Entrevista a Marta Robles

Entrevista a Marta Robles

Entrevista a Marta Robles

Tras el imprescindible parón navideño y deseando que hayáis empezado el 2020 con mucha fuerza, hoy retomo las interesantes entrevistas a escritores.  En esta ocasión, he podido hacerle una entrevista a la autora Marta Robles

Entrevista a Marta Robles Mis Palabras con Letras 1

Como siempre, ha respondido a las 12 preguntas sobre diversos temas relacionados con la literatura y nos ha acercado a su recién estrenado libro.

Tras los éxitos cosechados con «A menos de cinco centímetros» y «La mala suerte», la autora da de nuevo en la diana con «La chica a la que no supiste amar», al tratar un tema de tanto impacto social como la esclavitud sufrida por infinidad de mujeres, en su mayoría inmigrantes ilegales, atrapadas en las redes mafiosas de trata que operan en nuestro país.

Entrevista a Marta Robles Mis Palabras con Letras 2

Primero os la presento:

Marta Robles, periodista y escritora, comenzó su carrera profesional en la revista Tiempo y desde entonces nunca ha dejado de trabajar en las publicaciones y cadenas de radio y televisión más importantes de España. Actualmente colabora en La Razón, La Gaceta de Salamanca, Espejo Público (Antena 3) y Está Pasando (Telemadrid). Además participa regularmente en mesas redondas, charlas y coloquios, así como imparte conferencias y realiza presentaciones por toda España.

Entre sus numerosos premios cabe destacar el TP de Oro, dos Antenas de Oro, dos de Plata, el Woman de Oro, el Premio Nacional de Comunicación o el Premio PR a la periodista más querida de Madrid.

Ha publicado siete libros de no ficción y nueve de ficción.  Vive en Madrid, está casada y es madre de tres hijos.

Puedes saber más sobre ella aquí.

Sus libros de no ficción:

El mundo en mis manos (1991)

La dama del PSOE (1992)

Los elegidos de la fortuna (1999)

El catálogo del Parque Oceanográfico de Valencia (2003)

Madrid me Marta (2011)

Usted primero (2015)

Haz lo que temas (2016)

Sus libros de ficción:

Las once caras de María Lisboa (2001)

Diario de una cuarentona embarazada (2008)

Don Juan (2009)

Luisa y los espejos (2013)

Premio Fernando Lara de Novela, 2013

Obscena

A menos de cinco centímetros (2017)

Finalista en el Premio Silverio Cañada de Novela Negra de Gijón, 2017

HNegra (2017)

La mala suerte (2018)

Premio especial de Aragón Negro y finalista de Cartagena Negra 2019

La chica a la que no supiste amar (2020)

Premio Letras del Mediterráneo 2019 en la categoría de Narrativa, otorgado por la Diputación de Castellón

Y aquí está la entrevista:

1.-  Esta primera pregunta se ha convertido en un clásico y es obligatoria en mis entrevistas, ya que me interesa mucho conocer vuestra respuesta y profundizar en vuestras referencias literarias.  Estoy convencida de que siendo escritora, eres primero una gran y apasionada lectora.  ¿Qué te gusta leer y cuáles son tus autores preferidos? 

Leer es mi vida. Si no lo hubiera sido, difícilmente podría haber llegado a alcanzar mi sueño de ser escritora. Me resulta estrafalario cuando alguien me dice que le gusta escribir pero no leer.

¿Mis autores? Soy omnívora. Devoro casi cualquier cosa. Pero no podría vivir sin Borges, sin Camus, sin Conrad, sin García Márquez,  sin Virginia Woolf, sin Lorca, sin Siri Husvedt, sin Carlos Zanón… La lista es infinita, en realidad. Dependiendo del día citaría a unos autores o a otros. Esta Navidad, por ejemplo, he estado muy dedicada a Chandler, a Patricia Highsmith y a Fernando Marías.

2.-  Tengo la seguridad de que todos los principios son difíciles para cualquier autor.  Por eso, quiero pedirte que nos cuentes con detalle cómo comenzó tu aventura de escribir, cómo fueron esos primeros pasos en la literatura. 

Llevo escribiendo toda la vida. Desde que tenía doce o trece años. Mi primera novela  -que por supuesto no está publicada- la escribí a los dieciséis años. Escribiría igual si no me publicaran. Necesito escribir y no sé vivir sin hacerlo, como tampoco –aún menos- sin leer.

Decidí hacer Periodismo porque mi primer novio me convenció de que tenía grandes dotes para la Comunicación; pero en realidad, siempre quise ser escritora. Eso sí, la primera oportunidad de publicar me vino de la mano del periodismo. Fue el propio Pedro J. Ramírez quien me ofreció escribir la que sería su primera biografía.

A partir de ahí, como soy prudente y el Periodismo se había convertido en mi quehacer diario y me resultaba más sencillo, avancé en la literatura por la senda de la no ficción –tengo publicados siete libros de no ficción-, hasta que pensé que estaba lista para la ficción. En 2001 escribí mi primer libro de ficción y desde entonces hasta ahora he escrito ocho más y he ganado varios premios.

3.- Es un momento complicado para los libros, las librerías y la lectura. En ese contexto y teniendo en cuenta tu destacaba labor periodística y tus novelas publicadas (siete libros de no ficción y nueve de ficción) ¿puedes contarnos si tu sueño es poder vivir de la profesión de escribir? Si tuvieses que elegir ¿por qué faceta te decantarías? ¿Te gusta compaginar ambas? ¿Cómo ha sido tu relación con las editoriales? 

Desde el mismo momento en el que empecé a estudiar la carrera, el Periodismo se me metió en las venas y sé que ya no saldrá nunca. Siempre seré periodista. Aunque supongo que llegará un momento en el que solo me dedicaré a escribir libros y mi vocación desde niña era la de ser escritora.

En cuanto a mi relación con las editoriales, siempre ha sido bastante buena, la verdad. Han sido muchas las que me han llamado para encargarme trabajos y, en otras ocasiones los he ofrecido yo.  Mi carrera literaria ha ido pasito a pasito. Con mucho trabajo y esfuerzo.

4.-  Como sabrás, se comenta con frecuencia que los jóvenes dejan de leer a los 17 años porque prefieren lo inmediato, la tecnología, el móvil. ¿Es posible hacer algo para recuperar su afición? ¿Se puede competir con las series y con lo visual que ellos eligen? ¿Es viable convencerles de la importancia de los libros?

Yo creo que lo jóvenes leen ahora más que nunca solo que textos más cortos y en los móviles. Creo que llegará un momento en el que las series también les cansarán.

Y sí, me parece que es viable convencerles de la importancia de los libros, ofreciéndoles los adecuados. A todos nos ha pasado alguna vez que un mal libro nos aparta de la lectura o que uno bueno no devuelve la necesidad de encerrarnos a leer durante semanas o meses. Yo soy optimista. Todo tiene un tiempo y el de las historias nunca muere.

Ahora parece que solo hay interés por las series, pero estoy convencida de que los jóvenes volverán a descubrir la maravilla de la lectura.

5.- Esta es otra pregunta que repito en mis entrevistas, porque me apasiona descubrir vuestros pequeños secretos, vuestra forma de trabajar. Me interesa conocer cómo escribes, si tienes un espacio determinado para hacerlo, un horario fijo, algún ritual. 

Cuando puedo permitírmelo, sí. Pero eso no sucede siempre. Tengo muchos compromisos laborales y mucha familia. Ahora, por ejemplo, que empiezo con la promoción de mi nueva novela, voy a viajar muchísimo, así que me tocará escribir en los trenes.

Lo que sí te digo es que, cuando estoy escribiendo una novela, necesito dedicarle todos los días, como poco, seis horas. Si no, nada fluye.

6.- También me gustaría saber cómo te inspiras, cómo solucionas un día de poca creatividad, cómo vas formando los personajes, si tienes el final de la historia claro desde el inicio, cómo te documentas, cómo preparas la información que servirá de contexto a tus personajes. 

Pienso mucho mis novelas antes de escribirlas. En las tramas, en los personajes…Y leo mucho sobre los asuntos que voy a tratar en ellas.

Javier Marías dice que hay escritores cojos y ciegos. Los cojos serían los que tienen la estructura completa y hasta, casi, la última palabra desde el principio y los ciegos los que comienzan partiendo de una ideíta de nada y no saben a dónde llegarán. Yo soy una especie de híbrido. Sé de dónde parte y a dónde quiero llegar, pero en el resto lo que hago es lo que decía Borges: tirar puentes.

Observo mucho y escucho mucho, porque cualquier detalle, por pequeño que sea, puede resultar luego fundamental en una de mis novelas.

La tarea de documentación es bastante fácil para mí, porque tengo mucha práctica gracias al periodismo. Sé dónde buscar, a quién preguntar y qué lecturas elegir para apuntalar la novela y que resulte verosímil y para que cada personaje tenga su voz propia y su personalidad.

7.- Me he animado a participar en distintos concursos de relatos, no sé si acertadamente, con el fin de encontrar un sitio y comprobar la calidad de los mismos.  Tú has ganado numerosos premios: «Luisa y los espejos» (Premio Fernando Lara de Novela 2013), «A menos de cinco centímetros» (finalista en el Premio Silverio Cañada de Novela Negra de Gijón 2017) y «La mala suerte» (Premio especial de Aragón Negro y finalista de Cartagena Negra 2019).  En tu opinión ¿son útiles estos certámenes? ¿Puedes contarnos tu experiencia? ¿Has sido alguna vez jurado en alguno de ellos? ¿Cómo fue esa tarea?   

