Entrevista a Carmen Posadas

Entrevista a Carmen Posadas

En la edición de 2019 de Lunes de Otoño, tuve la suerte de asistir a la charla de Carmen Posadas.  Fue muy amena, entretenida y llena de anécdotas. Un año después, justo cuando noviembre está a punto de pasar página,he podido hacerle una entrevista a la escritora.  

Como suele ser habitual, ha respondido a las 12 preguntas sobre diversos temas relacionados con la literatura, con su forma de escribir y sobre sus libros.

Acaba de publicar una nueva novela «La leyenda de la peregrina», una joya legendaria en manos de una sucesión de mujeres extraordinariasLa escritora escoge en esta ocasión como protagonista de su nuevo proyecto a un objeto destinado a pasar de mano a mano y a tener una trayectoria azarosa y aventurera.

Como podéis imaginar, estoy feliz de contar con la presencia de Carmen en este proyecto que sigue creciendo.

Os la presento:

Carmen Posadas nació en Montevideo en 1953. Reside en Madrid desde 1965, aunque pasó largas temporadas en Moscú, Buenos Aires y Londres, ciudad en la que su padre desempeño cargos diplomáticos.
Comenzó escribiendo para niños y en 1984 ganó el Premio Ministerio de Cultura. Es autora además de ensayos, guiones de cine y televisión, relatos y varias novelas entre las que destaca “Pequeñas Infamias” galardonada con el Premio Planeta de 1998.

Sus libros han sido traducidos a veintiún idiomas y se publican en más de cuarenta países. La acogida internacional, tanto de lectores como prensa especializada, ha sido inmejorable. «Pequeñas Infamias» recibió excelentes críticas tanto en The New York Times como en The Washington Post. En el año 2002 en la revista Newsweek se saludaba a Carmen Posadas como “una de las autoras latinoamericanas más destacadas de su generación”

Otros galardones son el premio Apeles Mestres de literatura infantil y en el año 2008 Premio de Cultura que otorga la Comunidad de Madrid.

Sus novelas:

Cinco moscas azules (1996)

Nada es lo que parece (1997)

Pequeñas infamias (1998)

Premio Planeta

La bella Otero (2001)

El buen sirviente (2003)

Juego de niños (2006)

Literatura, adulterio y tarjeta Visa Platino (2007)

Hoy caviar, mañana sardinas (2008)

Deseos de mujer (2008)

La cinta roja (2008)

Invitación a un asesinato (2010)

El testigo invisible (2013) 

Medea (2014)

La hija de Cayetana (2016)

La maestra de títeres (2018)

La leyenda de la peregrina (2020)

 

Ensayos:

Yuppies, Jet Set, la Movida y otras especies (1987)

Quien te ha visto y quien te ve (1991)

El síndrome de Rebeca (1998)

Un veneno llamado amor (1999)

Por el ojo de la cerradura (2002)

A la sombra de Lilith (2004)

El síndrome de Rebeca (2014)

Usted primero (2015) 

Y aquí está la entrevista:

1.-  Esta primera pregunta se ha convertido en un clásico y es obligatoria en mis entrevistas, ya que me interesa mucho conocer vuestra respuesta y profundizar en vuestras referencias literarias. Estoy convencida de que, siendo escritora, eres primero una gran y apasionada lectora.  ¿Qué te gusta leer y cuáles son tus autores preferidos? 

Leo de todo (salvo ciencia ficción y poesía moderna). Para decirlo en términos gastronómicos, me gusta tanto una hamburguesa chorreante de kétchup como un blinis de Caviar. En otras palabras, tanto un best seller (siempre que no sea un insulto a mi inteligencia e intenten explicarme cómo funciona la rueda) como un sesudo ensayo o un clásico de tres mil páginas.

Dicho esto, mis autores favoritos son Proust, Santa Teresa de Jesús, Dickens, Jane Austen, Balzac, Borges, ….

 

2.-  Tengo la seguridad de que todos los principios son difíciles para cualquier autor.  Por eso, quiero pedirte que nos cuentes con detalle cómo comenzó tu aventura de escribir, cómo fueron esos primeros pasos dando forma a tus palabras. 

Yo era muy fea en una familia de guapos con dos hermanas rubias guapísimas y graciosísimas. Yo era un conguito y nadie jamás se ha reído con un chiste mío. Por eso empecé un largo y lacrimógeno diario que es el comienzo de mi carrera como escritora. Posiblemente si no hubiera sido esa niña tan fea y acomplejada, nunca me hubiera dedicado a esto.

 

 

3.-  Es un momento complicado para los libros, las librerías y la lectura.  En ese contexto, tú eres una escritora de éxito (quince novelas, 8 ensayos y 11 títulos de literatura infantil).  En este sentido ¿puedes contarnos cuándo llegó el momento de poder vivir de esa profesión? ¿Cuál fue la clave que te indicó que podías vivir publicando? ¿Cómo ha sido tu relación con las editoriales?

Sí, tengo la suerte de poder vivir del cuento en el más literal sentido de la palabra (risas). En mi vida hubo un antes y un después del Premio Planeta. A partir de ahí mi vida cambió. Aun así, digo que lo difícil no es llegar, sino mantenerse. Uno pasa la reválida con cada libro. Por eso, la carrera literaria se parece más a una maratón que a los 100 metros lisos. El que resiste, gana.

 

 

4.-  Como sabrás, se comenta con frecuencia que los jóvenes dejan de leer a los 17 años porque prefieren lo inmediato, la tecnología, el móvil.  ¿Es posible hacer algo para recuperar su afición? ¿Se puede competir con las series y con lo visual que ellos eligen? ¿Es viable convencerles de la importancia de los libros?

Creo que lo único positivo que nos dejará esta pandemia es que mucha gente está descubriendo el placer de la lectura. Uno que requiere esfuerzo al principio pero que, una vez que se convierte en un hábito descubre uno que no hay nada igual.

 

 

5.- Esta es otra pregunta que repito en mis entrevistas, porque me apasiona descubrir vuestros pequeños secretos, vuestra forma de trabajar. Me interesa conocer cómo escribes, si tienes un espacio determinado para hacerlo, un horario fijo, algún ritual. 

Antes era muy maniática. Escribía a mano, en un cuaderno sin rayas ni cuadritos. Tenía que escribir con un rotulador negro. También tenía que tomar té y mordisquear de vez en cuando una manzana (esto último era un pequeño homenajea Agatha Christie, otra de mis autoras favoritas).

Ahora en cambio yo no tengo manías. Escribo donde puedo y cuando puedo. En hoteles, en aviones, en trenes, viajo mucho y, sino lo hiciera así no podría sacar nada adelante.

 

 

6.- También me gustaría saber cómo te inspiras, cómo solucionas un día de poca creatividad, cómo vas formando los personajes, si tienes el final de la historia claro desde el inicio.  Además, quiero pedirte que nos cuentes cómo te documentas, cómo preparas la información que servirá de contexto a tus personajes. 

Creo, al igual que Edison que el talento es un 1% de inspiración y un 99% de sudoración. También creo que la inspiración te tiene que pillar trabajando. A veces estoy más inspirada y escribo tres páginas seguidas (rara vez más que eso).

El resto del tiempo lo dedico a corregir, a reescribir, a escribir un artículo. Puede parecer poco, pero como decía Graham Greene, si escribes solo un folio al día, en un año tienes una novela de 365 páginas.

Otra parte de mi tiempo lo dedico a documentarme, a leer. A veces de un libro saco solo un par de anécdotas, nada más. Pero la documentación es básica. No solo para ambientar, también para construir un lenguaje, para “colorear” tu texto con detalles de olores, sabores, etc.

 

 

7.- Me he animado a participar en distintos concursos, no sé si acertadamente, con el fin de encontrar un sitio y comprobar la calidad de mis relatos.   En tu opinión, como ganadora del premio Planeta en 1998 con la obra “Pequeñas infamias” ¿son útiles estos certámenes? ¿Cuál es tu experiencia? ¿Has sido jurado alguna vez?

Muy útiles. En mi vida hay un antes y después de ganar el Premio Planeta. Todos los premios aportan algo y son un espaldarazo necesario, Los escritores tenemos el ego frágil.

 

 

8.- Supongo que no hay una sola respuesta, ni es fácil definirlo.  Pero ¿qué crees que tiene que tener un buen escritor para serlo?  ¿Se puede aprender a escribir con la formación adecuada o es un valor innato? 

