
  • Crisólito: Olivino o silicato natural de hierro y magnesio, de color verdoso, particularmente cuando tiene calidad de piedra preciosa.
  • Tetragrámaton: Palabra compuesta de cuatro letras.  Nombre de Dios, que en hebreo se compone de cuatro letras, como en muchos otros idiomas.
  • Clorhexidina: Es una sustancia antiseptica de acción bactericida y fungicida.​
  • Eidética: Que se refiere a la esencia.  Perteneciente o relativo al eidetismo (capacidad de ciertas personas, por lo general niños y artistas plásticos, para reproducir mentalmente con gran exactitud percepciones visuales anteriores).
  • Extrasístole: Latido anormal e irregular del corazón, seguido de una pausa en las contracciones y acompañado, por lo común, de sensación de choque o de angustia.
  • Blíster: Envase para manufacturados pequeños que consiste en un soporte de cartón o cartulina sobre el que va pegada una lámina de plástico transparente con cavidades en las que se alojan los distintos artículos.   

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si no quieres perderte nada, puedes suscribirte y recibir las novedades en tu correo electrónico.

Pon tu dirección