Creo que los certámenes literarios abren muchas puertas a escritores noveles y a consagrados. Tanto a unos como a otros les proporcionan, además de la recompensa económica, cuando la hay, la posibilidad de acceder a un mayor público, que es lo que en definitiva busca cualquier escritor.

He sido jurado varias veces. En algunas ocasiones ha sido más complicado que en otras. La más difícil de todas fue la que me tuve que enfrentar a un buen número de obras entre las que no había ninguna de calidad suficiente como para merecer un premio literario. Otras veces he sufrido al encontrar varias obras muy buenas, sabiendo que solo podía premiar a una de ellas.

8.- Supongo que no hay una sola respuesta, ni es fácil definirlo.  Pero ¿qué crees que tiene que tener un buen escritor para serlo?.  ¿Se puede aprender a escribir con la formación adecuada o es un valor innato? 

El escritor protagonista de mi novela “A menos de cinco centímetros” dice: “escribir una mala novela es muy difícil y escribir una buena es un milagro. Y la diferencia está en la emoción, pero ni siquiera eso garantiza el éxito. Por eso lo importante es tener algo que decir y una manera personal de hacerlo”.

Y sí, se puede a aprender a escribir con corrección. Emocionar es otra cosa. Se requiere un talento que no todo el mundo tiene. Ni para escribir, ni para pintar, ni para ninguna actividad que tenga que ver con la creación.

9.- Me interesa también tu opinión respecto a internet y las redes sociales.  A los lectores nos gusta la cercanía que permiten con los escritores y la posibilidad de hacerles llegar nuestras impresiones sobre sus obras.  ¿Crees que facilitan la relación entre autor y lector? ¿Pesa más lo positivo que lo negativo? ¿Es importante gestionarlas directamente o es mejor contar con un profesional?

Mi querida y admirada Ángela Vallvey suele decir que a los escritores antes nos criticaban solo en Babelia y ahora lo hacen hasta personas que desconocen los que es el sujeto y el predicado.

El contacto entre el lector y el escritor es maravilloso. Enormemente gratificante para ambos.

Lo de las redes es otra cosa. Sobre todo porque hay personas que piensan que pueden juzgarlo todo aunque no sepan nada. Las redes son una herramienta fantástica. Un espacio promocional extraordinario. Yo he conocido a personas maravillosas a través de las redes. Pero a veces lo que ocurre en ellas no es más que un espejismo.

10.- Otra clásica cuestión en mis entrevistas. ¿Crees que existe una literatura para mujeres y que si el autor es hombre o mujer influye en el libro? 

Siri Husvedt siempre dice que no hay literatura masculina o femenina, pero que los propios libros si tienen un género u otro independientemente de si quien los escribe es hombre o mujer. Es cierto, puede haber historias con un alma más masculina o femenina. Independientemente de ella o por ella, pueden ser mejores o peores. Así que creo que lo suyo es decir que hay literatura buena y mala.

En cuanto a si hay literatura para mujeres… Las mujeres leemos mucho más que los hombres. Aunque es cierto que nosotras leemos más novelas y ellos más ensayo e historia. Creo que esto ocurre porque los hombres siempre piensan que hay que rentabilizarlo todo, hasta lo leído.

11.- Me gustaría felicitarte por el premio Letras del Mediterráneo 2019 en la categoría de Narrativa, otorgado por la Diputación de Castellón.  En este sentido, quiero pedirte que nos cuentes por qué tu nueva novela, merecedora del galardón y recién publicada, «La chica a la que no supiste amar», tiene que ser nuestra próxima novela. 

Muchas gracias por la felicitación. “La chica a la que no supiste amar” es una novela dura y comprometida que vuelve a protagonizar el detective Roures, que creé en “A menos de cinco centímetros”, la primera novela de la saga.

En esta ocasión, Roures –que ya sabes que es un ex corresponsal de guerra metido a detective de infidelidades, pero que siempre acaba investigando asuntos de mayor enjundia- tendrá que ocuparse del asesinato de una mujer nigeriana prostituida, en el que se ve involucrado un compañero de sus años en África. A partir de esas pesquisas, el detective descubrirá una red de trata de mujeres con fines de explotación sexual, que actúa en nuestro país, con extremada crueldad.  Roures tendrá que compatibilizar las indagaciones para esclarecer ese caso, con las que le dedica a otro de tráfico de pastillas adulteradas y a otro más de infidelidad. Y todos convergerán, de alguna manera, sobre todo en las propias reflexiones del detective, que son una parte fundamental de la novela y que se entreveran con mucha música y mucha literatura.

“La chica a la que no supiste amar” rezuma el perfume clásico de la novela negra de antaño, pero traída a la actualidad.  Y la radiografía que hace de nuestra sociedad es tan real, que puede que muchos, aunque no lo digan se vean reflejados en ella. Es una novela de denuncia, pero también con mucha ternura, mucha pasión y, como digo, con un ritmo narrativo y musical que marcan su desarrollo. Una historia que deja poso y hasta cicatriz.

12.-  Y la última pregunta está relacionada con el género negro que tanto reivindicas en tu obra ¿te facilita interpelar al lector a través de esos personajes de moral ambigua? ¿Te interesan las distintas caras del mal? ¿Cómo consigues no recrearte en los detalles escabrosos? ¿Por qué la prostitución esconde tantos secretos? 

Son muchas preguntas en una.

La ambigüedad de mis personajes tiene que ver con la verosimilitud. Realmente creo que la vida no se divide entre buenos buenísimos y malos malísimos. Todos tenemos algo de bueno y algo de malo en nosotros, aunque algunos desarrollen más una parte u otra. Creo que, precisamente por eso, a todos nos interesa el mal. No aterra porque sabemos que existe a nuestro alrededor y que incluso puede asomar la cara en aquel que nunca imaginamos que fuera “malo” o hasta en nosotros mismos. Por eso queremos explicarlo y justificarlo. De ahí el éxito del género negro que radiografía el mal de la sociedad y también de los sucesos, que seguimos casi sin poder evitarlo y tantas veces pese al horror que nos provocan.

En cuanto a los detalles escabrosos… Incluyo solo lo que creo necesario para que el lector se sienta dentro de la historia, los demás para mí sobran.

Y sobre por qué la prostitución esconde tantos secretos, te diría que porque es vergonzoso que un ser humano pueda comprar a otro como se hace en la prostitución.

¡¡Solamente puedo dar un millón de gracias por esta entrevista a Marta Robles!! Gracias por su amabilidad, su disposición, su tiempo, sus sugerencias y sus respuestas.

Marta, ha sido un verdadero placer que hayas aceptado mi invitación y que hayas compartido conmigo y con mis lectores tus interesantes respuestas.

¡Te deseo lo mejor en todos tus proyectos y en todas tus facetas! ¡Y especialmente muchísimo éxito con esta novela recién publicada que seguro va a triunfar entre los lectores!

 

Entrevista a Isabel San Sebastián

Entrevista a Isabel San Sebastián

Entrevista a Isabel San Sebastián

Hoy retomo las interesantes entrevistas a escritores.  En esta ocasión, la elegida para la entrevista es la escritora Isabel San Sebastián.

Entrevista a Isabel San Sebastián 1 Mis Palabras con Letras

Como siempre, ha respondido a las 12 preguntas sobre diversos temas relacionados con la literatura.  Como ya os conté, fue un placer escuchar recientemente sus anécdotas y confesiones en su visita a Zaragoza, con motivo de un ciclo organizando por Caja Rural de Aragón con diversos autores.

Tal y como te dije, cuando tuve la oportunidad de saludarte en la charla de «Lunes de otoño»¡¡un millón de gracias Isabel!! Ya ese día no dudaste ni un momento en aceptar responder a este cuestionario. Después, en cada uno de tus correos has sido amable y cercana.  Y esos gestos se agradecen desde una página pequeñita, como la mía.

Primero os la presento:

Nació Isabel San Sebastián en Santiago de Chile en 1959, pero se siente, vasca, asturiana y española.

Es hija de diplomático, de ahí su lugar de nacimiento.  Se licenció en Ciencias de la Información en la Universidad Complutense de Madrid.

Comenzó su carrera periodística en La Gaceta del Norte, pasando después como corresponsal a la revista Época y a continuación a ABC, en donde trabajó once años, en la sección de nacional, en política nacional y como corresponsal diplomática.

Desde entonces, ha trabajado en radio y televisión, dirigiendo o presentando programas en Antena 3, la SER, RNE, TVE, la COPE, Tele 5 y Telemadrid.

Publicó su primera novela en el año 2006. Es autora de biografías, libros de actualidad política y novelas.

En su cuenta de twitter esta es su biografía: «Mujer, madre orgullosa y abuela feliz. Periodista y escritora libre. Me encuentras en mis novelas, en Asturias y también en Instagram: isanseba»

Entrevista a Isabel San Sebastián 2 Mis Palabras con Letras

Sus novelas:

La visigoda (2006)

Astur

Imperator (2010)

Un reino lejano (2014)

La mujer del diplomático (2014)

Lo último que verán tus ojos (2016)

La peregrina (2018)

Premio internacional Pentafinium, que otorga la Federación de Asociaciones del Camino de Santiago.