A mis alumnos de nuestro taller de escritura siempre les digo que el escritor requiere dos cualidades. No hace falta ser inteligentísimo ni cultísimo, pero si ser un buen lector, Alguien que lee mucho y de todo. La otra cualidad es la curiosidad. Hay que ir con el ojo bien abierto, verlo todo. Las historias están por todos lados y hay que pescarlas al vuelo. Si a estas dos cualidades añadimos tesón, perseverancia y resiliencia ya tenemos el cóctel perfecto.

 

 

9.- Me interesa también tu opinión respecto a internet y las redes sociales.  A los lectores nos gusta la cercanía que permiten con los escritores y la posibilidad de hacerles llegar nuestras impresiones sobre sus obras.  ¿Crees que facilitan la relación entre autor y lector? ¿Pesa más lo positivo que lo negativo? ¿Es importante gestionarlas directamente o es mejor contar con un profesional?

La facilitan muchísimo. Hasta hace poco los escritores éramos como esos náufragos que escriben un mensaje, lo echan al mar en una botella y nunca saben a quién le llega el mensaje. Ahora en cambio podemos conocer a nuestros lectores, interactuar con ellos, aprender de ellos, ver qué les gusta y qué no. Es muy enriquecedor. Dicho esto, yo soy muy novata en las redes. Hasta hace nada no tenía ni Facebook ni Instagram. Twitter no tengo, ni tendré.

 

 

10.- Otra clásica cuestión en mis entrevistas. ¿Crees que existe una literatura para mujeres y que si el autor es hombre o mujer influye en el libro? 

Creo que existen Temas más femeninos o más masculinos. Dicho esto, hay hombres que pueden escribir sobre temas “femeninos” como Henry James, Proust, Balzac y mujeres que escriben temas más masculinos como Marquerite Youcenar en “Memorias de Adriano”.

 

 

11.-  En mi web publico reseñas de mis lecturas. Si tuvieses que quedarte con un solo de tus libros ¿cuál me recomendarías para que fuese mi próxima lectura? ¿Qué me contarías sobre él para que fuese mi próxima lectura? 

Te hablaría de mi próximo libro. Estoy muy contenta de cómo ha quedado (¡y yo no lo digo casi nunca!) El protagonista no es una persona sino un objeto. La joya más famosa que ha existido: La Perla Peregrina.

 

 

12.-  ¿Qué nos puedes adelantar sobre esa novela, «La leyenda de la peregrina», que estamos deseando leer y que ya ha sido publicada? 

Desde que un esclavo la pescó en Panamá comprando con ella su libertad por ser una pieza tan extraordinaria, ha pasado por muchas manos hasta llegar al presente. Reyes, reinas, aventureros, asesinos, artistas, estrellas de cine, duques, aristócratas, impostores… de todo ha habido entre los propietarios y también entre las personas que han configurado su historia de casi 500 años.

Siempre me he preguntado qué pasaría si los objetos pudiesen hablar. Cuántas historias de amor, odio, traición, abnegación, etc. podrían contarnos. Yo no sé hablar con los objetos, pero la Perla Peregrina habla por sí sola. Lo hace desde los cuadros de los grandes maestros que la pintaron. También desde los libros de historia, cartas, crónicas y memorias de aquellos que la admiraron.

Esta es su historia y también la de grandes personajes de la historia que la poseyeron. Desde Felipe II hasta Carlos el hechizado. Desde los primeros Borbones hasta Pepe Botella. Y luego desde Napoleón III a Elizabeth Taylor.

 

 

¡¡Tengo que darle un millón de gracias por esta entrevista a Carmen Posadas cuando acaba de publicar su última novela, un relato de 496 páginas sobre una joya legendaria!!

Carmen, muchísimas gracias por tu respuesta afirmativa y por hacer todo tan sencillo.  Es un placer encontrar autores tan generosos como tú, en plena promoción de un nuevo libro

¡Te deseo lo mejor con es maravillosa historia que acabas de publicar! Y espero tener la oportunidad de que firmes un ejemplar, además de leerla, por supuesto.

 

Entrevista a María Frisa

Entrevista a María Frisa

Mientras noviembre avanza con las hojas cayendo y los días acortando su duración, he podido hacerle una entrevista a la escritora María Frisa

Como suele ser habitual, ha respondido a las 12 preguntas sobre diversos temas relacionados con la literatura, con su forma de escribir y sobre sus libros.

Acaba de publicar «El nido de la araña», una novela de la que no se puede decir casi nada, porque todo puede mediatizar su lectura.  Cada treinta páginas, las hipótesis que te has hecho como lector se van abajo.  Además, es una atípica continuación de otro de sus libros «Cuídate de mí».  Ambas comparten un final inesperado y algo más…

 

Os la presento:

María Frisa nació en Barcelona, pero se trasladó a Zaragoza siendo muy joven y es allí donde reside desde
entonces. Diplomada en Trabajo Social y Licenciada en Psicología Clínica, comenzó a publicar en el año 2000. Autora de relatos y novelas, su temática fundamental es la situación de la mujer en la sociedad española actual, narrada con frescura y cierto humor negro, pero sin esconder su profunda realidad.

Además es autora de la exitosa serie juvenil compuesta por 75 consejos de la que se han vendido más de 150 mil ejemplares, siendo reconocida con más de 80 galardones nacionales e internacionales.

 

Algunos de sus libros:

Breve lista de mis peores defectos (2006)

Uno mismo y lo inesperado (2007)

Premio Isabel de Portugal

15 maneras de decir amor (2008)

Como entonces (2010)

Premio de Narrativa Universidad de Zaragoza

El cuarto círculo del infierno (2011)

Cómo sobreviví a la madre de Pavlito (con uve) (2015)

Cuídate de mí (2018)

El nido de la araña (2020)

Y aquí está la entrevista:

1.-  Esta primera pregunta se ha convertido en un clásico y es obligatoria en mis entrevistas, ya que me interesa mucho conocer vuestra respuesta y profundizar en vuestras referencias literarias. Estoy convencida de que, siendo escritora, eres primero una gran y apasionada lectora.  ¿Qué te gusta leer y cuáles son tus autores preferidos? 

Soy muy ecléctica en mis lecturas. Entiendo la literatura tanto como búsqueda de evasión en una vertiente lúdica, como búsqueda de respuestas para comprender el mundo, a mí misma y a los demás.

Dentro de la primera me apasiona la novela negra. Podría citar a Jane Harper, Fred Vargas, Pierre Lemaitre, Louise Penny, Benjamin Black, Lorenzo Silva, Alicia Giménez Bartlett, Inés Plana…

Dentro de la segunda hay muchos autores y libros. Por citar alguno reciente: «Compórtate» de Robert Sapolsky, «Una educación» de Tara Westover, «La forestara» de Olga Merino, «Pequeñas mujeres rojas» de Marta Sanz, «Lectura fácil» de Cristina Morales, «Manual para mujeres de la limpieza» de Lucía Berlín…

 

2.-  Tengo la seguridad de que todos los principios son difíciles para cualquier autor.  Por eso, quiero pedirte que nos cuentes con detalle cómo comenzó tu aventura de escribir, cómo fueron esos primeros pasos dando forma a tus palabras. 

Soy uno de los pocos casos de vocación tardía. Si bien siempre he sido una lectora voraz, no comencé a escribir hasta los veintiocho años. Conseguir publicar es difícil y más viviendo en Zaragoza, sin conocer a nadie en el mundo editorial ni a ningún escritor y antes de que surgiera la posibilidad de la publicación online, así que comencé a participar en distintos certámenes literarios, sobre todo, de relato o novela corta. Durante unos años me dediqué a ello y me fue bastante bien. En la recogida de un premio conocí a Lucía Etxebarría y ella me ofreció la oportunidad de publicar una novela en Martínez- Roca, una editorial del grupo Planeta.

 

 

3.-  Es un momento complicado para los libros, las librerías y la lectura.  En ese contexto, tú eres una escritora de éxito, con varias novelas para adultos y libros para jóvenes o adolescentes.  En este sentido ¿puedes contarnos cuándo llegó el momento de poder vivir de esa profesión? ¿Cuál fue la clave que te indicó que podías vivir publicando? ¿Cómo ha sido tu relación con las editoriales?

Mi momento de éxito, de poder dedicarme en exclusiva a la literatura llegó con la publicación del libro 75 consejos para sobrevivir en el colegio en la editorial Alfaguara. Un libro que se convirtió en una serie de diez, que tuvo muchísimos lectores y que se tradujo a muchos idiomas incluido el chino.

De cualquier forma, la literatura infantil y juvenil, como cualquier otra, depende de sus lectores, con la peculiaridad de que en este caso crecen y los pierdes.

