Segundo Premio Concurso literario Ciudad de Caspe

Segundo Premio Concurso literario Ciudad de Caspe

Segundo Premio Concurso literario Ciudad de Caspe

Hoy vuelvo con una excelente noticia y una maravillosa experiencia: ¡¡Me han concedido el segundo premio del Concurso literario «Ciudad de Caspe».  Presenté el relato «Los alfileres del dobladillo» y el jurado le concedió el puesto de plata del Certamen.

Segundo Premio Concurso Literario Ciudad de Caspe 1 Mis Palabras con Letras

Ayer, 16 de mayo, fue la entrega de premios en el Ayuntamiento de Caspe.  El acto comenzó a las 6 de la tarde y el Salón de Plenos estaba lleno de público.

Junto a los premios dedicados a los relatos ganadores, se otorgaban también los galardones de la IV edición del Concurso de Marcapáginas.  Se repartieron seis diplomas y seis vales para canjear por material educativo en una librería de Caspe (uno por cada uno de los cursos de educación primaria).

Segundo Premio Concurso Literario Ciudad de Caspe 2 Mis Palabras con Letras

Tuve que leer mi relato desde el atril. Fue un momento emocionante, dando a conocer mis palabras y una historia que fue surgiendo poco a poco, desde una idea inicial basada en el difícil papel que ha tenido la mujer en muchas ocasiones.

A pesar de los nervios, intenté transmitir en la lectura los sentimientos de la protagonista, que cuenta su percepción de lo que sucedió, del cambio de su tía, de su impresión sobre el recién llegado…

Segundo Premio Concurso Literario Ciudad de Caspe 3 Mis Palabras con Letras

Después, leyó su relato la ganadora del concurso, Mercedes Llop Alfonso.  Así conocimos a la «Abuela Sofía» y cómo nos marca la infancia y los recuerdos que deja en nosotros.

Fue un placer conocer a Mercedes y hablar un poquito sobre su trayectoria y mis comienzos con la escritura.  Ojalá coincidamos en alguna otra ocasión.

Me gustó ver a los niños recoger su diploma con ilusión, un reconocimiento por sus marcapáginas.  Espero que esos dibujos les lleven a la lectura y a utilizarlos en sus libros.

Fue esperanzador notar su atención durante la lectura de los relatos.

Luego llegó el turno de las fotos, para conservar un recuerdo de un bonito acto que no olvidaré nunca.  Solamente puedo dar gracias por esa primera llamada que me notificó el premio, por esos correos informativos del acto, por la acogida, por la organización, por el reconocimiento y por valorar mi relato.

Gracias a esas personas que se acercaron a mí para felicitarme por el cuento y por pedir que se publicaran en papel. Por supuesto, gracias al jurado por su labor y a la concejal delegada de Cultura, Ana Ros por la iniciativa.

Sin duda, este premio me da fuerzas para seguir y ánimo para afrontar cuando no tengo tanta suerte.  Y, sobre todo, me da alas para continuar escribiendo, aunque los resultados no lleguen.

Muy pronto colgaré el relato en la sección «Relatos».  Seréis los primeros en saberlo.

Podéis encontrar más información en la página web del Ayuntamiento de Caspe, concretamente aquí.

Ascenso al Pico Robiñera

Ascenso al Pico Robiñera

Ascenso al Pico Robiñera

Hoy comparto con vosotros mi felicidad cuando subí una montaña… Un sueño cumplido y tachado de la lista. Concretamente os cuento el ascenso al Pico Robiñera, de 3.003 metros. Toda una experiencia.

Sus vistas son unas de las mejores de todo el Pirineo, ya que puedes ver las cimas más altas del Sobrarbe, destacando Las Tres Sorores y el macizo de la Munia.

Fue durante el pasado mes de julio.  Para que cundiese el día, madrugamos muchísimo y desayunamos con ganas, porque imaginábamos que la jornada iba a ser larga.  También, preparamos las mochilas con cosas de picar, comida y agua.

