Entrevista a Zoé Valdés

Entrevista a Zoé Valdés

Entrevista a Zoé Valdés  

Cuando nuestra vida empieza a retomar poquito a poco el pulso de la normalidad, he tenido la oportunidad de hacerle una entrevista a la escritora Zoé Valdés

Como suele ser habitual, ha respondido a las 12 preguntas sobre diversos temas relacionados con la literatura, con su forma de escribir y sobre sus libros.

Acaba de publicar una nueva novela y por eso este momento es excelente para plantearle el cuestionario y leer sus respuestas, como si se tratase de una interesante conversación en torno a un café.

¡Importante! La foto destacada es de Attys Luna, la de aquí abajo es un selfie y la segunda (en la entrada de la librería) es de Regis Iglesias Ramírez

Entrevista a Zoé Valdés Mis Palabras con Letras 1

Primero os la presento:

Zoé Valdés es una escritora cubana de poesía, novela, ensayo y guion.  Nació en La Habana un 2 de mayo de 1959. Estudió en el Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona y en la Facultad de Filología de la Universidad de La Habana. Más tarde estudió en la Alianza Francesa en París, en donde estuvo destinada con la delegación de Cuba en la UNESCO, y después en la Oficina Cultural de la Misión de Cuba en París.

Valdés ha sido subdirectora de la revista Cine Cubano durante cinco años y guionista del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica. Desde 1997, posee la nacionalidad española.

Miembro de la Orden de las Artes y las Letras francesa, ha obtenido varios premios literarios como el Fernando Lara de Novela por «Lobas de mar» o el Azorín por «La mujer que llora».

Mario Vargas Llosa ha dicho sobre ella: «Zoé Valdés es una importante escritora cubana que vive exiliada en Francia.  Es muy conocida en la comunidad de habla hispana por la calidad de su trabajo y por su valiente lucha contra la dictadura cubana, en particular, y por sus críticas a todos los regímenes autoritarios, en general.  También por su defensa permanente de los derechos humanos, y de los periodistas y escritores perseguidos en todo el mundo».

Entrevista a Zoé Valdés Mis Palabras con Letras 2

Sus libros:

Respuestas para vivir  (1982)

Todo para una sombra  (1986)

Sangre azul  (1993)

La hija del embajador  (1995)

La nada cotidiana  (1995)

Vagón para fumadores  (1996)

Cólera de ángeles  (1996)

La ira  (1996)

Te di la vida entera  (1996)

Café Nostalgia  (1997)

La sombra de La Habana  (1997)

Los poemas de La Habana  (1997)

Traficantes de belleza (1998)

Cuerdas para el lince  (1999)

Los aretes de la luna  (1999)

Querido primer novio  (1999)

Milagro en Miami  (2000)

El pie de mi padre  (2000)

Breve beso de la espera  (2002)

Los misterios de La Habana  (2002)

Lobas de mar  (2003)

Luna en el cafetal  (2003)

La eternidad del instante  (2004)

Cuentos de La Habana  (2005)

Bailar con la vida  (2006)

La cazadora de astros  (2007)

El ángel azul  (2008)

La ficción Fidel  (2008)

Anatomía de la mirada  (2009)

Una novelista en el Museo del Louvre  (2009)

El todo cotidiano  (2010)

La mujer que llora  (2013)

La Habana, mon amour  (2015)

La noche al revés  (2016)

La salvaje inocencia  (2018)

El beso de la extranjera. Monumento porno-existencial al amor  (2018)

La casa del placer  (2019)

Pájaro lindo de la madrugá  (2020)

Y aquí está la entrevista:

 

1.-  Esta primera pregunta se ha convertido en un clásico y es obligatoria en mis entrevistas, ya que me interesa mucho conocer vuestra respuesta y profundizar en vuestras referencias literarias.  Estoy convencida de que siendo escritora, eres primero una gran y apasionada lectora.  ¿Qué te gusta leer y cuáles son tus autores preferidos? 

Leo mucha poesía cuando escribo novelas, y mientras escribo poesía leo novelas y ensayos. Leo por intuición y por recomendación. Y leo por descubrimiento, me fascina descubrir autores vivos como muertos, que todavía no había leído. Releo también mucho.

Son muchos mis autores predilectos. Los últimos y desde hace algún tiempo Sándor Márai. Mis referencias son numerosas. Tengo una cultura vasta, aunque caótica. Puedo hablar de Cátulo, Terencio, Esquilo, Cervantes, Francisco de Quevedo, como de François Rabelais. Samuel Beckett y Federico García Lorca también son referentes importantes. Guillermo Cabrera Infante, Dulce María Loynaz, Renaldo Arenas, Lydia Cabrera, Leví Marrero, Raoul García Iglesias, entre los autores cubanos.