 

 

4.-  Como sabrás, se comenta con frecuencia que los jóvenes dejan de leer a los 17 años porque prefieren lo inmediato, la tecnología, el móvil.  Tú has escrito numerosa literatura infantil y juvenil ¿es posible hacer algo para recuperar su afición? ¿Se puede competir con las series y con lo visual que ellos eligen? ¿Es viable convencerles de la importancia de los libros?

No creo que dejen de leer a los 17 años. La barrera más bien se sitúa en segundo de la ESO. En ese momento la tecnología, los amigos, las hormonas… hacen que la mayoría abandonen la lectura. Por mi experiencia es un bache y se pierden a miles de lectores porque después solo algunos recuperan esa pasión.

Creo que se puede competir con libros con los que se diviertan, en los que se identifiquen con sus personajes… hay que recurrir a la vertiente lúdica a la que antes hacía referencia.

 

 

5.- Esta es otra pregunta que repito en mis entrevistas, porque me apasiona descubrir vuestros pequeños secretos, vuestra forma de trabajar. Me interesa conocer cómo escribes, si tienes un espacio determinado para hacerlo, un horario fijo, algún ritual. 

Siempre escribo en un portátil que viaja conmigo. Cambian los escenarios, los horarios (que dependen más de las ideas). Normalmente comienzo el día escribiendo y con una taza de té.

 

6.- También me gustaría saber cómo te inspiras, cómo solucionas un día de poca creatividad, cómo vas formando los personajes, si tienes el final de la historia claro desde el inicio.  Además, quiero pedirte que nos cuentes cómo te documentas, cómo preparas la información que servirá de contexto a tus personajes. 

La respuesta a cómo me inspiro o soluciono un día de poca inspiración es con pensamiento automático. Cada persona tiene una forma diferente de conseguirlo, en mi caso es nadando.

Normalmente lo primero que tengo es el final. Para mí escribir es como hacer un puzzle, es necesaria la fotografía de lo que quieres conseguir y ese es el final. Después hay que buscar las piezas y encajarlas.

El proceso de documentación comienza en internet donde por suerte hay muchísima información. Después, intento encontrar a personas de ese contexto. En las novelas infantiles hablo mucho con niños. En «Cuídate de mí» conseguí la ayuda de dos mujeres policía.

 

 

7.- Me he animado a participar en distintos concursos, no sé si acertadamente, con el fin de encontrar un sitio y comprobar la calidad de mis relatos.   En tu opinión ¿son útiles estos certámenes? ¿Puedes contarnos tu experiencia? ¿Has sido alguna vez jurado en alguno de ellos? ¿Cómo fue esa tarea?

Como ya he dicho antes, mis comienzos en la literatura fue a través de los concursos. Ganar o no depende del gusto del jurado y en cada caso es muy particular. Creo que cualquiera que concurse tiene que tener claro el factor suerte y que por cada uno que se gana, se pierden muchos.

Sí que he sido jurado en varias ocasiones. Es una tarea difícil porque sabes que en cada relato el escritor ha puesto todas sus ilusiones y es complicado decantarse por uno solo. Después, en la sala de deliberaciones, puede producirse verdaderas cruzadas para defender nuestras opiniones y alcanzar un consenso.

 

8.- Supongo que no hay una sola respuesta, ni es fácil definirlo.  Pero ¿qué crees que tiene que tener un buen escritor para serlo?  ¿Se puede aprender a escribir con la formación adecuada o es un valor innato? 

Creo que es una combinación de ambas. Por mucha teoría que conozcas, no servirá de nada si no tienes un talento, algo que contar. De igual forma, si tienes ese talento, una formación adecuada te ayudará a encauzarlo.

 

 

9.- Me interesa también tu opinión respecto a internet y las redes sociales.  A los lectores nos gusta la cercanía que permiten con los escritores y la posibilidad de hacerles llegar nuestras impresiones sobre sus obras.  ¿Crees que facilitan la relación entre autor y lector? ¿Pesa más lo positivo que lo negativo? ¿Es importante gestionarlas directamente o es mejor contar con un profesional?

Por supuesto que facilitan la relación entre autor y lector y cuentan con el factor de la inmediatez. Además, son un buen modo de promocionar tu obra. La parte negativa… en mi caso hace unos años sufrí uno de los mayores linchamientos digitales que ha habido en nuestro país.

 

10.- Otra clásica cuestión en mis entrevistas. ¿Crees que existe una literatura para mujeres y que si el autor es hombre o mujer influye en el libro? 

Por supuesto que no creo que exista una literatura para mujeres, plantearlo hace que vuelva a surgir el dichoso tópico de que lo masculino es universal y lo femenino es particular. Cuando yo escribo no lo hago pensando ni en mujeres ni en hombres.

 

 

11.-  Si tuvieses que quedarte con un solo de tus libros ¿cuál elegirías? ¿Qué me contarías sobre él para que fuese mi próxima lectura?

Elegiría «El nido de la araña», el libro que acabo de publicar. Sencillamente porque creo que cuanto más escribo, más aprendo y mejoro.

 

 

12.-  Y la última pregunta está relacionada con el presente.  Acabas de publicar “El nido de la araña”, un absorbente thriller psicológico que explora tus límites y en el que nada es lo que parece.  ¿Qué nos puedes contar sobre esta novela? ¿Qué destacarías de la misma para llamar la atención de los lectores? ¿Puedes contarnos algún secretillo sobre la misma?

Yo soy psicóloga clínica y lo aprovecho para tratar de meterme en la mente de lector y conducirlo por donde quiero que vaya, por eso es una novela repleta de giros, que engancha desde la primera página y con un final que el lector no se espera.

No puedo hablar mucho de la novela sin dar pistas, pero las dos frases de la contraportada la definen perfectamente: “¿Hasta dónde llegarías para proteger a tus hijos? Pienses lo que pienses, cuando termines de leer esta novela habrás cambiado de opinión.”

 

 

¡¡Tengo que darle un millón de gracias por esta entrevista a María Frisa ya que se encuentra en plena promoción de su última novela como acaba de contarnos!!

María, muchísimas gracias por tu rápida respuesta y por aceptar en cuanto pudimos hablar «por privado».  Hiciste que todo fuese muy sencillo y eso se agradece desde una página pequeñita como la mía.

Por supuesto ¡te deseo lo mejor con esta nueva novela que acaba de salir! Y espero poder leerla muy pronto, «El nido de la araña» ya está en el listado de mis lecturas pendientes… Y llegará… Eso seguro.

 

Entrevista a Juan del Val

Entrevista a Juan del Val

Como sabéis, en la web está publicada la reseña del libro «Candela», una historia que puede suceder en cualquier rincón de nuestra ciudad, aunque ahora mismo sea bastante complicado que pasen cosas en los bares.  Pues bien, después de un tiempo, he tenido la oportunidad de hacerle una entrevista a su autor, Juan del Val

Como siempre, ha respondido, más o menos, a las 12 preguntas sobre diversos temas relacionados con la literatura, con su forma de escribir y sobre sus libros.  Ha sido mediante una conversación telefónica, por lo que ha sido diferente a otros de mis cuestionarios.

Entrevista a Juan del Val Mis Palabras con Letras 1

Os lo presento:

Juan del Val (Madrid, 1970) ha trabajado en muchos sitios: en obras (de construcción, no de teatro), en periódicos, en revistas, en radio y en televisión; entre otros medios, en Radio Nacional de España, Televisión Española, Canal 9 y Telecinco. Durante cuatro años dirigió y copresentó Lo mejor que te puede pasar, en Melodía FM. Colaboró con Carlos Alsina en Onda Cero. Actualmente forma parte del equipo de El Hormiguero.

Junto a Nuria Roca, ha firmado «Para Ana, de tu muerto» y «Lo inevitable del amor». En 2017 publicó su primera novela en solitario, «Parece mentira», recibida con gran entusiasmo por los lectores. En 2019, con «Candela», recibió el Premio Primavera de novela.

Sus libros con Nuria Roca:

Para Ana (de tu muerto)

Lo inevitable del amor

Sus libros:

Parece mentira

Candela

Premio Primavera de novela

Y aquí está la entrevista:

1.-  Esta primera pregunta se ha convertido en un clásico y es obligatoria en mis entrevistas, ya que me interesa mucho conocer vuestra respuesta y profundizar en vuestras referencias literarias.  Estoy convencida de que siendo escritor eres primero un gran y apasionado lector.  ¿Qué te gusta leer y cuáles son tus autores preferidos? 