Entrevista a Isabel San Sebastián 3 Mis Palabras con Letras

Y aquí está la entrevista:

1.-  Esta primera pregunta se ha convertido en un clásico y es obligatoria en mis entrevistas, ya que me interesa mucho conocer vuestra respuesta y profundizar en vuestras referencias literarias.  Estoy convencida de que siendo escritora, eres primero una gran y apasionada lectora.  ¿Qué te gusta leer y cuáles son tus autores preferidos? 

Lo soy. Me gusta leer de todos, desde la prensa hasta ensayo, poesía, ficción.  Me gusta leer de todo lo que cae en mis manos y desde que soy muy pequeña.  Empecé a leer con 6 o 7 años y nunca he dejado de hacerlo.

En cuanto a autores favoritos han ido cambiando a lo largo de mi vida. Empecé con Enid Blyton y ese tipo de autores, «Los cinco», «Los siete» y los tebeos, Ibáñez, «Pulgarcito» o «Tiovivo». Y después me enamoré de Hermann Hesse, de Camus, de Malraux, porque estudié en un colegio francés.  Estudié los autores existencialistas y otros autores franceses, de los que me enamoré.

Después conocí mejor la literatura española y la literatura universal, desde Delibes hasta Dostoievski, prácticamente de todo.  Por supuesto la poesía, que me encanta.  Es para momentos especiales y en concreto la española me chifla, desde San Juan de la Cruz hasta Miguel Hernández.

El ensayo me gustaba más antes, ahora me aburre mucho.  He leído mucho, mucho ensayo político, por ejemplo de Sájarov.  Pero últimamente me aburre más.

2.-  Tengo la seguridad de que todos los principios son difíciles para cualquier autor.  Por eso, quiero pedirte que nos cuentes con detalle cómo comenzó tu aventura de escribir, cómo fueron esos primeros pasos en la literatura. 

Yo empecé escribiendo ensayo, yo soy periodista y lo primero que escribí fue un libro de ensayos titulado «El árbol y las nueces», que publiqué junto con otra periodista.  Y después escribí varios ensayos de contenido político, centrados en ETA, en el terrorismo de ETA.

Me lancé a escribir ficción con un libro de cuentos cortos titulado «Cuentos de María la gorda» y que se vendió muy poquito, yo creo que no llegó ni a los mil ejemplares.  Pero obtuvo muy buenas críticas de personas cuyo criterio literario yo valoraba mucho, como por ejemplo, Luis María Ansón, y  me dio muchos ánimos.

Aquello me animó a lanzarme a mi primera novela «La visigoda» y aquello fue una sorpresa verdaderamente descomunal y sumamente agradable.  Nada más publicarse recibió el Premio Ciudad de Cartagena de novela histórica y empezó a vender ediciones y ediciones.  Y esa novela se sigue vendiendo, sigo cobrando derechos de autor por ella, me siguen preguntando mucho por ella y debe de llevar vendidos más de cien mil ejemplares.

A partir de ahí, la verdad es que todo ha sido bastante llano y grato, lo cual no quiere decir que escribir no implique muchísimo trabajo, muy duro y solitario. Pero bueno, en mi caso tiene su recompensa.

Entrevista a Isabel San Sebastián 4 Mis Palabras con Letras

3.- Teniendo en cuenta que eres periodista y que también escribes ¿puedes contarnos si tu sueño es poder vivir de la profesión de escribir? Si tuvieses que elegir ¿por qué faceta te decantarías? ¿Te gusta compaginar ambas? 

Me gustan las dos cosas.  La verdad es que soy periodista vocacional y también escritora vocacional.  Gustándome ambas, me da muchas más alegrías la literatura que el periodismo político, muchísimas más.

El periodismo es un oficio muy duro y cuando defiendes tu independencia pagas un precio muy caro en términos de críticas, de descalificaciones, de vetos en medios de comunicación.  Es un oficio mucho más duro.

La literatura es algo mucho más grato, los lectores son gente infinitamente más libre de espíritu y de mente.  Y el oficio literario es mucho más libre y gratificante, pero a mí el periodismo me gusta y defender mi libertad y la libertad de expresión es algo a lo que no pienso renunciar.

Entonces, hasta la fecha, he podido compatibilizar las dos cosas y espero que así siga siendo.  Si me pusieran entre la espada y la pared, y tuviera que elegir, elegiría la literatura.

4.-  Como sabrás, se comenta con frecuencia que los jóvenes dejan de leer a los 17 años porque prefieren lo inmediato, la tecnología, el móvil. ¿Es posible hacer algo para recuperar su afición? ¿Se puede competir con las series y con lo visual que ellos eligen? ¿Es viable convencerles de la importancia de los libros?

Ojalá, ojalá.  El problema que tenemos es que la lectura implica esfuerzo, la lectura es una actividad que obliga a quien la practica a implicarse, no es un ejercicio puramente pasivo de reflexión de unas imágenes y de una historia, sino que es una aventura que implica participación de quien la emprende, un cierto esfuerzo, una cierta concentración, una cierta implicación.

Y vivimos en una sociedad en la cual el esfuerzo no solo no se valora, sino que se critica, se desprecia profundamente.  Vivimos tiempos de una enorme superficialidad y de una inmediatez absoluta en la satisfacción de cualquier deseo.  Todo se hace sin esfuerzo y de inmediato, desde adelgazar hasta tragarse una serie de televisión, que la queremos entera y y con todos los capítulos, para verla de un tirón.  Evidentemente leer un libro requiere más tiempo, más profundidad, más tranquilidad y más esfuerzo.

Pero bueno, yo creo que los jóvenes dejan de leer a una cierta edad en la que ya la imaginación les interesa menos, porque de niños sí que leen, precisamente porque están desarrollando esa imaginación y ese ejercicio les fascina afortunadamente.  Y quien ha leído de niño vuelve a leer de mayor. Llega una edad en la que se recupera ese hábito felizmente y se regresa a la lectura.

Entrevista a Isabel San Sebastián 5 Mis Palabras con Letras

5.- Esta es otra pregunta que repito en mis entrevistas, porque me apasiona descubrir vuestros pequeños secretos, vuestra forma de trabajar. Me interesa conocer cómo escribes, si tienes un espacio determinado para hacerlo, un horario fijo, algún ritual. 

Yo pienso mis novelas en Asturias siempre, paseando por el bosque, por la playa, casi siempre en invierno, en soledad.  También allí las concibo y las guionizo.

Pero luego escribo siempre en Madrid.  Tengo un despacho y me encierro a escribir allí, en casa, generalmente en horario de mañana, porque es cuando mejor me funciona la cabeza y partir de la tarde mi mente da menos de sí. En absoluta soledad y sin música, ni otras distracciones.  Necesito mucha concentración para escribir.  Casi siempre en fin de semana que es cuando tengo tiempo para hacerlo y en vacaciones.

O sea, mi vida de escritora es bastante sacrificada, trabajo muchísimas horas y todos los días de la semana.  Ese es el precio a pagar por compatibilizar dos actividades.

6.- También me gustaría saber cómo te inspiras, cómo solucionas un día de poca creatividad, cómo vas formando los personajes, si tienes el final de la historia claro desde el inicio, cómo te documentas, cómo preparas la información que servirá de contexto a tus personajes. 

Tengo efectivamente mis historias pensadas de principio a fin.  Cuando yo me siento a escribir, yo sé cómo va a empezar la historia, cómo va a terminar y lo que va a ocurrir durante el transcurso de la novela.   Luego, por supuesto, surgen tramas paralelas o personajes que no tenía pensados y de repente irrumpen y hacen una pequeña aparición.  Pero el grueso de la novela, la trama principal, el comienzo y el final los tengo pensados.

Precisamente porque no tengo muchísimo tiempo para escribir y, en consecuencia, cuando me pongo a hacerlo tiene que ser un trabajo muy productivo, no puedo ponerme a pensar cuando estoy delante del ordenador, esta tarea la tengo que tener ya hecha.

En cuanto a la documentación, como yo escribo novela histórica, cuando decido escribir sobre una historia concreta, sobre un periodo de tiempo concreto, leo mucho, mucho ensayo histórico, me documento muy bien sobre la época sobre la que voy a escribir, pero mi mente va pergeñando personajes de ficción.  Porque yo escribo novelas cuyos protagonistas son personajes de ficción que interactúan en una trama real, de historia real.

Por lo tanto, lo primero que tengo que hacer es documentar ese momento histórico.  Como yo digo siempre, viajar con mi máquina del tiempo a un determinado periodo y a un determinado lugar o a unos cuantos lugares donde se va a desarrollar mi novela.  Viajo con mi máquina del tiempo y casi siempre también viajo con mi coche, en avión, en tren o como sea.  Visito esos lugares, visito esa época a través de mis lecturas.  Me sitúo temporalmente en esa trama histórica y a partir de ahí, empiezo a dar mis puntadas de ficción con los personajes de ficción, que van viviendo sus aventuras de ficción en esa trama histórica.

7.- Me he animado a participar en distintos concursos de relatos, no sé si acertadamente, con el fin de encontrar un sitio y comprobar la calidad de los mismos.   Aunque hablaste ya lo que opinas de los concursos en «Lunes de otoño» aquí en Zaragoza, me gustaría saber si tú crees que son útiles los certámenes, no los grandes, si no los pequeños a los que optamos pequeños escritores y si nos puedes contar tu experiencia, si tú has sido jurado alguna vez.

Por supuesto, tengo fe en los concursos pequeños.  Los certámenes pequeños creo que son una manera absolutamente indispensable para que autores que, a lo mejor no tienen el acceso al mercado que tenemos personajes conocidos por nuestra faceta periodística o lo que sea, tengan la oportunidad de llegar al público y de revelar su talento.  Son absolutamente necesarios.