 

2.-  Tengo la seguridad de que todos los principios son difíciles para cualquier autor.  Por eso, quiero pedirte que nos cuentes con detalle cómo comenzó tu aventura de escribir, cómo fueron esos primeros pasos dando forma a tus palabras. 

Empecé a escribir para acompañar mi soledad de niña asmática e imaginativa, a la edad de once años. Se trataba como en la mayoría de los escritores de un diario. Desde que tengo uso de razón y que aprendí a leer ansié en silencio escribir libros y confesar mis sentimientos mediante ellos, decirlo todo al papel y al desconocido que luego iría a leerlos. Al final de la tarde escribía en el diario todo lo que había hecho durante la jornada diurna y podía ocurrir que agregara también mis pretenciosas reflexiones. Escribía además sobre mis lecturas. La poesía empezó al mismo tiempo, y nunca me ha abandonado. La poesía definió mi deseo en todos los sentidos.

 

3.-  Es un momento complicado para los libros, las librerías y la lectura.  En ese contexto, tú eres una escritora de éxito.  En este sentido ¿puedes contarnos cuándo llegó el momento de poder vivir de esa profesión que compaginas con la publicación de artículos en prensa? ¿Cuál fue la clave que te indicó que podías vivir publicando? ¿Cómo ha sido tu relación con las editoriales?

Siempre ha sido complicado para las artes y para la literatura, no ha cambiado mucho. La tragedia de hoy es la cantidad de basura que se publica y que se vende por encima de la verdadera literatura, cosas como libros de personajillos televisivos, influencers, y demás ‘porca miseria’.

Yo pasé por momentos muy duros, de escasez y carencias. Aparte del hambre que pasé en Cuba, había veces que no podía conseguir un bolígrafo o un cuaderno nuevo; al simple papel sólo se tenía acceso (comprado no regalado) si se era miembro de la UNEAC (Unión de Escritores y Artistas de Cuba, modelo soviético), y para ser miembro de esa institución comunista había que estar ampliamente probado políticamente y avalado literariamente por grandes nombres también comprobados políticamente. Tras mi exilio todo también fue bastante duro, debí hacer cualquier tipo de trabajo manual y demás, como mismo había hecho en mi país: cuidar niños pesados franceses, limpiar casas, pintar paredes, ebanistería y hasta aseo de barcos. No me quejo, eso me forjó, sobre todo en mi poder de resistencia y optimismo. Después del éxito de ‘La nada cotidiana’ y de otras novelas pude vivir holgadamente de mi escritura, que es en buena medida mi trabajo principal. También he vivido de mi pintura, de mis conferencias. El periodismo paga muy mal, mis columnas sobre la actualidad y de pensamiento son pobremente pagadas, y en ocasiones no recibo un céntimo. No me he enriquecido, aunque quisiera.

 

4.-  Como sabrás, se comenta con frecuencia que los jóvenes dejan de leer a los 17 años porque prefieren lo inmediato, la tecnología, el móvil. ¿Es posible hacer algo para recuperar su afición? ¿Se puede competir con las series y con lo visual que ellos eligen? ¿Es viable convencerles de la importancia de los libros?

El convencimiento tiene que venir de ellos mismos, de su propio interés. El interés es nato. Las nuevas tecnologías han sido muy positivas en algunos casos, en otros han sido nefastas.

Mi madre nunca hizo demasiado para que yo leyera, aunque fue ella quien me dio a leer ‘El Quijote’, que era su único libro, el único que le importaba. Mi padre estaba ausente, mi abuela sí hizo y bastante, todo lo que estuvo a su alcance, pero duró muy poco, aunque su vida en la mía fue impactante y decisiva. Y mi tía leía sus novelitas de amor. El interés mío por la lectura vino de mí misma esencialmente. No todo el mundo tiene el don. No se puede aspirar a que el don sea masivo. Y ese ha sido el error que ha acabado con la individualidad del escritor. El don es eso: un valor misterioso al que muy pocos tienen acceso.

 

5.- Esta es otra pregunta que repito en mis entrevistas, porque me apasiona descubrir vuestros pequeños secretos, vuestra forma de trabajar. Me interesa conocer cómo escribes, si tienes un espacio determinado para hacerlo, un horario fijo, algún ritual. 

Escribo en cualquier parte, en cualquier lugar, a cualquier hora. Mi vida es escribir. El ritual de mi vida es la escritura. Leo junto a un ventanal desde hace más de veinte años, es mi único requerimiento: la luz del día o la de una bujía en la noche.