No es así.  En mi anterior libro que hablaba de mi vida, «Parece mentira» (una biografía novelada, en la que todo lo que cuento es verdad), yo reconocía que no era un gran lector. Ni lo soy.  No soy un gran lector.  Yo, cuando leo, soy incapaz de leer como una persona que lee por ocio, sino que leo como profesional y no puedo desprenderme de eso.

Dejo muchísimos libros a medias, en cuanto veo que no me aportan gran cosa como escritor.  Eso puede parecer un poco prepotente pero, de verdad, que no lo es.  Es simplemente que mi cultura fundamentalmente viene del audiovisual.  Sé que estas cosas no queda muy bien decirlas, pero es la realidad.

¿Qué me gusta a mí leer? Gente que me vuelve loco porque me sorprende, pero como autor.  Por ejemplo, para mí hay un ídolo absoluto que es Antonio Soler.  Me parece un auténtico genio literario y me fascina la manera que tiene de resolver problemas. La última novela que publicó es «Sur» y me parece una obra maestra, de las mejores que yo he leído en mi vida.

También me ha fascinado últimamente Michel Houellebecq.  Tanto «Sumisión» como «Serotonina» son dos libros que me han encantado.  Y lo último que he disfrutado mucho leyendo es la biografía de Woody Allen, que para mí es un referente.  Es alguien, como autor y como cineasta, que es referente de las cosas que a mí me interesa contar.

Por tanto, diría esos tresHouellebecq por indómito; Antonio Soler por su talento estratosférico, ya que he visto a poca gente escribir tan bien y tan distinto; y luego Woody Allen porque es mi referente en todos los sentidos.

 

2.-  Tengo la seguridad de que todos los principios son difíciles para cualquier autor.  Por eso, quiero pedirte que nos cuentes con detalle cómo comenzó tu aventura de escribir y cómo fueron tus primeros pasos dando forma a tus palabras.  

Yo creo que hay muchas maneras de definir «escribir». A mí, me ha gustado escribir y contar cosas a través de la escritura desde que era muy niño.  Lo que ocurre es que luego fui un adolescente problemático (también lo cuento en «Parece mentira»), yo no estudié y eso genera muchísimas lagunas. A partir de ahí, como la vida te va llevando donde al final tú tienes que estar, yo empecé a trabajar en medios de comunicación, donde sigo trabajando.

Soy guionista, he sido redactor en periódicos, he trabajado en la radio, en la televisión… Y hay un momento, casi por casualidad, en el que me encargan escribir algo para una editorial porque conocía a una persona.  Entonces, aparte de ayudar a gente a escribir cosas (porque he escrito para otras personas, como se menciona en el libro sobre mi vida), hice dos novelas con Nuria.  Luego publiqué «Parece mentira», más tarde «Candela» y el 7 de enero se publica la siguiente.

 

3.-  Es un momento complicado para los libros, las librerías y la lectura.  En ese contexto y teniendo en cuenta que, además de tu faceta de escritor, te dedicas a muchos otros ámbitos ¿puedes contarnos si tu sueño es poder vivir de la profesión de escribir? Si tuvieses que elegir ¿por qué faceta te decantarías? ¿Te gusta compaginar ambas? 

Para mí, escribir es lo que más me gusta hacer, sin ninguna duda, de todas las cosas que yo hago.  Es más, yo me considero escritor y todo lo demás que hago, tanto intervenciones en programas de televisión, como guionista… todo eso lo hago porque, en el fondo, soy escritor.

Creo, aunque puede sonar un poco prepotente, que hay que diferenciar entre las cosas que se hacen y lo que realmente eres.  Yo hago cosas que me gustan mucho y que me lo paso muy bien haciéndolas, como trabajar en televisión que es una cosa que me fascina y donde hay muchísimo talento a pesar de que, a menudo, tiene bastante más desprestigio del que se merece.  Pero yo lo que soy es escritor. Es lo que yo soy, lo demás son cosas que hago.

Es verdad que yo me suelo separar bastante de esta corriente que sobrevalora muchísimo al lector y al mundo de los libros, como si ese mundo fuera superior intelectualmente a otros mundos.   Y no es así.

 

4.- Como sabrás, se comenta con frecuencia que los jóvenes dejan de leer a los 17 años porque prefieren lo inmediato, la tecnología, el móvil.  ¿Es posible hacer algo para recuperar su afición? ¿Se puede competir con las series y con lo visual que ellos eligen? ¿Es viable convencerles de la importancia de los libros?  

Yo creo que sí se puede competir con las series. Es más, ahí están los datos, aunque efectivamente la competencia de los libros son, sin ninguna duda, las series.  Porque hay series de muchísima calidad, donde hay relato y hasta literariamente es extraordinario, y son más fáciles de ver, evidentemente. Pero luego hay también una realidad que estamos viendo y es que no hay tantas series buenas, que verdaderamente te atrapen.

Creo que el libro tiene su espacio, lo está teniendo y lo tendrá.  Es verdad que puede ser que un joven ahora no lea con catorce, pero lea con veinte. Y puede ser que también que otro tipo de ficción te acabe llevando a la literatura. No creo que sea mejor una cosa que otra, no es mejor leer un libro que ver una serie.  Otra cosa es que pienso que hay que ver series buenas y leer libros buenos. Pero, al final, hay una manera de entretenerse y de quedar atrapado en un libro, en la literatura, que es insustituible por nada, esa característica no la puede sustituir una serie.

Ahora, también es verdad que, todos los que formamos este mundo de los libros, nos ponemos demasiadas veces estupendos y yo estoy bastante en contra de eso.  Lo he dicho muchas veces, conozco muchísimos lectores empedernidos que no son nada interesantes como personas.  Y conozco gente que lee menos y es muchísimo más inteligente, muchísimo más interesante y tiene muchísima más vida.  Por lo tanto, creo que también hay que acercarse a la gente con otro tipo de lenguaje.  Insisto en que hay mucho más ego que talento en el mundo de los escritores casi siempre.

Esto es lo que yo pienso en líneas generales y no me preocupa nada, porque a la vista está. Con el tema del confinamiento, libros se están vendiendo y se están vendiendo bastante, entonces a lo mejor hay que ir dando con la fórmula, salir de ese pesimismo permanente que tiene mucha gente de la cultura, donde siempre se asocia lo comercial a poca calidad y se asocia lo que no es comercial a mucha calidad.  Hay mucho valor pervertido en todo esto.

Hay novelas que no se venden y que son malísimas, y ese es el motivo por el cual no se venden, independientemente de que el autor ponga cara de autor. Y hay otras novelas comerciales que son de bastante calidad y que mucha gente del sector despreciaTenemos que salir un poco de mirarnos permanentemente el ombligo, de lo superiores que somos intelectualmente al resto de la población y hablar un lenguaje que la gente entienda.  Porque la gente en general yo creo que no es tonta.  Esto es un poco, como consideración en general, mi opinión.

 

 

5.- Esta es otra pregunta que repito en mis entrevistas, porque me apasiona descubrir vuestros pequeños secretos, vuestra forma de trabajar. Me interesa conocer cómo escribes, si tienes un espacio determinado para hacerlo, un horario fijo, algún ritual. 

Sí, tengo varios rituales. Escribir tiene muchas partes.  Tiene algo que ver con la mente, tiene que ver con el corazón, tiene que ver con las entrañas.  Tiene que ver con todo eso pero luego es evidente que, a la hora de escribir una novela, hay mucho de oficio. Y el oficio es algo que, como todos los oficios del mundo, requiere tiempo y requiere horas.

Como manía, siempre que puedo (porque compagino con otras cosas) me gusta mucho escribir muy temprano.  Si puedo estar escribiendo el sábado a las seis de la mañana, prefiero que sean las seis que las siete. Me cunde mucho más por la mañana.  Y luego siempre escribo o con pijama, o con chándal.  Mientras escribo, mi aspecto es muy poco atractivo, no estoy visitable.  Es algo que ya he cogido como costumbre, como una especie de manía.  Prefiero el pijama más viejo y el más feo, si tiene un roto mejor.  No soy un personaje nada atractivo mientras escribo. Suelo estar bastante despeinado… No le gustaría a nadie verme escribir.

 

6.- También me gustaría saber cómo te inspiras, cómo solucionas un día de poca creatividad, cómo vas formando los personajes, si tienes el final de la historia claro desde el inicio, cómo te documentas, cómo preparas la información que servirá de contexto a tus personajes. 