Eso no tiene nada que ver con los grandes premios literarios, dotados con grandes cantidades económicas, que están otorgados de antemano, en la mayor parte de los casos.  O sea, que no son concursos, son premios a los que concurren autores ya consagrados y que solo dan oportunidad prácticamente a esos autores consagrados.

Sobre mi experiencia, yo nunca me he presentado a un concurso, la verdad.  Sí he sido jurado de alguno.  En mi caso, primero hubo una selección de textos porque se habían presentado muchos textos.  A mí me llegaron como cinco y yo di mi opinión.  Por cierto, no fue la que ganó, a veces estás de acuerdo con la mayoría y otras veces no.

8.- Supongo que no hay una sola respuesta, ni es fácil definirlo.  Pero ¿qué crees que tiene que tener un buen escritor para serlo?.  ¿Se puede aprender a escribir con la formación adecuada o es un valor innato? 

No, no, se aprende a escribir como todo en esta vida, por supuesto. Es más, no creo que una actividad que requiere tanto esfuerzo y tanto trabajo pueda ser innata.

Escribir es una cuestión de mucha voluntad, de mucho esfuerzo.  Por supuesto, algo de ficción tiene que tener mi imaginación, absolutamente necesaria.  Creo que tiene que tener una cierta experiencia de vida.  No creo mucho en los autores jovencísimos porque para poder construir una historia, en la que haya acción, emoción, en la que haya sentimientos, pasiones, uno tiene que haber experimentado un poco, un mínimo en la vida.  No digo que tengas que ser muy mayor, pero desde luego no puedes tener dieciocho años, tienes que tener una cierta experiencia vital.

También hace falta imaginación, creatividad, disciplina para documentarse y para trabajar.  Y luego es requisito fundamental haber leído y seguir leyendo mucho y buenos autores.  Porque el lenguaje no se aprende en el diccionario, se aprende en los textos de quienes lo manejan bien y esto ocurre en la buena literatura.

9.- Me interesa también tu opinión respecto a internet y las redes sociales.  A los lectores nos gusta la cercanía que permiten con los escritores y la posibilidad de hacerles llegar nuestras impresiones sobre sus obras.  ¿Crees que facilitan la relación entre autor y lector? ¿Pesa más lo positivo que lo negativo? ¿Es importante gestionarlas directamente o es mejor contar con un profesional?

En mi vida nunca he tenido secretaria, ni secretario, jamás.  Tengo sesenta años, he trabajado muchísimo en muchos sitios y siempre me he gestionado yo todo, desde mis viajes hasta mis redes sociales. En consecuencia, las redes sociales te las tienes que gestionar tú.  Sobre todo si eres escritor o si eres periodista, porque no puedes poner a alguien expresar tus opiniones o a contestar a opiniones ajenas.  Me parece que un mínimo de honestidad exige que lo hagas tú mismo.

Y yo creo que sí, que las redes sociales son una ventana abierta a la relación con tus lectores o con tus oyentes o con tus espectadores, muy útil siempre que se manejen con respeto.  Yo a quien me insulta le bloqueo ipso facto.  Pero no es el caso de los lectores.

Los lectores me suelen hacer a veces comentarios, que suelo contestar casi siempre.  A veces no contesto alguno porque se me escapa el tuit o lo que sea, pero casi siempre suelo contestar.  Me parece una forma muy útil de relacionarse, aunque yo prefiero el contacto personal.  Prefiero ir a la feria del libro, al Día de San Jorge en Zaragoza, a lugares en los que es posible tener un contacto personal con los lectores, que se acerquen, que te digan sus impresiones, que tú les contestes las dudas que pueden tener, que les preguntes también qué les ha gustado más, por qué, por dónde tienes que ir con tu nueva novela.  Yo disfruto mucho más de este contacto personal.

10.- Otra clásica cuestión en mis entrevistas. ¿Crees que existe una literatura para mujeres y que si el autor es hombre o mujer influye en el libro? 

No, no. Disfruto de la literatura universal, de la buena literatura y no creo que haya ni para mujeres, ni para hombres, hay literatura buena o mala.

En cuanto al autor, supongo que sí, supongo que influye tu propia experiencia en tu forma de escribir. Si eres mujer has tenido una experiencia distinta, en general, que si has sido hombre.  Pero no es tanto tu sexo, es tu vida, es tu experiencia lo que influye en tu forma de escribir.  Cada persona es un mundo.  No creo en la ideología de género, ni creo que el sexo determine absolutamente tu forma de ser, no. Creo que somos personas, al margen de nuestro sexo.  Somos personas mucho más complejas de lo que significa ser de un sexo u de otro.

11.- Si tuvieses que quedarte con uno solo de tus libros ¿cuál elegirías? ¿qué me contarías sobre él para que fuese mi próxima lectura? 

Eso no podría, es como si me dijeras si te tuvieras que quedar con uno solo de tus hijos, a cuál elegirías.  Es complemente imposible, no elegiría ninguno.

Cada libro es un mundo.  A «La visigoda», mi primera novela, le tengo un enorme cariño porque fue la primera, pero no es la mejor escrita evidentemente.   «La peregrina» está infinitamente mejor escrita, mejor tramada y mejor trabajada, porque hay entre medias ocho novelas escritas.  Es la última de mis novelas y me ha llenado de satisfacciones.  Hace poco me dieron el Premio Internacional Pentafinium, que concede la Federación de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago y que me hizo muchísima ilusión.  Es un libro con el que me siento muy identificada y me abrió una experiencia maravillosa, como fue la de hacer el camino primitivo de Santiago  y conocer a unas personas maravillosas.

Entre ambas, están «Astur», que es una novela muy mágica, a la que tengo mucho cariño y disfruté mucho, «Un reino lejano», que es un libro lleno de aventuras,que también quiero mucho.

No sé, es que es muy difícil.  Si te dijera cuál debe ser tu próxima lectura, te diría lo que les digo a muchos lectores de la feria del libro, depende de lo que busques.  Si te gusta más la novela contemporánea, te recomendaría «Lo último que verán tus ojos», que es un thriller histórico, pero situado en el periodo entre la Segunda Guerra Mundial y la actual, y además es como una trama policíaca.  Si te gusta más la novela histórica, te recomendaría «La peregrina»«La visigoda» o «Un reino lejano».  O si te interesan, por ejemplo,los cátaros te recomendaría «Imperator».  Te preguntaría qué es lo que te interesa y en función de eso, te recomendaría.

12.-  Y la última pregunta está relacionada con el presente y con el futuro. ¿Estás ya trabajando en una nueva historia? En caso afirmativo ¿nos puedes adelantar algo? ¿Cuáles son tus próximos planes relacionados con la cultura? 

Estoy trabajando en una nueva novela, la tengo ya a medio escribir y tiene una vinculación con «La peregrina», aunque va un poquito más lejos en el tiempo.  Y hasta ahí puedo leer.

¡¡No puedo más que reiterar mi agradecimiento por esta entrevista a Isabel San Sebastián!! Gracias por su amabilidad, su disposición, su tiempo y sus respuestas.

Isabel, ha sido un verdadero placer que hayas aceptado mi invitación y charlar contigo un buen rato.  Te agradezco sinceramente tu trato desde el primer momento, cuando me dedicaste tu novela y dijiste sí.

¡Te deseo lo mejor en todos tus proyectos y en todas tus facetas!

 

 

Entrevista a Javier Vázquez Ezcurdia

Entrevista a Javier Vázquez Ezcurdia

Entrevista a Javier Vázquez Ezcurdia

Continúo con las interesantes entrevistas a escritores.  En esta ocasión, el elegido para la entrevista es el autor zaragozano Javier Vázquez Ezcurdia.

Como siempre, ha respondido a las 12 preguntas sobre diversos temas relacionados con la literatura.  Siento un especial cariño por Javier, por lo bien que me ha tratado siempre cuando hemos coincidido.  De modo que ha sido un verdadero placer escuchar sus respuestas.

Así que una vez más ¡¡un millón de gracias Javier!! Por tu atención siempre, por hacerme sentir como en casa en la radio, por la parte que te toca en alguno de mis premios y, sobre todo, por aceptar responder a este cuestionario.

Primero os lo presento:

A Javier Vázquez le gusta contar historias en la radio, en los libros, a veces en la tele y también en el teatro, el medio es lo de menos.

Es zaragozano y ejerce como tal. Llegó a plantear en casa que quería dedicarse a la interpretación, pero acabó haciendo periodismo. Aunque cuando llegó a la facultad, lo primero que buscó fue el grupo de teatro. Lo que aprendió allí le ha servido para la radio y sus pinitos de tele, también para llevarlo a un escenario cuando actúa, que es menos de lo que le gustaría.

Dirige desde 2006 el programa Escúchate en las tardes de Aragón Radio y ha sido reconocido con el premio de Comunicación del Instituto de la Mujer y el de Valores Solidarios de la Fundación ONCE .

Es el autor del serial radiofónico Y si fuera posible amar, que actualiza la historia de los Amantes de Teruel.