Desde Bielsa cogimos la carretera A-138 en dirección Francia, pasado el pueblo de Parzán, encontramos un desvío a mano izquierda que nos llevó hasta Chisagües. Allí comienza la pista forestal hacia la Plana de Petramula, unos 9 kilómetros sin asfaltar, por los que se puede circular sin problema.

Mi consejo es que accedas hasta la Plana (punto de partida del ascenso) con el coche, aunque te asuste un poco la primera pendiente, ya que te ahorrarás un buen trozo tanto a la subida como a la bajada.  Además hay espacio suficiente para aparcar.

Ya a pie, a pocos metros, hay que seguir una señal que indica Glaciar de la Munia.  Desde ahí comienza la subida, primero por una zona de prado.

Al principio, el camino se distinguía con facilidad y el paisaje era realmente espectacular.  Caminábamos a buen ritmo y buen ánimo, haciendo pequeñas paradas para recuperar la respiración correcta.

No nos cansábamos de mirar a nuestro alrededor.

Después de un buen rato, llegamos hasta un nevero que estuvo a punto de hacernos desistir.  Nos daba bastante respeto atravesarlo, por miedo a un resbalón.

Finalmente, no hicimos caso a los consejos de un montañero al que preguntamos y que se daba la vuelta para evitarlos. Y con bastante cuidado y enorme precaución, lo pasamos despacito.  Fue el primero, pero no el único.

El sendero continúa con una subida importante, antesala de una pedrera de 400 metros de desnivel. En el comienzo de la misma, perdimos un poco el sendero, pero no perdimos la ilusión.

Además nos encontramos con un padre de unos 70 años y su hija, un señor muy educado con el que fue un auténtico placer conversar.  Ellos estaban en la misma situación, pero tenían experiencia en otros tres mil.  Entre todos, conseguimos retomar el camino correcto.

El terreno pedregoso resultaba bastante incómodo y daba vértigo echar un ojo hacia arriba y también hacia abajo.  Fue una parte durísima, en la que a veces no sabías bien hacia dónde tirar.

Nos encontramos con personas que bajaban y nos decían que todavía nos quedaba la parte más complicada.  También nos daban ánimos, diciéndonos que en la cima las vistas compensaban el esfuerzo.

Cada pocos metros se hacía necesario parar y tomar aliento.

Sí, reconozco que estuve a punto de rendirme varias veces, de tirar la toalla… la montaña siempre iba a estar ahí esperándome.  Mi cabeza me decía que lo dejase, pero mi corazón me pedía seguir.

En esos momentos, os prometo que pensé en Rafa Nadal y su capacidad de sobreponerse a las dificultades, de luchar hasta que no queda ninguna posibilidad. Y continué.

En un punto en el que no sabíamos muy bien por dónde seguir, decidí hacer una parada larga, sentarme, comer algo en condiciones, beber agua y descansar un buen rato, dándole tiempo a mi mente, para recomponer un poco los esquemas y tener la energía necesaria.

Tuve claro que quería llegar y que es muy importante, aunque vayas en pareja o en grupo, llevar tu ritmo y marcar tus pasos, según te vayas viendo.

No hay que perder la ilusión en ningún momento, ni olvidar el objetivo.

Era el mes de julio, el día era largo y había tiempo para llegar, sin calcular horas, ni plazos.

Otro montañero acabó de darnos el aliento que nos faltaba.  Nos explicó bien y con detalle cómo seguir, lo que nos íbamos a encontrar y lo que nos quedaba.  Sus indicaciones y su ánimo hicieron el resto.

Estábamos convencidos.

Realmente, emocionaba ver las montañas de tú a tú, estar casi tocando el cielo.

En la parte alta, vimos dos cotas prácticamente iguales y sabíamos que la más lejana era la verdadera cima del Pico Robiñera.  Aún faltaba.

Por un instante, pensé que era casi imposible llegar hasta allí, no tenía nada claro que pudiésemos conseguir alcanzar la segunda cota, pero había que lograrlo estando tan cerca.