Yo, cuando me pongo a escribir una novela sí que le tengo que ver un fin. Me explico, yo no escribo con esquema, sé más o menos dónde voy y tengo más o menos claros los personajes. Pero, yo le tengo que ver un fin.   O sea, yo cuando me pongo a hacer una novela, tengo que empezar una novela y acabar una novela. Eso de estar siete años haciendo una novela… me parece un imposible. Por lo tanto, empiezo una novela y tiene que tener el fin de que esa novela se va a terminar en el plazo de unos meses.

 

7.- Me he animado a participar en distintos concursos, no sé si acertadamente, con el fin de encontrar un sitio y comprobar la calidad de mis relatos.  En tu opinión y teniendo en cuenta que has obtenido el Premio Primavera de novela con «Candela» ¿son útiles estos certámenes? ¿Puedes contarnos tu experiencia? ¿Has sido alguna vez jurado en alguno de ellos? En caso afirmativo ¿cómo fue esa tarea?

No, no. A mí me dijeron en la editorial que me recomendaban que me presentara, me presenté y gané.  El premio da un punto, o se pretende porque luego nunca pasa. Es un reconocimiento y yo me lo tomo como tal.   El Premio Primavera es un premio prestigioso con un jurado prestigioso, que decide que una novela cada año sea la mejor.  El año que yo lo gané, 2019, se presentaron más de 1.100 novelas.

Es absolutamente imposible que haya una novela que sea la mejor entre 1.100 novelas. Esto es imposible, porque entra un criterio subjetivo.  Es cierto que dices debe ser buena si lo ha ganado entre ese número de obras.  Pero yo relativizo mucho los premios, ojalá me den muchísimos, sobre todo para decirle a mi madre: «mira mamá, me han premiado».  Pero hay novelas que no son premiadas y son maravillosas, hay novelas premiadas que no tienen porqué ser las mejores de un concurso de mil y pico personas.  Esto parece como una especie de falsa modestia, pero es exactamente lo que pienso.

No puede haber una novela que sea la mejor entre mil y pico, estará entre veinte novelas, de las mejores seguramente.  Entonces deciden dárselo a una, me tocó a mí y yo soy muy feliz con eso.  Pero no creo que los premios sean algo que te de calidad, sí que estás leyendo algo que es bueno, que luego te puede gustar más o menos, pero que tiene cierta calidad, de otra forma no tendría sentido. No puedo decir que los premios me dan igual, porque no es verdad, pero no me convierten en el mejor, en esas cosas no creo.

 

8.- Supongo que no hay una sola respuesta, ni es fácil definirlo.  Pero ¿qué crees que tiene que tener un buen escritor para serlo?.  ¿Se puede aprender a escribir con la formación adecuada o es un valor innato? 

Para mí, escribir es algo que me encanta, que hago a partir de la observación.  Soy un observador enfermizo y hay cosas que veo, que creo que no son las más perceptibles, y luego me gusta contarlas. Es algo como una necesidad, aunque no me gusta mucho esta frase porque mucha gente, cuando dice que escribe para ella, no es verdad.  Yo no escribo para mí, yo escribo para que la gente me lea, independientemente de que es un ejercicio íntimo, por supuesto.

 

 

9.- Me interesa también tu opinión respecto a internet y las redes sociales.  A los lectores nos gusta la cercanía que permiten con los escritores y la posibilidad de hacerles llegar nuestras impresiones sobre sus obras.  ¿Crees que facilitan la relación entre autor y lector? ¿Pesa más lo positivo que lo negativo? 

Las redes son un arma para que el autor se de a conocer.  Voy a sacar novela y para que la gente se entere, porque le puede interesar, es una buena manera y una buena vía de comunicarlo.  Esto es fenomenal y, desde ese punto de vista, muy bien.  Cuando tú luego empiezas a ver los comentarios, ( a mí me pasa con todo, cuando salgo en la tele o cuando publico un libro) hay que marcar muchísima distancia, para lo bueno o para lo malo.

Si hay alguien a quien mi manera de escribir le provoca una fascinación alucinante, yo se lo agradezco pero, el halago excesivo y la crítica excesiva, en general, hay que verlas con bastante precaución.  Porque ni soy el mejor escritor que nadie haya leído nunca, eso seguro, ni tampoco soy un tipo que no sabe juntar la l con la a.  Cuando salgo en la tele no soy el más indeseable del mundo, ni soy el tipo más brillante que jamás han escuchado.  Y oyes eso siempre que apareces o siempre que publicas.

Entonces, cuando escuchas «tu novela me ha cambiado la vida» o «eres un impresentable», yo no me creo ninguna de las dos cosas y así salgo ganando.  Cuando alguien te insulta porque has hecho un comentario en televisión y otro te dice que se quiere casar contigo, hay siempre un término medioVeo comentarios. Me gusta que a la gente le guste lo que hago, evidentemente.  Y guardo distancia.  Es verdad, que las redes te sirven como publicación y de promoción.  Porque hay mucha gente que vive, afortunadamente, en sus cosas y no se entera si yo saco novela, y de esto modo puede enterarse.

 

10.- Otra clásica cuestión en mis entrevistas. ¿Crees que existe una literatura para mujeres y que si el autor es hombre o mujer influye en el libro? 

No.  Lo que sí que sé es que las que leen son mujeres.  Ahí están los datos. Me refiero a lo que es ficción, porque es verdad que los hombres se reparten un poco más cuando estamos hablando de ensayos. Todo el peso cultural de este país recae en las mujeres.  Las mujeres son las que van más al teatro, las que más leen novelas… esto son estadísticas. A mí no me parece ni bien, ni mal.  Pero tú ves a seis amigas que quedan y van al teatro, es raro que veas a seis amigos que van al teatro.

Y en cuanto a las novelas, ahí están los datos y las editoriales te los podrán dar. La ficción es eminentemente femenina. Pero no creo que haya una novela para mujeres y otra para hombres, eso no lo creo.

 

11.- De tus novelas, yo he leído “Candela” (la reseña puede leerse en el apartado de reseñas de la web, aquí). ¿Qué me contarías de «Parece mentira» para que fuese mi próxima lectura?

«Parece mentira» es una biografía novelada, pero en la que todo lo que cuento es verdad. Es la historia de un chico de barrio que, desde la distancia de sus 46 años, sale al encuentro del adolescente problemático, el joven perdido y el hombre en busca de destino que fue.

 

12.-  Y la última pregunta está relacionada con el presente y con el futuro.  ¿Estás ya trabajando en una nueva historia? En caso afirmativo ¿nos puedes adelantar algo?

Pues sí, es una novela que publico el día 7 de enero.  Se titula «Del Paraíso» y habla de todo lo que sucede, o muchas cosas que suceden, en una especie de universo que es una urbanización de muchísimo lujo, en Madrid.  Una urbanización donde hay vidas que muchas veces están entrecruzadas, van y vienen.  Donde se puede ver como idea general, aunque pasan muchísimas cosas, que algunas veces los lugares donde uno quiere estar o aspira a estar, luego no son tan confortables como parecen desde fuera. Y esa es un poco la idea de la novela, que tiene muchos personajes.

Es la primera vez que escribo en tercera persona y estoy deseando que la gente pueda leerla.

 

 

¡¡Solamente puedo dar un millón de gracias por esta entrevista a Juan del Val!! Gracias por su amabilidad, su disposición, su tiempo y sus respuestas.

Juan, te agradezco enormemente que hayas aceptado mi invitación y que hayas compartido conmigo y con mis lectores tus interesantes respuestas.   Fue un verdadero placer charlar contigo mientras ibas conduciendo de un sitio a otro para atender tus obligaciones profesionales.

Nosotros también estamos deseando leer tu nueva novela, pero tendremos que esperar a enero.  ¡Espero que sea otro éxito!

 

Entrevista a Antonio Garrido

Entrevista a Antonio Garrido

Hace ya algún tiempo que publiqué la reseña del libro «El jardín de los enigmas», una historia que me atrapó desde el principio. A raíz de la misma y después de un tiempo, surgió la posibilidad de hacerle una entrevista a su autor, Antonio Garrido

Como siempre, ha respondido a las 12 preguntas sobre diversos temas relacionados con la literatura, con su forma de escribir y sobre sus libros.

 

Os lo presento:

Antonio Garrido nació en Linares en 1963. Estudió Ingeniería Industrial en la Universidad Politécnica de Las Palmas.

En la actualidad, compagina su labor de escritor con la de profesor en la Universidad Cardenal Herrera-Ceu de Valencia y Director del Master en Styling y Concepto del Automóvil en el CFP de la Universidad Politécnica de Valencia.