Su novela:

Tango para una asesina

Editorial Círculo Rojo

Libros infantiles:

Cuatro cuentos rusos

El escondite ultrasecreto

Obras de teatro:

La última oportunidad

Entretelas La víspera de Navidad

Un señor de traje gris

Entrevista Javier Vázquez Ezcurdia 2 Mis Palabras con Letras

Y aquí está la entrevista:

1.-  Esta primera pregunta se ha convertido en un clásico y es obligatoria en mis entrevistas, ya que me interesa mucho conocer vuestra respuesta y profundizar en vuestras referencias literarias.  Estoy convencida de que siendo escritora, eres primero una gran y apasionada lectora.  ¿Qué te gusta leer y cuáles son tus autores preferidos? 

Buf… ¡Qué complicado!  Por mi trabajo, tengo que leer mucho; fundamentalmente novedades.  Eso me permite descubrir a muchos escritores.  Me gustan mucho Alejandro Palomas, Andrés Neuman, Juan del Val, Máximo Huerta, Reyes Monforte, Carmen Posadas…  Y he descubierto a grandísimos guionistas de televisión como Susana López Rubio o Ramón Campos, que son excelentes narradores y que, quizás por su oficio de “contar para ver por capítulos”, le dan un ritmo de diálogos frescos y giros constantes a sus historias.

Si hablamos de géneros, me encantan las novelas de detectives; lo mismo de Agatha Christie que de Jerónimo Tristante, Paul Pen o Carme Chaparro.  Y a todo esto hay que sumarle mi pasión por los clásicos.  Me encanta releer a Lope de Vega, Cervantes, Molière, Verne…  Y también siento debilidad por Eça de Queiroz.  ¡Ah!  ¡Y teatro!  También me gusta mucho leer teatro.

2.-  Tengo la seguridad de que todos los principios son difíciles para cualquier autor.  Por eso, quiero pedirte que nos cuentes con detalle cómo comenzó tu aventura de escribir, cómo ha sido el proceso de tu primer libro «Tango para una asesina» y cómo fueron tus primeros pasos dando forma a tus palabras. 

“Tango para una asesina” ha sido un proyecto de seis años.  He disfrutado mucho documentándome, investigando en la historia cotidiana de Zaragoza de principios de siglo, imaginando a los personajes y dejándome arrastrar por ellos.  Sin embargo, tener que compaginar la escritura con un trabajo que me encanta, pero que me “come” todas las horas del día, ha sido todo un reto.  Exige ser muy disciplinado para llegar a casa y ponerte a escribir después de todo el día en danza.

Había temporadas en las que no podía dedicarle tiempo a la novela porque se me cruzaban otros proyectos más urgentes.  Eso me obligaba a releer todo lo que llevaba escrito antes de retomar la escritura.  Siendo una novela de detectives no podía dejar cabos sueltos.  Así que llegó un momento en el que empecé a dedicar fines de semana completos para poder centrarme en el desarrollo de las tramas y a enviarme a mí mismo notas con el móvil cada vez que me venía una idea a la cabeza.  Un par de años, dediqué todas mis vacaciones de verano a darle los últimos empujones a la novela: uno para terminarla y el otro para pulirla, revisarla y corregirla.

3.-  Es un momento complicado para los libros, las librerías y la lectura.  En ese contexto y teniendo en cuenta tu destacada labor periodística y tu obra previa en narración infantil y teatro ¿puedes contarnos si tu sueño es poder vivir de la profesión de escribir? Si tuvieses que elegir ¿por qué faceta te decantarías? ¿Te gusta compaginar ambas? ¿Cómo ha sido tu relación con las editoriales? 

Yo siempre digo que me gusta contar historias.  En la radio, en el teatro, en los libros, a veces en la tele…  Ni puedo ni quiero elegir.  Todas me llenan por igual y prefiero compaginarlas aunque, a veces, resulta complicado.  Lo que es cierto es que unas acostumbran a hacer cameos en las otras.  El teatro está muy presente en la radio, en la forma de escribir los diálogos de los libros, en la tele…  O la radio hace que, muchas veces, lo que escribo suene.  De hecho, suelo escribir leyendo en voz alta.

Respecto a las editoriales he encontrado de todo.  Algunas que ni se molestan en dar por recibido un manuscrito, otras que te tratan estupendamente, las que cuidan muchísimo el libro y las que hay que estar encima.  ¡Ah!  Y también la autoedición que, tal y como está el patio, es algo a tener en cuenta.  A veces, hasta los grandes grupos editoriales te encaminan hacia ello.

Entrevista a Javier Vázquez Ezcurdia 3 Mis Palabras con Letras

4.-  Como sabrás, se comenta con frecuencia que los jóvenes dejan de leer a los 17 años porque prefieren lo inmediato, la tecnología, el móvil. ¿Es posible hacer algo para recuperar su afición? ¿Se puede competir con las series y con lo visual que ellos eligen? ¿Es viable convencerles de la importancia de los libros?

Convencer es complicado.  A un chaval basta que le digas lo que tiene que hacer para que haga justo lo contrario.  Yo no creo que sea una cuestión de lucha entre la tecnología o lo audiovisual con los libros.  No son enemigos, son complementarios.  La transmedia funciona.  Hay muchos chavales que llegan a una saga de libros porque les ha gustado la serie que los ha adaptado.  O libros que se publican para dar recorrido a una trama que aparece en la pantalla.  Yo creo que se trata de dejarles elegir lo que quieren leer.  Para mí es igual de válido un cómic, una novela gráfica o un libro de poemas, en papel o digital…  Pero que elijan ellos en función de sus gustos.  No obstante creo que hay que buscar formatos multimedia que se complementen.

En cuanto a autores, creo que tenemos grandes referentes –y muchos aragoneses– que saben enganchar estupendamente con los jóvenes.  Ahí están David Lozano, Sandra Andrés, Begoña Oro o Nando López.  #Soymuyfan de los cuatro 😉

5.- Esta es otra pregunta que repito en mis entrevistas, porque me apasiona descubrir vuestros pequeños secretos, vuestra forma de trabajar. Me interesa conocer cómo escribes, si tienes un espacio determinado para hacerlo, un horario fijo, algún ritual. 

Jajaja…  Mi único ritual es encontrar el tiempo suficiente para hacerlo.  Por lo general en el portátil, en silencio y con conexión a Internet para consultar el diccionario en línea de la RAE o buscar la información que me ayude a desarrollar la trama.  No obstante, te confieso que, en más de una ocasión, las notas del teléfono móvil me han servido para escribir el cuerpo principal de algún capítulo, cuando la inspiración me ha pillado fuera de casa.

6.- También me gustaría saber cómo te inspiras, cómo solucionas un día de poca creatividad, cómo vas formando los personajes, si tienes el final de la historia claro desde el inicio. Tu novela adentra al lector en la Zaragoza de comienzos del siglo XX, a donde decide huir la protagonista de la historia.  Por eso quiero pedirte que nos cuentes cómo te has documentado, cómo preparas la información que servirá de contexto a tus personajes. 

Quizás sea por mi faceta teatral, pero para mí es muy importante conocer bien a los personajes, saber a qué se dedican, imaginar su pasado, antes incluso de que empiecen a actuar en la novela.  Siempre comienzo por darles un nombre que te haga pensar que no podrían llamarse de otra manera.  Estoy convencido de que los nombres imprimen carácter.

A partir de ahí voy tejiendo una historia –y no sé cómo– pero los personajes van entrando y saliendo por sí mismos; van fluyendo en la narración.  A veces estoy escribiendo y es como si los viera en un escenario, como si yo fuera el espectador; incluso me sorprenden igual que si no supiera por qué se comportan así los personajes.

Suelo estar escribiendo los primeros capítulos cuando me viene la idea para el final de la novela.  Esa inspiración no hay que abandonarla; hay que darle forma y ponerse a escribir.  Una vez con el final bien construido, se trata de ir acompañando en cada capítulo a los personajes para que lleguen hasta allí.

En “Tango para una asesina” la documentación ha sido clave para ir guiando a los protagonistas y a su coro de acompañantes.  Quería que pasearan por las calles que existieron en su época, que compraran en esas mismas tiendas, frecuentaran sus cafés y tomarán el té en los palacetes de la gente bien o en los salones de los hoteles de moda.  Para eso me he sumergido en libros y archivos, buscando imágenes de principios del siglo XX, en tratados de moda, cartas de restaurantes o en los ecos de sociedad de la prensa de la época.  En algunos casos visitando edificios y paseando mucho por la Zaragoza que retrato en la novela, con ojos curiosos y tratando de descubrir huellas del pasado.  El día que un reflejo del sol sobre una fachada me reveló los rastros del antiguo comercio que ocupó ese mismo local, me sentí como Indiana Jones encontrando el arca perdida.

Entrevista a Javier Vázquez Ezcurdia 4 Mis Palabras con Letras

7.- Me he animado a participar en distintos concursos, no sé si acertadamente, con el fin de encontrar un sitio y comprobar la calidad de mis relatos.   En tu opinión ¿son útiles estos certámenes? ¿Puedes contarnos tu experiencia? Sé también que has sido jurado en múltiples ocasiones ¿cómo es esta tarea?

He estado muchas veces en los dos lados: en el de jurado y en el de participante.  Obviamente, a todos nos gusta que valoren y reconozcan nuestro trabajo; pero creo que, como autores, la principal razón por la que tenemos que escribir es porque sentimos la necesidad de contar algo a unos futuros lectores.

Como participante, en muchas ocasiones me he sentido defraudado.  Recuerdo cierto premio en el que, cuando fui a recoger las copias de mi manuscrito, descubrí que ni siquiera se habían molestado en leerlo.  Hace tiempo que decidí no volver a presentarme a ningún premio literario.  Y eso que, gracias a algunos concursos, he vivido experiencias estupendas.