Al principio era un tramo ancho y cómodo, dentro de lo que cabe.  Luego, era más estrecho, junto a neveros y tenías que agarrarte a las paredes para poder avanzar.  Incluso me arañé un poco las manos, los brazos, las piernas.  Unos rasguños, nada más.

La emoción y la cercanía del objetivo nos daban fuerzas.

Y… ¡¡¡sí!!! ¡¡llegamos!!

¡¡Una recompensa increíble estar allí!! Sentimos alegría, entusiasmo, satisfacción… muchos sentimientos y todos buenos…

Volvimos a encontrarnos con el padre y la hija.  Nos advirtieron que el cielo se estaba poniendo muy negro y que había pronóstico de lluvia.  Nos aconsejaron bajar cuanto antes, porque el terreno podía ponerse muy resbaladizo.Y así lo hicimos, aunque primero nos hicimos unas cuantas fotillos y nos deleitamos con el increíble paisaje.

Creíamos que lo más difícil estaba hecho…. No. La bajada fue muy, muy, muy dura.  Las rodillas y los tobillos sufrían un montón con el desnivel.

Se hizo larga, muy, muy larga.  El dolor en las piernas era bastante fuerte y daba terror imaginar las agujetas que íbamos a tener.   Os puedo asegurar que me duraron una semana entera, en la que cualquier escalón o pequeña rampita era un mundo.

Y al final ¡terminamos la aventura!

Quitarnos las botas al llegar al coche fue un alivio maravilloso.  Beberme después una caña bien fría fue un premio estupendo.  Recordar la cima y el esfuerzo hecho es dibujarnos una sonrisa y valorar el logro.

¡Es un recuerdo imborrable! Desde luego, la sensación fue única, sin embargo veo complicado ascender otro tres mil.  Sobre todo, porque dicen que es el más sencillo del Pirineo y resultó bastante difícil para nosotros.

Aunque bien pensado… ¡nunca se sabe!

 

Y el último premio… por ahora

Y el último premio… por ahora

Y el último premio… por ahora

Todavía me queda un premio por contaros… el último por ahora (espero que no para siempre).

VI Certamen de relatos cortos La Azucarera Mis Palabras con Letras

Por casualidad, un día por la calle me encontré con Ana de Centro Femenino SAMA, entre otras cosas que no vienen al caso,  hablamos de mis premios anteriores y me dijo que no lo dejase, que continuase escribiendo.  Me contó que había visto por ahí, que La Azucarera había convocado un Certamen literario, me animó a que me enterase.

Y claro, en cuanto pude, busqué más datos sobre el concurso.

La información…

La Biblioteca para Jóvenes Cubit, en colaboración con la Asociación de Vecinos «Tío Jorge Arrabal», el IES La Azucarera y Zaragoza Activa, habían convocado el VI Certamen de Relatos Cortos «La Azucarera.

Se establecían dos categorías por edades: juvenil, para participantes con edades comprendidas entre los 12 y 17 años, y absoluta para participantes de 18 años en adelante.

El contenido de los relatos (motivos temáticos, personajes, argumento o ambientación) tenía que aludir necesariamente a algún aspecto relacionado con «La Azucarera», en su etapa actual o en el pasado.  El texto podía ocupar un máximo de un folio por ambas caras.

El plazo de admisión finalizaba el 4 de mayo, para los que se presentasen de forma presencial, y el 6 de mayo a las 23.59 horas, para lo que se presentasen mediante correo electrónico, que fue la opción elegida en mi caso.

El jurado estaba integrado por :

  • Un representante de la Asociación de Vecinos «Tío Jorge – Arrabal».
  • Un representante del IES Azucarera
  • Un representante de Zaragoza Activa
  • Un representante de la Biblioteca para Jóvenes Cubit

Y el relato que presenté, titulado «Los increíbles periplos sin rumbo», ¡¡resultó ganador!!.  Podéis leerlo en el apartado de mi web «Relatos», concretamente aquí.