 

Sus libros:

La escriba (2008)

El lector de cadáveres 

El último paraíso (2015)

Premio Fernando Lara de Novela

El jardín de los enigmas (2019)

 

Y aquí está la entrevista:

1.-  Esta primera pregunta se ha convertido en un clásico y es obligatoria en mis entrevistas, ya que me interesa mucho conocer vuestra respuesta y profundizar en vuestras referencias literarias.  Estoy convencida de que siendo escritor eres primero un gran y apasionado lector.  ¿Qué te gusta leer y cuáles son tus autores preferidos? 

En efecto, me encanta leer, no solo para empaparme de la magia de las buenas historias, sino que, además, disfruto estudiando los recursos que emplean otros colegas. Respecto a los géneros, leo igualmente novela histórica, de suspense, negra o dramática, siempre y cuando me apasione el texto. Algunos de los autores que me gustan son Paul Aster, Steinbeck, Scott Fitzgerald, Dickens, Follet, Gordon, Grisham, Thomas Harris o Cormac McCarthy. Como ves, bastante ecléctico.

 

2.-  Tengo la seguridad de que todos los principios son difíciles para cualquier autor.  Por eso, quiero pedirte que nos cuentes con detalle cómo comenzó tu aventura de escribir y cómo fueron tus primeros pasos dando forma a tus palabras.  

Lo cierto es que siempre me encantó imaginar historias. De niño, disfrutaba creando mis propios mundos de aventuras, similares a los que leía de manos de Enid Blyton, Salgari, Walter Scott, Verne o Dumas. Me fascinaba escribir porque mientras lo hacía, me embarcaba en viajes tan vívidos que parecía estar viviendo junto a los protagonistas de mis historias. Pero, desafortunadamente, no decidí dedicarme a la escritura hasta bien entrada la cuarentena. Fue a esa edad cuando me planteé que debía intentar hacer aquello que tantas satisfacciones me había proporcionado de pequeño, y, ni corto ni perezoso, adquirí cuantos libros pude encargar sobre técnicas de escritura creativa anglosajona, los, a mi juicio, grandes maestros en el arte de contar historias. Después de ese periodo de estudio, que se prolongó durante siete años, me sentí lo suficientemente preparado para emprender la aventura de mi primera novela, “La escriba”.

 

3.-  Es un momento complicado para los libros, las librerías y la lectura.  En ese contexto y teniendo en cuenta que, además de tu faceta de escritor, eres también profesor en la Universidad Cardenal Herrera-Ceu de Valencia y Director del Master en Styling y Concepto del Automóvil en el CFP de la Universidad Politécnica de Valencia ¿puedes contarnos si tu sueño es poder vivir de la profesión de escribir? Si tuvieses que elegir ¿por qué faceta te decantarías? ¿Te gusta compaginar ambas? ¿Cómo ha sido tu relación con las editoriales?

He de reconocer que me considero un privilegiado. Compaginar dos actividades tan creativas como el diseño y la escritura creo que me ha permitido sacar lo mejor de mí mismo. Porque escribir no es solo imaginar historias. También hay que contarlas de una forma amena y comprensible y, en este sentido, la experiencia adquirida en el ejercicio de la docencia proporciona unos recursos verdaderamente útiles para la escritura. ¿Por qué elegir entonces, si ambas disciplinas me proporcionan una satisfacción incomparable?

Respecto a vivir de la escritura, digamos que me considero privilegiado, ya que tengo la suerte de ser ampliamente publicado en numerosas lenguas.

Y en relación con las editoriales, más de lo mismo. Tanto Planeta, Espasa, Ediciones B y mis editoriales extranjeras, siempre me han apoyado en todo cuanto he necesitado, ya fuera en labores de edición, promoción o marketing.

 

4.- Como sabrás, se comenta con frecuencia que los jóvenes dejan de leer a los 17 años porque prefieren lo inmediato, la tecnología, el móvil.  ¿Es posible hacer algo para recuperar su afición? ¿Se puede competir con las series y con lo visual que ellos eligen? ¿Es viable convencerles de la importancia de los libros?  

Es complicado, pero no imposible. Parte de la responsabilidad recae en los padres y educadores, y si éstos no tienen interés, difícilmente lo inculcarán a los más jóvenes. Pero como quien lea esta entrevista lo hará porque le interesa la literatura, en sus manos dispone de una valiosa herramienta, que es la elección del tema y autor que capture la atención de sus hijos.

El siguiente paso sería proponerles la lectura como un desafío, como un reto, en lugar de como un consejo. Los jóvenes son poco proclives a aceptar los aburridos consejos de los mayores, máxime si se trata de afrontar una tarea en principio, de apariencia tediosa. Pero en cambio toman los desafíos como una forma de demostrar su valía.

Así pues, en primer lugar, estar seguros de elegir una novela que no les defraude, que les capture desde el primer capítulo y que mantenga su interés durante todas sus páginas.  El reto podría ser del tipo desafío: (“te aseguro que no serás capaz de descubrir al criminal. Yo no pude…”) o del tipo intercambio: (“si la lees completa, a cambio iremos de excursión a…”). En realidad de lo que se trata, es de que descubra la magia que está escondida dentro de los libros. Una vez lo haga, ya no habrá vuelta atrás.

 

 

5.- Esta es otra pregunta que repito en mis entrevistas, porque me apasiona descubrir vuestros pequeños secretos, vuestra forma de trabajar. Me interesa conocer cómo escribes, si tienes un espacio determinado para hacerlo, un horario fijo, algún ritual. 

Bien. Aquí imagino que habrá tantas variantes como escritores. En mi caso particular, dedico mucho tiempo a la estructura y a la trama. Después me concentro en los personajes y en sus conflictos, puesto que son el corazón de la novela. Tras desarrollarlos, comienzo a escribir. Una vez empiezo, procuro hacerlo a diario, de forma casi obsesiva, utilizando todo el tiempo del que dispongo. Escribo en mi despacho y como dato curioso, suelo emplear un software de control del tiempo en el que establezco los periodos de trabajo y de descanso. A veces tiendo a dispersarme, y con la ayuda de ese software gestiono mejor mi productividad.

 

6.- También me gustaría saber cómo te inspiras, cómo solucionas un día de poca creatividad, cómo vas formando los personajes, si tienes el final de la historia claro desde el inicio, cómo te documentas, cómo preparas la información que servirá de contexto a tus personajes. 

Empezaré por esto último, porque es lo más entretenido y también lo más fácil. Documentarse es un proceso placentero porque, de algún modo, podría compararse con la investigación de un crimen. Un dato te conduce a otro, y a otro aún más original, o interesante, o perturbador. Algunas de estas pistas no son útiles, pero otras te proporcionan las claves para seguir profundizando en tu objetivo. Así, encuentras hechos históricos insospechados, sucesos que jamás habrías imaginado, anécdotas sobrecogedoras y datos que te ayudan a construir una ambientación no solo fabulosa, sino también veraz.

Por supuesto, organizo una extensa matriz sobre geopolítica, sociedad, hechos, usos y costumbres, moneda, leyes, religión, alimentación, vestuario, medicina, delitos, clima, vegetación, vivienda, ciudades, comportamientos, armas, filosofía, etc., que me proporcionen un fresco vívido del momento en el que se narra la historia. Toda esta información, convenientemente escogida, filtrada y colocada, permite al lector sumergirse en la época como si realmente la estuviera viviendo.

 ***

Respecto a la inspiración, o mejor dicho, respecto a su falta, lo cierto es que jamás se me ha presentado ese problema. Habitualmente me sucede todo lo contrario: mi problema es el escoger con precisión cual de todas las alternativas que se me ocurren será la que encajará perfectamente en la historia.  Y por supuesto, tengo presente en final de la historia con anterioridad a escribir la primera palabra. Otra cosa es que, finalmente, se produzca alguna ligera variación del final debido a la evolución de la trama, pero en cualquier caso, siempre mantengo la esencia del final que había previsto al inicio.

 

7.- Me he animado a participar en distintos concursos, no sé si acertadamente, con el fin de encontrar un sitio y comprobar la calidad de mis relatos.  En tu opinión y teniendo en cuenta que has obtenido el Premio Internacional de Novela Histórica Ciudad de Zaragoza y el  Premio Fernando Lara de Novela ¿son útiles estos certámenes? ¿Puedes contarnos tu experiencia? ¿Has sido alguna vez jurado en alguno de ellos? En caso afirmativo ¿cómo fue esa tarea?