Como jurado –y quizás porque conozco también lo que es estar al otro lado– intento ser lo más objetivo posible y valorar todo el esfuerzo que hay detrás de cada propuesta que se presenta.  A veces es muy difícil decidir; sobre todo cuando hay muchos trabajos presentados que leer.  Uno es consciente de las ilusiones que hay en cada folio.  Afortunadamente, los jurados se componen de varios miembros y, cada uno, aporta una mirada diferente que enriquece la decisión final.

8.- Supongo que no hay una sola respuesta, ni es fácil definirlo.  Pero ¿qué crees que tiene que tener un buen escritor para serlo?.  ¿Se puede aprender a escribir con la formación adecuada o es un valor innato? 

Sobre todo sentir la necesidad de contar.  La técnica de escribir quizás se pueda aprender pero, si no hay alma en lo que se cuenta, nunca llegará a atrapar a los lectores, aunque esté maravillosamente escrito.

9.- Me interesa también tu opinión respecto a internet y las redes sociales.  A los lectores nos gusta la cercanía que permiten con los escritores y la posibilidad de hacerles llegar nuestras impresiones sobre sus obras.  ¿Crees que facilitan la relación entre autor y lector? ¿Pesa más lo positivo que lo negativo? ¿Es importante gestionarlas directamente o es mejor contar con un profesional?

Las redes están ahí y forman parte de nuestra vida.  Nos permiten elegir a quién seguir y segmentar la información en función de nuestros intereses.  Eso es maravilloso; pero hay tanto, que es necesario saber en qué red estar, detectar el perfil de nuestros seguidores y saber qué les interesa y qué no.  Y a partir de ahí, cuándo es el mejor momento para publicar un post y qué tipo de contenidos nos da un mayor número de interacciones.

Yo creo que estar por estar es una pérdida de tiempo y de esfuerzo.  Si uno está en redes y busca presencia en Internet, es necesario que sea activo y que interactúe con sus lectores y seguidores.  A cada comentario hay que responder siempre, sea bueno o sea malo.  Esa persona se tomó tiempo en escribirte y dar su opinión.  Gestionarlas personalmente o contar con alguien que lo haga por ti, ya es una decisión personal.  Atender bien las redes requiere muchísimo tiempo y es sacrificado.  Que alguien responda por nosotros requiere mucha confianza y que sepa perfectamente cómo actuaríamos.  Es nuestro prestigio el que responde.

Entrevista a Javier Vázquez Ezcurdia 5 Mis Palabras con Letras

10.- Otra clásica cuestión en mis entrevistas. ¿Crees que existe una literatura para mujeres y que si el autor es hombre o mujer influye en el libro? 

Rotundamente no.

11.- Tienes Acabas de publicar tu novela «Tango para una asesina».  ¿Qué resaltarías de esa historia para convencerme de que es mi siguiente lectura? ¿Qué sensación produce ver tu novela publicada? ¿Puedes contarnos algo más sobre la influencia de las novelas de Agatha Christie en esta obra? 

Te pediría que me dieras la oportunidad de atraparte en una historia de detectives, intrigas y cuplés en la Zaragoza de principios del siglo XX; una ciudad apasionante, en plena transformación, de cafés y calles bulliciosas y palacetes modernistas que esconden secretos inconfesables.  Una novela llena de acción, en la que no dejan de pasar cosas y con un final insospechado.  Y esto no lo digo yo; lo han dicho los lectores.

La verdad es que ver la novela publicada ha sido un sueño cumplido.  Detrás de “Tango para una asesina” hay mucho tiempo, mucho esfuerzo y muchas ilusiones.  Y respecto a Agatha Christie, yo siempre he devorado sus novelas.  De pequeño no concebía los veranos sin sus historias.  ¡Hasta la portada de mi libro quería que recordara a las de sus novelas, llena de objetos que dan pistas de la trama!  De hecho, cuando empecé a escribir “Tango para una asesina”, quería que fuera una novela de detectives, a la manera de Agatha Christie; pero luego acabó teniendo un peso costumbrista muy importante, con mucho sentido del humor y una pizca de revista musical.

12.-  Y la última pregunta está relacionada con el presente y con el futuro. Eres una persona polifacética, con múltiples proyectos e implicado siempre en la actividad de la ciudad y de Aragón en general.  ¿Estás ya trabajando en una nueva historia? En caso afirmativo ¿nos puedes adelantar algo? ¿Cuáles son tus próximos planes relacionados con la cultura? 

Pues ha sido tal la acogida a este “Tango para una asesina” que, en vista de que muchos lectores ya me lo han pedido, estoy inmerso en la documentación para la siguiente novela.  Aunque antes creo que me gustaría ver a este “tango” subido a los escenarios, quién sabe…  De momento tengo más de un proyecto de teatro en mente.  El reto es encontrar el tiempo para ponerlos en marcha.  Ahora la prioridad es seguir presentando “Tango para una asesina” por todo Aragón y visitar todos los clubes de lectura que quieran descubrir los secretos del libro.

¡¡No puedo más que reiterar mi agradecimiento por esta entrevista a Javier Vázquez Ezcurdia!! Gracias por su disposición, su tiempo y sus respuestas, se nota el mimo que ha puesto al contestar y que le apasiona contar historias.

Javier, ha sido un verdadero placer que hayas aceptado mi invitación.  Sinceramente, estoy deseando leer tu novela y descubrir esa Zaragoza de principios de siglo XX, esa ciudad de los grandes cafés, de los palacetes modernistas, por la que pasaban  muchos personajes interesantes.

¡Te deseo lo mejor en con tu primera novela y en todos tus proyectos!

 

Entrevista a Espido Freire

Entrevista a Espido Freire

Entrevista a Espido Freire

Ya os comenté que empezaba septiembre con muchísima ilusión y no os engañaba.  Hoy publico una nueva entrevista del máximo interés, que viene a aumentar el número de entrevistas en el blog. He podido plantear a la escritora Espido Freire 12 preguntas, sobre diversos temas relacionados con la literatura.  ¡Claro! ¡estoy muy contenta de poder enseñaros sus respuestas!

No puedo más que mandarle ¡¡un millón de gracias desde aquí!!, porque además sé que está realmente ocupada con sus nuevos proyectos.

Entrevista a Espido Freire 1 Mis Palabras con Letras

Primero os la presento:

Espido Freire nació en Bilbao en 1974. Debutó como escritora con “Irlanda”, novela que supuso una sorpresa en el entorno literario de aquel momento.

Año y medio más tarde consiguió el Premio Planeta por su obra “Melocotones helados” (1999). Se convertía con veinticinco años en la ganadora de menor edad en la historia del galardón.

Ha publicado otras seis novelas, varios libros de cuentos, ensayos, otros géneros (poemas, libro ilustrado, teatro…) y también novelas juveniles.

Colabora y ha colaborado con los principales medios de prensa nacionales, publica  en las revistas Objetivo Bienestar, Harper’s Bazaar, y Mujer Hoy, además de con la plataforma literaria Zenda. También ha trabajado como traductora literaria. Por otro lado, es creadora de contenidos para marcas y participa o protagoniza frecuentes campañas de publicidad.

Mantiene su propia página web y posee perfiles en Facebook, Twitter e Instagram @espidofreire

Durante la última década ha impartido cursos de creación literaria en las principales universidades españolas y varias internacionales. Se ha especializado en cursos de expresión oral y escrita y en oratoria para profesionales.

Es directora del Master de Creación Literaria de la Universidad Internacional de Valencia, VIU y profesora en el Master de Traducción de esa misma universidad.

Entrevista a Espido Freire 2 Mis Palabras con Letras

Sus novelas:

Irlanda

Planeta, 1998, Premio Millepages

Donde siempre es octubre

1999

Melocotones helados

1999

Diabulus in musica

2001

Nos espera la noche

2003

Soria Moria

Algaida, Premio Ateneo de Sevilla 2006

La flor del Norte 

Editorial Planeta 2011

Llamadme Alejandra

Planeta, Premio Azorín 2017

Entrevista a Espido Freire 3 Mis Palabras con Letras

Sus novelas juveniles:

La última batalla

El chico de la flecha

El misterio del arca

(Anaya Infantil, con la que ganó el Premio Letras del Mediterráneo 2018).

Y aquí está la entrevista:

1.-  Esta primera pregunta se ha convertido en un clásico y es obligatoria en mis entrevistas, ya que me interesa mucho conocer vuestra respuesta y profundizar en vuestras referencias literarias.  Estoy convencida de que siendo escritora, eres primero una gran y apasionada lectora.  ¿Qué te gusta leer y cuáles son tus autores preferidos? 

Soy, efectivamente, una lectora voraz, pero con mayor afinidad por títulos específicos que por autores.

Entre los clásicos sí puedo hablar de Shakespeare, o de Jane Austen o las Brontë como autores a los que no encuentro un pero; con los contemporáneos depende de cada novela. Intento estar al tanto de las novedades, tanto literarias como comerciales.

Y dedico varias horas al día a leer.

2.-  Tengo la seguridad de que todos los principios son difíciles para cualquier autor.  Por eso, quiero pedirte que nos cuentes con detalle cómo comenzó tu aventura de escribir, cómo fue el proceso de tu primer libro, de tus primeros pasos dando forma a tus palabras. 