VI Certamen de relatos cortos La Azucarera 2 Mis Palabras con Letras

Entrega de premios

La entrega de premios se celebró el jueves 17 de mayo de 2018 en la Biblioteca para Jóvenes Cubit, a las 19,00 horas.

Me dio mucha rabia, pero no pude asistir, porque había confirmado mi asistencia a un Foro con anterioridad.  Me fastidió bastante, porque me hizo muchísima ilusión ser la ganadora.  En el acto, se leyeron los dos relatos ganadores.

Como yo no estaba, fue la bibliotecaria (¡qué oficio tan bonito!) Inmaculada García, quien leyó el mío.

El premio fue un cheque-regalo de 100 euros para canjear en la librería París, que me entregaron unos días después en mi visita a la Biblioteca Cubit.  Solamente tengo palabras de agradecimiento:

  • para todas las personas de la Biblioteca, que tuvieron mensajes de cariño para mí en todo momento y que me animaron a continuar escribiendo, porque les había encantado mi texto
  • para los trabajadores de la librería, porque me recibieron maravillosamente, me felicitaron, me aconsejaron y me facilitaron la elección de los libros.

Los libros

Los libros que elegí fueron:

  • «Un amor» de Alejandro Palomas (tengo pendiente hacer la reseña) 
  • «Más allá del invierno» de Isabel Allende (podéis ver la reseña aquí)
  • «Madona con abrigo de piel» de Sabahattin Ali (reseña aquí)
  • «Mi negro pasado» de Laura Esquivel (reseña aquí) y
  • «La sinfonía del tiempo» de Álvaro Arbina (reseña aquí).

Hasta ahora es mi último premio, no ha habido tanta suerte en los siguientes… pero sigo intentándolo, rendirse es la última opción… no sé lo que pasará…

 

Relato imposible… y siguió la racha…

Relato imposible… y siguió la racha…

Relato imposible… y siguió la racha

Muy contenta con mis premios y con la moral muy alta, por esos reconocimientos tan inesperados, decidí presentarme a otro concurso, también relacionado con Aragón Radio.  El concurso en cuestión era el «Relato Imposible» (…y siguió la racha…).

Relato imposible Mis Palabras con Letras

Una propuesta en la que los participantes tenían (hablo en pasado porque creo que ya no se sigue haciendo) que crear textos literarios a partir de tres conceptos propuestos por el programa y que, aparentemente, no tenían nada que ver o eran, incluso, incompatibles.

Los participantes disponíamos de un plazo de once días para crear un relato breve que, en ningún caso, podía exceder las diez líneas. Los textos debían remitirse a la dirección electrónica, indicando nombre del autor y un teléfono de contacto, por si resultabas ganador o ganadora.  El jurado estaba integrado por Ana Segura y Javier Vázquez, directores de ‘La torre de Babel’ y ‘Escúchate’, respectivamente, que seleccionaban los finalistas de cada semana y, entre ellos, el relato ganador, que era premiado con un lote de libros.

Conceptos

Esa semana los conceptos fueron: La Macarena de Los del Río, huella dactilar y sartén

Y con esas tres estupendas palabras, escribí mi relato.  Y como os he explicado antes, sucedió todo.  Primero seleccionaron mi relato como finalista.  El 28 de marzo, entramos en directo en el programa «Escúchate»  los cuatro finalistas y leímos cada uno nuestro relato.  Después dijeron el nombre de la ganadora y… ¡¡¡bien!!! era yo…  ¡¡qué alegría!!