En mi opinión, los certámenes, en función de su popularidad y su prestigio, proporcionan una notoriedad que ayuda de forma obvia al autor y a su obra. Mi experiencia ha sido muy positiva, no solo por los premios obtenidos en España, sino también por los galardones recibidos en otros países en los que se han traducido mis novelas.

Y sí. Sí he ejercido de jurado y es una labor ardua y complicada, ya que no siempre es fácil valorar objetivamente un manuscrito. No es como un problema matemático, que está bien o mal resuelto. Depende de tus gustos, de la forma en que evalúas aspectos tan diferentes como la trama, los personajes, la estructura, la originalidad, el poso que deja en ti el texto, la calidad literaria o el entretenimiento. Es difícil.

 

8.- Supongo que no hay una sola respuesta, ni es fácil definirlo.  Pero ¿qué crees que tiene que tener un buen escritor para serlo?.  ¿Se puede aprender a escribir con la formación adecuada o es un valor innato? 

Entiendo que es un conjunto de habilidades, algunas de las cuales pueden adquirirse con la lectura analítica, el estudio y la práctica, y otras que dependen un poco de la personalidad del escritor, de sus gustos y aficiones, de su capacidad imaginativa y organizativa, de su pasión por aprender y transmitir y también, como no, de su talento.

En cualquier caso, considero que cualquier escritor, ya sea novel o consagrado, debería dedicar una parte importante de su tiempo a continuar aprendiendo.

 

9.- Me interesa también tu opinión respecto a internet y las redes sociales.  A los lectores nos gusta la cercanía que permiten con los escritores y la posibilidad de hacerles llegar nuestras impresiones sobre sus obras.  ¿Crees que facilitan la relación entre autor y lector? ¿Pesa más lo positivo que lo negativo? ¿Es importante gestionarlas directamente o es mejor contar con un profesional?

Con las redes sociales mantengo una relación amor-odio. La oportunidad que ofrecen para fomentar la relación autor/lector es beneficiosa para ambos, y el contacto directo con los lectores es algo que me encanta, pero, al mismo tiempo, mantener una constante presencia en redes se convierte en una obligación de generación de noticias, en la mayoría de las ocasiones, artificiosas, para provocar interacciones que te sitúen en el candelero. Sé que hoy en día tal presencia es imprescindible, pero al ser obligada y, como digo, artificiosa, se me hace muy cuesta arriba.

Creo que los escritores deberíamos centrarnos en lo que verdaderamente sabemos y nos gusta hacer, que es escribir, y que la promoción debería ser gestionada por profesionales.

 

10.- Otra clásica cuestión en mis entrevistas. ¿Crees que existe una literatura para mujeres y que si el autor es hombre o mujer influye en el libro? 

No creo que exista una literatura para mujeres. Existe literatura y punto. Y dentro de la literatura, ya encuentras de todo: géneros, subgéneros, estilos, corrientes, targets, buenas novelas y malas novelas. Lo que sí es cierto es que las mujeres leen muchísimo más que los hombres, algo que no sé si serviría para reconducir la pregunta hacia una cuestión diferente. ¿Por qué las mujeres leen más? Sería un tema interesante.

El que el autor sea hombre o mujer, sin duda influirá en el libro. Los autores nos valemos de nuestras experiencias vitales para interpretar y crear nuevas realidades. En este sentido, por mucho que intentemos abstraernos, todas nuestras vivencias repercutirán en nuestras historias y nuestros personajes.

 

11.-  Leí y publiqué la reseña de “El jardín de los enigmas”, una trepidante novela ambientada en el Londres victoriano, publicada en 2019 por Espasa Editorial. Como sabes, su lectura me atrapó desde el principio.  ¿Cuál de tus libros me recomendarías después de este último? ¿Qué resaltarías de esta novela para convencerme de que es mi siguiente lectura?

Sin duda te recomendaría “El lector de cadáveres”, un absorbente thriller histórico inspirado en el primer forense de la historia, que precisamente acaba de ser reeditado por Planeta. Una novela adictiva y sorprendente, repleta de misterio y crímenes, ambientada en la antigua corte china.

 

12.-  Y la última pregunta está relacionada con el presente y con el futuro.  ¿Estás ya trabajando en una nueva historia? En caso afirmativo ¿nos puedes adelantar algo?

Pues, en efecto, llevo tiempo escribiendo una nueva historia con la que estoy disfrutando muchísimo. Lamentablemente no puedo adelantar nada sobre ella, más allá de que espero que, de nuevo, alcance el favor del público del mismo modo que lo han hecho mis anteriores novelas.

 

¡¡Solamente puedo dar un millón de gracias por esta entrevista a Antonio Garrido!! Gracias por su amabilidad, su disposición, su tiempo, sus sugerencias y sus respuestas.

Antonio, te agradezco enormemente que hayas aceptado mi invitación y que hayas compartido conmigo y con mis lectores tus interesantes respuestas.   También que me respondieses a través de las redes sociales, teniendo en cuenta lo que nos has contado sobre tu relación con ellas.

Nos quedamos, eso sí, con la intriga sobre tu nueva novela, pero así la esperaremos con más ganas.  ¡Seguro que es otro éxito en tu carrera literaria!

 

 

Entrevista a Rafael Tarradas Bultó

Entrevista a Rafael Tarradas Bultó

El mes de septiembre me ha traído, junto con el fin del verano, la oportunidad de hacerle una entrevista al escritor Rafael Tarradas Bultó

Como suele ser habitual, ha respondido a las 12 preguntas sobre diversos temas relacionados con la literatura, con su forma de escribir y sobre su libro.

Recientemente publiqué la reseña de su libro «El heredero», su primera novela que se ha convertido en un importante éxito literario.

Allí os adelantaba un poco la curiosa historia de esta obra y en esta ocasión, la conocemos de la mano de su autor. ¿Os lo vais a perder?

Rafa Tarradas Bultó Mis Palabras con Letras 1

Os lo presento:

Rafael Tarradas Bultó nació en Barcelona en 1977.  Estudió Diseño Industrial en la Universidad Autónoma de Barcelona y actualmente trabaja en el sector de la comunicación en Madrid.

Además de su interés por el arte y el deporte, es un apasionado de la historia de los siglos XIX y XX. Cuando no está leyendo sobre la materia le gusta escribir en su retiro del Valle del Tiétar, Ávila.

Es nieto (y ahijado) del legendario Paco Bultó, fundador de Montesa y Bultaco, sobrino de Álvaro Bultó, el deportista de riesgo que murió trágicamente en 2013, y primo de Sete Gibernau, dos veces subcampeón del mundo en MotoGP.

Su libro:

El heredero  

 

«El equipo de Espasa me advirtió que con esto no me iba a forrar ni a convertir en una superestrella, pero que me lo iba a pasar muy bien. Y es lo que me está pasando»

Y aquí está la entrevista:

1.-  Esta primera pregunta se ha convertido en un clásico y es obligatoria en mis entrevistas, ya que me interesa mucho conocer vuestra respuesta y profundizar en vuestras referencias literarias. Estoy convencida de que, siendo escritor, eres primero un gran y apasionado lector.  ¿Qué te gusta leer y cuáles son tus autores preferidos? 

Aunque leo un poco de todo, me encantan los libros de novela histórica. Ken Follet, Jeffrey Archer son maestros del género, además , en el caso del primero, escribe mucho sobre la época de la Segunda Guerra Mundial, que es un tema que me apasiona desde siempre. Hace poco he leído “When Time Stopped” de Ariana Neumann y sigo impresionado con el librazo.

 

2.-  Tengo la seguridad de que todos los principios son difíciles para cualquier autor.  Por eso, quiero pedirte que nos cuentes con detalle cómo comenzó tu aventura de escribir, cómo fueron esos primeros pasos dando forma a tus palabras. 

Empecé a escribir porque me divierte hacerlo y sin ninguna pretensión –ni presión- de publicar. Creo que ese es el secreto de que el libro haya quedado así. Lo escribí como algo para mí, cuidando cada palabra, sin correr.

Mi consejo es escribir de lo que uno conoce, de lo que uno quiere. Yo lo hacía en mis tiempos libres, poco a poco, pero al tiempo acabé un libro que decidí regalar a mi familia por navidad. Al hacerlo, enseguida todos tíos, primos… que no lo habían recibido me lo pidieron, por lo que decidí autopublicarlo y colgarlo en internet. Mi sorpresa fue que a la semana se habían descargado más de 500. Enseguida me hicieron un par de reseñas en prensa y poco después me contactó mi editora, de Espasa. Tras leerlo decidieron quedárselo.