No, en mi caso mentiría si dijera que fue difícil: se me hizo largo porque desde los 16 años ya tenía Irlanda, y había escrito otras dos o tres novelas más durante la universidad, pero comencé a publicar a los 23 años, aceptaron sin demasiadas vacilaciones ese libro y el siguiente, y para mí escribir era un proceso natural y casi instintivo.

De hecho, me cuesta entender que alguien a quien le cueste escribir y sufra haciéndolo se dedique a pergeñar historias.

3.-  Es un momento complicado para los libros, las librerías y la lectura.  En ese contexto, tú eres una escritora de éxito, aunque vi un vídeo en el que explicabas los reducidos beneficios que correspondían a los autores. ¿Puedes contarnos cuándo llegó el momento de poder vivir de esa profesión? ¿Cuál fue la calve que te indicó que podías vivir publicando? ¿Cómo ha sido tu relación con las editoriales?.

Nunca ha sido un buen momento, que yo recuerde, ni para los libros, ni para las librerías ni para la lectura, si bien es cierto que desde que comencé a publicar la situación ha empeorado.

Yo me dediqué en exclusiva a escribir y al entorno literario desde el primer libro: es decir, he vivido durante los últimos 21 años de los derechos de autor, los artículos, las conferencias, cursos y otras actividades que se derivan de ser escritora. No hubo ninguna clave, solo una decisión. Mientras mis compañeros universitarios se preparaban para oposiciones o carreras académicas, yo me enfoqué a la creación y a generar contenidos.

Respecto a las editoriales, he publicado en grandes grupos y en editoriales pequeñas, y la relación se entabla con un editor y su equipo; acaba siendo de persona a persona, con las simpatías y las distancias que eso supone. Entiendo que trabajo con ellos, no aspiro a que sean mis amigos ni protectores, y eso ha hecho que la relación laboral hacia sido buena o muy buena.

4.-  Como sabrás, se comenta con frecuencia que los jóvenes dejan de leer a los 17 años porque prefieren lo inmediato, la tecnología, el móvil. ¿Es posible hacer algo para recuperar su afición? ¿Se puede competir con las series y con lo visual que ellos eligen? ¿Es viable convencerles de la importancia de los libros?

Sí, hay que haber sembrado mucho y con mucha insistencia durante la infancia y la adolescencia. No es solo la tecnología, sino que los estudios superiores o el trabajo suponen también una dura competencia por el tiempo y la atención. No se trata de competir, además, sino de compartir el espacio.

Y respecto a convencer a alguien de algo… gustos e  ideología son dos de las constantes más fieles que se mantienen en la vida. Aún así, siempre se logra algo. Los lectores somos la resistencia.

5.- Esta es otra pregunta que repito en mis entrevistas, porque me apasiona descubrir vuestros pequeños secretos, vuestra forma de trabajar. Me interesa conocer cómo escribes, si tienes un espacio determinado para hacerlo, un horario fijo, algún ritual. 

No, no. Cada vez menos, antes escribía con música, al menos. Ahora lo hago donde sea, como sea, cuando sea. Si puede ser en casa, mejor. Me encantaría convertirlo en algo más místico, pero estaría mintiendo.

6.- También me gustaría saber cómo te inspiras, cómo solucionas un día de poca creatividad, cómo vas formando los personajes, si tienes el final de la historia claro desde el inicio. Y también cómo te documentas para tus obras, cómo preparas la información que servirá de contexto a tus personajes. 

Creo muy poco en la inspiración, y mucho en el oficio. Eso me da la ventaja de no depender demasiado de la creatividad ni de los días buenos. Tras tantos años de tramar historias, de escribirlas y de describirlas, se ha convertido en una segunda naturaleza. Una veces son más brillantes, otras más cotidianas, pero el trabajar, como yo, con esquemas cerrados y con una laboriosa planificación previa solventa gran parte de esas dificultades. El final, el desarrollo, todo queda claro antes de comenzar a redactar.

Por otro lado, la documentación merecería una entrevista por sí sola: cada libro requiere una diferente con medios distintos.

7.- Me he animado a participar en distintos concursos, no sé si acertadamente, con el fin de encontrar un sitio y comprobar la calidad de mis relatos.   En tu opinión ¿son útiles estos certámenes? ¿Cuál es tu experiencia? ¿Has sido jurado alguna vez?

Sí, claro que son útiles siempre que escojas bien a cuales te presentas y que tus expectativas sean moderadas. Ten en cuenta que un concurso no es un estudio de tu obra, solo una competición.

Hace muchos años que soy jurado de novela y relato, sobre todo, y mi experiencia me dice que no siempre gana la mejor obra, sino aquella que despierta mayor acuerdo: la unanimidad es rara. Y el azar juega una parte importante en el resultado.

8.- Supongo que no hay una sola respuesta, ni es fácil definirlo.  Pero ¿qué crees que tiene que tener un buen escritor para serlo?.  Sé que impartes también cursos ¿se puede aprender a escribir con la formación adecuada? 

Un buen escritor debe poseer una mirada y una voz propia, algo dificilísimo de conseguir y que debe educarse toda la vida. Por supuesto que a escribir se aprende. Y se pule, y se consiguen resultados si se está dispuesto a aprender y se es flexible frente a las posibilidades. Casi siempre me encuentro con carencias en la forma, falta de lecturas, o exceso de ambición. Formar parte del proceso de un nuevo autor es algo fascinante, y eso es lo que busco como directora del Máster de Creación Literaria de la VIU.

9.- Me interesa también tu opinión respecto a internet y las redes sociales.  A los lectores nos gusta la cercanía que permiten con los escritores y la posibilidad de hacerles llegar nuestras impresiones sobre sus obras.  ¿Crees que facilitan la relación entre autor y lector? ¿Pesa más lo positivo que lo negativo? ¿Es importante gestionarlas directamente o es mejor contar con un profesional?

Bueno, a mí me ha ido especialmente bien en Instagram y estoy subiendo de manera constante en Twitter, donde tardé más en posicionarme hasta que entendí el lenguaje  y las normas no escritas.

Yo recomendaría llevarlas siempre en persona, y tener una buena estrategia de comunicación: no mezclar lo personal con lo profesional, cuidar mucho el contenido y ofrecer, en lo posible, algo original. A mí me ha ido bien así, y además de los aspectos que mencionas me ha abierto otras oportunidades de trabajo y de acercarme a otros campos.

10.- Otra clásica cuestión en mis entrevistas. ¿Crees que existe una literatura para mujeres y que si el autor es hombre o mujer influye en el libro? 

Creo que hay gustos y temas. Visiones y aspectos determinados, condicionados por países, por género, por clase social y por generación. Ser mujer influye hasta el punto en el que tú lo desees.

11.- Tienes numerosas novelas publicadas.  Entre todos tus libros ¿cuál me recomendarías? ¿Porqué elegirías precisamente ése? ¿Qué resaltarías de esa historia para convencerme de es mi siguiente lectura? 

La primera o la última novela. Porque puedes comenzar por el inicio de mi carrera, o por el final (que es otra manera de inicio). Respecto a lo de convencer… ya he dicho que no es lo mío. Sin duda te interesará, pero si  ves que no, coge otro.

12.-  Y la última pregunta está relacionada con el presente y con el futuro.  Me he dado una vuelta por tu página web y he podido comprobar que tienes una agenda llena de proyectos, incluyendo el lanzamiento de un perfume con su propio relato.  ¿Estás ya trabajando en una nueva historia? En caso afirmativo ¿nos puedes adelantar algo? 

A finales de octubre aparecerá mi nueva novela en Planeta, y en noviembre, la nueva novela juvenil en Anaya.

Durante todo octubre, noviembre y 2020 continuaré con mis viajes literarios, en los que pueden acompañarme los viajeros que lo deseen.

Sigo en la Ser, en Los Muchos Libros, y con la II edición del Máster. Efectivamente, siempre intento combinar proyectos más divulgativos y populares con otros de corte académico; y la literatura es siempre el eje conductor.

¡¡¡No puedo más que reiterar mi agradecimiento a Espido por esta entrevista, por su disposición, su tiempo y sus respuestas!!! Ha sido un verdadero placer que hayas aceptado mi invitación y que hayas compartido tu experiencia y tus imprsiones con nosotros.

¡Te deseo lo mejor en tus nuevos proyectos!

 

Entrevista a Begoña Oro

Entrevista a Begoña Oro

Entrevista a Begoña Oro

Vuelvo con muchas fuerza e ilusión después de las vacaciones… y comienzo septiembre con una nueva entrevista. ¡Qué afortunada soy! He conseguido que otra escritora responda a mis 12 preguntas. En esta ocasión le planteo diversas cuestiones a la autora Begoña Oro.  ¡No os perdáis sus interesantes respuestas y, por favor, pasaros por su genial página web!

Ha aceptado compartir conmigo su tiempo, su amabilidad y su punto de vista sobre distintos temas.  ¡¡Gracias Begoña!! 

Entrevista a Begoña Oro 1 Mis Palabras con Letras

Primero os la presento:

Begoña Oro nació en Zaragoza.

Durante años trabajó en el mundo editorial, en Barcelona y en Madrid, como editora de libros prácticos, clásicos y, sobre todo, obras juveniles.

Más tarde, trabajó como responsable de Investigación y Comunicación editorial. Impartió talleres de lectura por toda Centroamérica, y se dio cuenta de que la lectura puede cambiar el mundo: «reading for change».

Al final, descubrió que lo que quería era contar sus propias historias y decidió que su aportación a la causa lectora, a la causa educativa, sería «writing for change».