Relato imposible 2 Mis Palabras con Letras

Mi relato fue el siguiente
Un delito menor 

No era la primera vez que entraba en esa habitación. Pero sí de esa forma tan peculiar. Mis nervios estaban a flor de piel y esa lejana melodía de «La Macarena de Los del Río« en versión disco, colándose por la ventana entreabierta, incrementaba aún más mi estado de alerta. Con la linterna de mi teléfono móvil y con el mayor sigilo posible, busqué a tientas aquello por lo que llevaba suspirando tanto tiempo. Ni siquiera se habían tomado la molestia de ocultarlo. Debía tener cuidado, cualquier ruido podía desbaratar la operación. Se me ocurrió entonces que no había tomado ninguna precaución y que era aconsejable no dejar mi huella dactilar. Aunque pensé en buscar una solución, no podía perder el tiempo en ese detalle. El delito ya estaba cometido y no había vuelta atrás, solamente debía huir y buscar una coartada. Entonces oí sus pasos y busqué con qué defenderme, una sartén podría ser suficiente para protegerme, porque escapar no era posible. La puerta se abrió. Con la boca llena de tarta de chocolate, no me dio tiempo a explicar a mi abuela que no era lo que parecía.

Puedes ver más información sobre este concurso aquí.

Podéis escuchar el concurso aquí.  Desde el minuto 04.30

Unos días después fui a recoger mi fabuloso premio, un lote de libros.  Estoy deseando volver a visitar Aragón Radio

 

 

La final de ARDulcesLetras

La final de ARDulcesLetras

La final de ARDulcesLetras

Como os contaba en la entrada anterior, mi relato fue elegido ganador en la cuarta semana de la IV edición del concurso de microrrelatos ARDulcesLetras.

Esa cuarta y última semana, escogieron como ilustración “La ciudad de la felicidad” de Sofía Prosper, contabilizándose un total de 133 microrrelatos presentados, entre los que resultó ganador el mío:

“Soy un perfecto círculo vicioso, tan inesperado y dulce como tú, bombón #ARDulcesLetras”

La gran final con los cuatro ganadores semanales se celebró el viernes día 23 de marzo. En esta ocasión, tan solo estaba yo presente en el estudio ante el micrófono, el resto participó a través del teléfono. Con toda mi ilusión llegué hasta la radio caminando, después de disfrutar de un excelente aperitivo muy bien acompañada en El Tubo, que me dio energía y suerte para el concurso.

La ilustración

Una vez todos presentados y tras unos minutos de conversación para entrar en materia y dejar atrás los nervios, los participantes descubrimos la ilustración escogida para la ocasión, que no era otra que “El hijo de la Trenza” de la zaragozanaVera Galindo.

Para la final, los cuatro finalistas, teníamos 20 minutos para escribir dos microrrelatos cada uno de nostros, relacionados con la ilustración. Para poder estar más concentrada, me llevaron a otra sala, fuera del estudio ya que el programa continuaba con sus contenidos. Al principio, no podía dejar de mirar la imagen, sin encontrar inspiración porque estaba bastante nerviosa. Después de unos minutos, el primero de los textos surgió con bastante facilidad, pero el segundo me costó muchísimo.

Pasado ese tiempo y después de subirlos a twitter, los microrrelatos se sometieron a la votación del jurado, resultando ganador absoluto

Mi microrrelato en la final ARDulcesLetras:

“Mirando sin ver tus dulces ojos, dejé en blanco las amargas nubes de mi oscuro pensamiento #ARDulcesLetras

Fue una experiencia única, que nunca olvidaré, por los nervios, por la emoción, por el cariño con el que me trataron todos esa tarde, porque me hizo creer que podía escribir.  Además me encantó descubrir cómo funciona la radio por dentro y disfrutar de personas encantadoras, como Javier Vázquez, presentador del programa y escritor.  Tuvimos la oportunidad de hablar sobre muchos temas y su conversación fue enriquecedora.

Final ARDulcesLetras Mis Palabras con Letras

Tampoco puedo olvidar que conseguí un premio estupendo, que todavía sigo disfrutando: un ipad y su funda.

¡¡Solamente puedo dar gracias, un millón de gracias a todos los que tuvieron algo que ver en un maravilloso recuerdo que nunca podré olvidar!!

Podéis ver toda la información sobre el concurso aquí.

Y también volver a escucharlo aquí.