 

3.-  Es un momento complicado para los libros, las librerías y la lectura.  En ese contexto y teniendo en cuenta que te dedicas laboralmente al mundo de la comunicación ¿puedes contarnos si tu sueño es poder vivir de la profesión de escribir? Si tuvieses que elegir ¿por qué faceta te decantarías? ¿Te gusta compaginar ambas o es algo que no te has planteado?

Trabajo en Montaz Comunicación desde hace más de diez años y lo hago porque me encanta el trabajo que hacemos, que es especial y creativo. Así que si te fijas, aunque sean dos sectores diferentes, la creatividad los une. Me encanta compaginar ambas profesiones, ambas forman parte de mi vida y las disfruto mucho, así que me gustaría seguir así.

 

4.-  Como sabrá, se comenta con frecuencia que los jóvenes dejan de leer a los 17 años porque prefieren lo inmediato, la tecnología, el móvil.  ¿Es posible hacer algo para recuperar su afición? ¿Se puede competir con las series y con lo visual que ellos eligen? ¿Es viable convencerles de la importancia de los libros?

Creo que la lectura es algo que hay que potenciar en toda la formación de los jóvenes, desde pequeños, pero que es importante que sean ellos los que elijan, que, de alguna manera descubran los libros a partir de sus gustos, no forzados. Comprendo que hay obras básicas que hay que empujar, pero a partir de ahí, los profesores tienen que ser capaces de recomendar libros que enganchen a cada uno, según sus gustos, no forzados. Un libro que engancha siempre es el primero de muchos otros que vendrán después.

 

 

5.- Esta es otra pregunta que repito en mis entrevistas, porque me apasiona descubrir vuestros pequeños secretos, vuestra forma de trabajar. Me interesa conocer cómo escribes, si tienes un espacio determinado para hacerlo, un horario fijo, algún ritual. 

Escribo mucho cuando estoy en el campo, en mi cabaña en la falda de Gredos. Tiene un pequeño porche cubierto de glicinia desde la que se ve un prado largo con un fresno enorme al fondo. Escribo más por las tardes y, como soy muy noctámbulo muchas veces alargo hasta la madrugada. Me encanta abrirme una botella de vino y escribo sin estresarme. Son momentos en los que doy gracias a Dios por mi suerte.

 

6.- También me gustaría saber cómo te inspiras, cómo solucionas un día de poca creatividad, cómo vas formando los personajes, si tienes el final de la historia claro desde el inicio.  Además, quiero pedirte que nos cuentes cómo te documentas, cómo preparas la información que servirá de contexto a tus personajes. 

Lo básico es ponerme delante del ordenador. En cuanto empiezo a teclear, la inspiración llega, una idea lleva a la otra y cuando me doy cuenta ya he escrito varias páginas. Nada de lo que hago sucede sin que yo lo provoque. Quizás es un método menos “genial” pero yo funciono así.

Respecto a la documentación, dependiendo del tema, hoy en día hay muchísima al alcance de todos en internet. Yo intento contrastarla en varios lugares para confirmar su autenticidad. Soy meticuloso en esto, me da mucha rabia que me desinformen y mis personajes, aunque son ficticios, se encuentran en lugares y épocas reales que tienen que ser fieles a lo que sucedió.

 

7.- Me he animado a participar en distintos concursos, no sé si acertadamente, con el fin de encontrar un sitio y comprobar la calidad de mis relatos.   En tu opinión ¿son útiles estos certámenes? ¿Puedes contarnos tu experiencia? ¿Has sido alguna vez jurado en alguno de ellos o te gustaría formar parte para valorar la obra de otros autores?

Yo no me he presentado a ninguno pero estoy pensando en hacerlo, porque creo que sí son útiles. Es una manera muy buena de darse a conocer. Lo que es importante es entender que las editoriales muchas veces descartan libros muy buenos, simplemente porque no encajan con lo que el mercado pide en ese momento. No hay que desanimarse ni creer que nuestro libro no vale porque no ganó.

Me encantaría formar parte de uno de esos jurados, ¡cómo no!, pero aunque escriba, mi opinión es personal y solo una opinión más, tan válida como cualquier otra. Hay superventas que no he podido acabar y libros que pasaron desapercibidos que me han encantado.

 

8.- Supongo que no hay una sola respuesta, ni es fácil definirlo.  Pero ¿qué crees que tiene que tener un buen escritor para serlo?  ¿Se puede aprender a escribir con la formación adecuada o es un valor innato? 

Creo que la clave es saber plasmar con claridad lo que uno tiene en la cabeza, hacerlo entendible para los demás, que provoque las sensaciones que pretendes y no otras.

En mi opinión un buen escritor es que consigue que te sumerjas en sus páginas, que saques algo de ellas, lo que sea, diversión, evasión, aprendizaje… Se puede aprender a escribir, claro que sí, pero hay valores innatos, esencialmente la creatividad y la observación, que a mi parecer son fundamentales.

 

9.- Me interesa también tu opinión respecto a internet y las redes sociales.  A los lectores nos gusta la cercanía que permiten con los escritores y la posibilidad de hacerles llegar nuestras impresiones sobre sus obras.  ¿Crees que facilitan la relación entre autor y lector? ¿Pesa más lo positivo que lo negativo? ¿Es importante gestionarlas directamente o es mejor contar con un profesional?

Yo tengo instagram y, como sabes me encanta que me escriban y respondo a todos. El mío @rafatarradasbulto lo gestiono directamente y el del libro @elherederolibro lo gestiona Espasa con mi ayuda.

A veces es difícil hacer entender que no siempre puedo contestar rápido y que tampoco me puedo extender todo lo que querría, pero me gustaría pensar que es un “extra” interesante que los autores podemos ofrecer. Para nosotros es fantástico para tener el pulso de la novela, de lo que funciona y lo que no y para el lector es una manera de aclarar dudas y transmitir opiniones, de abrir diálogo con quien les ha hablado desde las páginas del libro.

 

10.- Otra clásica cuestión en mis entrevistas. ¿Crees que existe una literatura para mujeres y que si el autor es hombre o mujer influye en el libro? 

Creo que hay libros más femeninos y otros más masculinos. Respecto a que el escritor sea hombre o mujer… ¡hay muchos seudónimos de mujer tras los que se esconde un hombre y viceversa!  En el libro influye todo lo que hace que seamos como somos, nuestro origen, nuestro entorno, nuestra cultura y por supuesto también nuestro sexo.

 

11.-  Me encantaría que nos contases cómo es la sensación de que un libro, que comenzó siendo una historia para los más allegados, se convierta en una publicación de la que todo el mundo habla, de tal forma que una importante editorial se interesa por ella y se decide a publicarla.  ¿Cómo celebraste aquella llamada o aquel mensaje?

La verdad es que aún no me lo creo… me da la sensación de que le está pasando a otra persona, pero sobretodo es una tremenda alegría. Soy muy afortunado y soy consciente de ello. El otro día, paseando por la Gran Vía, en Madrid, al ver mi libro en el escaparate de la Casa del Libro, en el estante de los más vendidos, me dio la risa. Sigo bastante en shock. Respecto a como lo celebré…Soy muy de celebrar, bastante juerguista, así que alguna(sssssss) copa(ssss) a la salud de “el Heredero” con amigos desde luego que ha caído.

 

12.-  Y la última pregunta está relacionada con el presente y el futuro ¿estás escribiendo una nueva historia?  En caso afirmativo ¿nos puedes anticipar algo sobre la misma? Será tu segunda novela, después del éxito de la primera ¿temes que no sea tan bien recibida?

Estoy escribiendo un libro que entrego a final de año para publicar el año que viene si todo va bien. Es una novela ambientada en el siglo XIX. Por supuesto hay más presión que con mi primera novela, pero también muchas ganas de escribir y de hacer algo tan exitoso como “El Heredero”. Ojalá sea así.

 

¡¡Tengo que darle un millón de gracias por esta entrevista a Rafael Tarradas Bultó en pleno verano y cuando su primera novela se ha convertido en todo un éxito literario!!

Rafa, muchísimas gracias por tu rápida respuesta a través de Instagram y por ponerme las cosas tan fáciles.  Además, quiero agradecerte tu disposición y que aceptaras sin condiciones la entrevista.  Y, sobre todo, tus palabras sobre la reseña.

Por supuesto ¡te deseo lo mejor con esa nueva novela! Estaré muy atenta a su publicación y espero sinceramente que sea el libro de tu consolidación como escritor.