Hace tiempo que tiene un lector de libros electrónicos, perfil secreto en Facebook, cuenta secreta en Twitter y dos blogs igualmente secretos. Y más de 200 títulos publicados, entre libros escritos por ella y libros traducidos.

Sus obras para niños las podéis ver aquí.

Sus obras para no tan niños:

Pomelo y limón

Premio Literatura Juvenil Gran Angular 2011

Don Juan Tenorio

Adaptación del clásico de José Zorilla al cómic

Croquetas y wasaps

¡Buenas noches Miami!

X Premio Eurostars Hotels Narrativa de Viajes

Tú tan cáncer y yo tan virgo

Premio Jaén de Narrativa Juvenil 2018

Entrevista a Begoña Oro 2 Mis Palabras con Letras

Y aquí está la entrevista:

1.-  Esta primera pregunta se ha convertido en un clásico y es obligatoria en mis entrevistas, ya que me interesa mucho conocer vuestra respuesta y profundizar en vuestras referencias literarias.  Estoy convencida de que siendo escritor, eres primero un gran y apasionado lector.  ¿Qué te gusta leer y cuáles son tus autores preferidos? 

Me gusta leer narrativa contemporánea, poesía, literatura infantil y juvenil, clásicos… Un poco de todo, bueno, a poder ser. Pero también aprendo de lo que no me parece tan bueno. Me cuesta darte nombres porque son tantos… Pero, por dar uno, Gloria Fuertes.

2.-  Tengo la seguridad de que todos los principios son difíciles para cualquier autor.  Por eso, quiero pedirte que nos cuentes con detalle cómo comenzó tu aventura de escribir, cómo fue el proceso de tu primer libro, de tus primeros pasos dando forma a tus palabras. 

Di mis primeros pasos profesionales como editora. Eso me dio una visión privilegiada del proceso de creación «desde el otro lado». Aprendí mucho y creo que no he dejado de llevar una editora en mí, alguien que revisa con esmero, espíritu crítico y cariño lo que yo misma escribo.

Mis primeros libros, durante mucho tiempo, fueron libros de texto hechos por encargo, que es otra fabulosa forma de aprender y de inculcarte una disciplina férrea.

3.-  Es un momento complicado para los libros, las librerías y la lectura.  En ese contexto, tú eres una escritora con más de 200 títulos publicados, entre libros escritos por ti y libros traducidos.  En este sentido ¿puedes contarnos si vives de esa profesión? Y en caso afirmativo ¿cuándo llegó el momento de poder hacerlo? Por otra parte ¿cómo ha sido tu relación con las editoriales?.

Actualmente puedo vivir de la escritura y me siento una gran privilegiada por ello. No siempre ha sido así y me consta que hay compañeros muy talentosos que no pueden hacerlo.

He trabajado y trabajo mucho pero no niego que también he tenido mucha suerte ¡y excelentes editoras!

Entrevista a Begoña Oro 3 Mis Palabras con Letras

4.-  Como sabrás, se comenta con frecuencia que los jóvenes dejan de leer a los 17 años porque prefieren lo inmediato, la tecnología, el móvil. ¿Es posible hacer algo para recuperar su afición? ¿Se puede competir con las series y con lo visual que ellos eligen? ¿Es viable convencerles de la importancia de los libros?

Lo que está en nuestra mano es ofrecer a los jóvenes ficciones que valgan la pena el esfuerzo de leer, porque es innegable que supone un esfuerzo.

Personalmente tengo claro que la experiencia de la lectura es distinta y puede competir, y compatibilizarse, con otras, también entre lectores jóvenes. La prueba es que los jóvenes que leen, leen mucho y devotamente.

5.- Esta es otra pregunta que repito en mis entrevistas, porque me apasiona descubrir vuestros pequeños secretos, vuestra forma de trabajar. Me interesa conocer cómo escribes, si tienes un espacio determinado para hacerlo, un horario fijo, algún ritual. 

Antes era nocturna pero ahora me gusta escribir fresca, por las mañanas. Me concentro casi en cualquier sitio: en casa, en la biblioteca, en una cafetería mientras espero dos horas a que mi hijo termine una actividad deportiva…

Me gusta escribir al aire libre: en una terraza, un jardín, un parque… Me gusta distraerme mirando insectos. Si estoy en un sitio público y me distraigo escuchando conversaciones ajenas, me digo a mí misma que también estoy «trabajando», haciendo oído.

6.- También me gustaría saber cómo te inspiras, cómo solucionas un día de poca creatividad, cómo vas formando los personajes, si tienes el final de la historia claro desde el inicio. Y también cómo te documentas para tus obras, cómo preparas la información que servirá de contexto a tus personajes. 

Los días malos, que los tengo, los sorteo trabajando, escribiendo esas páginas que ya sé de entrada que no son buenas y que tendré que cambiar por completo más adelante, pero tengo que pasar por ahí.

A los personajes acabo conociéndolos como si los hubiera parido y son ellos los que me salvan de no tener clarísimo todo el camino. En cierto modo, me van llevando hacia ese final que, sí, he vislumbrado pero que siempre dejo abierto a alguna sorpresa hasta para mí misma. Y sobre la documentación, leo muchísimo sobre el tema que sea. Además, cuando estás metido en un proyecto, es como si la documentación llegara a ti; todo te resuena a ese proyecto.

7.- Me he animado a participar en distintos concursos, no sé si acertadamente, con el fin de encontrar un sitio y comprobar la calidad de mis relatos.   En tu opinión ¿son útiles estos certámenes? ¿Cuál es tu experiencia? ¿Has sido jurado alguna vez?

Me parecen muy útiles. Es una manera de asegurarte de que te leerán en un plazo determinado de tiempo (los concursos se fallan en una fecha y no se puede retrasar la lectura de manuscritos). Yo me he presentado a concursos, he ganado, he perdido, he quedado finalista… y también he sido prelectora. En varias ocasiones, he leído minuciosamente muchos de los manuscritos presentados a distintos concursos para elaborar un informe de cada uno y hacer una propuesta de preselección para el jurado. Como he realizado ese trabajo de manera rigurosa y honesta y se cree el ladrón que todos son de su condición, tengo mucha fe en la limpieza de los concursos de literatura infantil y juvenil.

8.- Supongo que no hay una sola respuesta, ni es fácil definirlo.  Pero ¿qué crees que tiene que tener un buen escritor para serlo?

Rigor en su trabajo, autoexigencia, amor por las palabras, pasión por los diccionarios, curiosidad por el mundo, experiencia vital, empatía, ingenio, paciencia, tiempo, una habitación propia… Uf, tantas cosas…

9.- Me interesa también tu opinión respecto a internet y las redes sociales.  A los lectores nos gusta la cercanía que permiten con los escritores y la posibilidad de hacerles llegar nuestras impresiones sobre sus obras.  ¿Crees que facilitan la relación entre autor y lector? ¿Pesa más lo positivo que lo negativo? ¿Es importante gestionarlas directamente o es mejor contar con un profesional?

Me hace muy feliz encontrarme con los lectores en ferias, colegios, firmas… y también en las redes sociales. En realidad, me hace especial ilusión ese contacto en redes porque, tímida como soy, las redes me dan cierta «distancia de seguridad» y, obviamente, el registro escrito es mi favorito. Lo malo es que estar en las redes sociales, como todo, lleva tiempo, un tiempo que tienes que restar a otra actividad. A mí me gusta llevarlas personalmente pero entiendo que haya quienes deleguen esa labor.

10.- Otra clásica cuestión en mis entrevistas. ¿Crees que existe una literatura para mujeres y que si el autor es hombre o mujer influye en el libro? 

¿Literatura para mujeres? Ay, pobres hombres. ¿Por qué privarles de determinadas obras? ¿No llevamos nosotras siglos leyendo sus cositas?

Creo que en un libro influye todo: que su autor sea hombre, mujer, hija única, padre de gemelos, manco, venida a menos, luterano, pecosa… Escribimos con lo que somos.

11.- Recientemente he leído tu libro «Pomelo y limón» porque se lo mandaron en clase a mi hijo y así pude hacerle preguntas sobre el mismo para prepararlo.  La verdad es que disfrutamos con la lectura y después comentando lo que iba pasando.  Me encantó cuando me dijo «mamá, hay temita».  Pero ¿qué obra tuya me recomendarías que leyese? ¿Qué te ha dado más satisfacciones la literatura para niños o para no tan niños? 

Te recomendaría ‘Tú tan cáncer y yo tan virgo’, una obra escrita a cuatro manos con el científico Alberto J. Schuhmacher en la que también “hay temita” (muy fan del comentario de tu hijo).

Respecto a la obra que me ha dado más satisfacciones, probablemente la colección de la ardilla Rasi (La pandilla de la ardilla) o Misterios a domicilio. Es muy emocionante ver la entrega de esos primeros lectores.

12.-  Y la última pregunta está relacionada con el presente y con el futuro.  ¿Estás ya trabajando en una nueva historia? En caso afirmativo ¿nos puedes adelantar algo? 

¡Sí! ¡No!

¡¡¡Un millón de gracias Begoña por tu amabilidad y tus respuestas en la entrevista!!! Me hiciste realmente feliz cuando aceptaste mi invitación y me pediste sin dudarlo las preguntas.

Aunque me han encantado tus respuestas, me quedo con la frase: «Escribimos con lo que somos»Estoy completamente de acuerdo y no puede ser de otra forma.  

¡Estaré muy pendiente de tu nueva y secreta (por ahora) historia!