Siempre me ha gustado escribir, pero cosas para mí, o textos para el trabajo, o correcciones de las tareas del cole de mis hijos.  Nunca había pensado que podía publicar, a cualquier nivel, una historia que pudiese interesar, mucho menos gustar, a los demás.

Todo cambió el día que vi en Twitter la información sobre el concurso Dulces Letras.

Era un concurso de microrrelatos, que celebraba su cuarta edición, organizando por Pastelería Tolosana, en colaboración con Trenzarte y Aragón Radio. 

Este año el concurso tenía novedades, por un lado, la red social había ampliado el numero de caracteres para cada tweet, pasando de 140 a 280 y por otro, la organización decidió no limitar la edad de los participantes, como había ocurrido hasta ahora.

Por lo demás el desarrollo del concurso fue similar al de ediciones anteriores. Cada viernes, proponían una imagen escogida entre las presentadas al último Certamen de Ilustración Dulce y, desde ese momento, hasta las 12:00 horas del jueves siguiente, se podían escribir todos los microrrelatos que se desearan, teniendo siempre en cuenta, que debían tener relación con la imagen, que no podían superar los 280 caracteres y que debían incluir #ARDulcesLetras.

El jurado de esta 4ª edición estuvo formado una vez más, por Javier Vázquez, director y presentador del programa “Escúchate” de Aragón Radio, los escritores David Lozano Óscar Sipán e Isidro Tolosana, en representación de Pastelería Tolosana y Trenzarte.

Participé las tres primeras semanas, sin ser elegida.  La primera semana, la ilustración escogida fue “Con todos ustedes, el dulce circo” de Lorena Yunquera.   Se recibieron 50 microrrelatos, resultando ganadora Margarita del Brezo (Ceuta) con: “AMOR DESEQUILIBRADO Él tan melifluo; yo tan diabética. #ARDulcesLetras”.

Para la segunda semana, la ilustración fue «Tardes dulces», de María Ortiz. En esta ocasión, se contabilizaron 76 microrrelatos, siendo el más votado el de Fran Toro (El Masnou): “Repostería creativa, celebraban. Pastelero sinestésico, confesó. #ARDulcesLetras”.

La tercera semana tocaba escribir sobre “Trencicas” de Miguel Solans.  En esta ocasión se recibieron 111 microrrelatos y la ganadora fue Silvina Palmiero (Buenos Aires):

“- El recuerdo de su dulce aroma y sus trenzas doradas me ha acompañado durante toda la vida.

-¿Tu primera novia? -No, la pastelería de mi abuelo. #ARDulcesLetras”

Para la cuarta y última semana, escogieron “La ciudad de la felicidad” de Sofía Prosper, contabilizándose un total de 133 microrrelatos.  La ilustración era preciosa y muy inspiradora.

Y resultó ganador mi microrrelato:

“Soy un perfecto círculo vicioso, tan inesperado y dulce como tú, bombón #ARDulcesLetras

Ese tarde no escuché el programa en directo, como en las semanas anteriores.  Tampoco tenía el móvil conmigo.  Cuando lo cogí, empecé a ver menciones en Twitter y descubrí que habían elegido mi relato.  No os podéis imaginar mi alegría y emoción. ¡No podría creerlo!

Y así empezó todo…

Además conseguí un premio genial, 180 euros para canjear en una tienda de material informático.  ¿Se puede pedir más?

Tenéis más información sobre el concurso aquí.