 

6.- También me gustaría saber cómo te inspiras, cómo solucionas un día de poca creatividad, cómo vas formando los personajes, si tienes el final de la historia claro desde el inicio.  Además, como tus novelas son sobre todo históricas, quiero pedirte que nos cuentes cómo te documentas, cómo preparas la información que servirá de contexto a tus personajes.

Nunca he estado peleada con la inspiración, afortunadamente la mayoría de las cosas en mi entorno me inspiran, y siempre voy creando, mientras vivo e inclusive mientras duermo. Los sueños y la imaginación son fuentes y decisivas importantes en mi estilo. Cuando pongo la primera palabra de una novela es porque ya tengo todos los personajes y hasta domino ya el final de la historia. Escribir es lo más cercano que hay a la precisión de un arquitecto y a la eficacia de un constructor, o de un músico frente a una partitura que debe conocer la melodía antes de leerla, porque ya la he imaginado. Yo conduzco la historia en la novela, pero en la poesía el verso me conduce a mí. En la novela soy yo la dueña, en la poesía poseo un amo: el verso.

No todas mis novelas son históricas. Lo que me importa de la historia es precisamente su lado novelesco. Su vitalidad ‘romanesque’ es lo que me impulsa. Me documento mucho en las bibliotecas, invierto tiempo en ellas, invierto también de mis economías en libros necesarios para recrear el ambiente de mis personajes. Poseer un libro, que sea enteramente mío, me apasiona. Mi novela sobre mi abuelo chino: ‘La eternidad del instante’ llevó más tiempo de investigación y de lecturas y de adquisición de libros caros y en viajes que el tiempo de escribirla. Igualmente ha sucedido con mi más reciente novela ‘Pájaro lindo de la madrugá’ acerca de Fulgencio Batista y Zaldívar.

 

7.- Me he animado a participar en distintos concursos, no sé si acertadamente, con el fin de encontrar un sitio y comprobar la calidad de mis relatos.   En tu opinión ¿son útiles estos certámenes? ¿Cuál es tu experiencia? ¿Has sido jurado alguna vez?

He participado en una enormidad de concursos, y por supuesto, han sido más en los que he perdido que en los que he ganado, y existen pruebas de que no me puedo quejar tampoco. Pero cuando ganas, sea el concurso que sea, te aporte lo que te aporte, el hecho de que tu trabajo ha sido elegido por grandes nombres de la pluma es de una satisfacción muy profunda e inolvidable. Son ciertamente muy útiles. Mi experiencia no fue únicamente alentadora, he tenido decepciones, pero la vida es así, y es bueno que sea así.

Sí, he sido jurado, y no me ha gustado demasiado. Sufro el tener que elegir una novela buena por encima de otra también buena, pero dentro de un jurado hay que plegarse, sumar tu criterio al criterio de otros, aunque no siempre me dejo.

 

8.- Supongo que no hay una sola respuesta, ni es fácil definirlo.  Pero ¿qué crees que tiene que tener un buen escritor para serlo?.  ¿Se puede aprender a escribir con la formación adecuada o es un valor innato? 

Truman Capote decía que la escritura es un don, y que cuando Dios te da un don también te da un látigo. Yo creo en ese don, y aprecio el látigo como forma de aprendizaje, en la forma de vivir esclavizada a ese don. Escribir es un sacerdocio.

 

9.- Me interesa también tu opinión respecto a internet y las redes sociales.  A los lectores nos gusta la cercanía que permiten con los escritores y la posibilidad de hacerles llegar nuestras impresiones sobre sus obras.  ¿Crees que facilitan la relación entre autor y lector? ¿Pesa más lo positivo que lo negativo? ¿Es importante gestionarlas directamente o es mejor contar con un profesional?

Las redes sociales son magníficas para establecer ese tipo de comunicación lector-autor, yo no diría cercanía, no iría a tanto. La cercanía pudiera matar el misterio. La relación entre autor y lector sólo la facilita de manera profunda y verdadera la lectura del libro, lo otro es añadidura. Pesa más lo positivo, siempre. Gestiono todo lo mío sola, jamás he tenido secretaria ni secretario. Y tampoco un esposo que leyera mis libros antes de publicarlos, ni los revise y corrija antes, ni nada por el estilo. La soledad de las escritoras es más palpable que la de los escritores hombres. Lo que tampoco significa nada.

 

10.- Otra clásica cuestión en mis entrevistas. ¿Crees que existe una literatura para mujeres y que si el autor es hombre o mujer influye en el libro? 

Pienso que existe una sensibilidad femenina y una sensibilidad masculina. Lo que no impidió que Gustave Flaubert escribiera ‘Madame Bovary’ y Marguerite Yourcenar escribiera ‘Memorias de Adriano’.

 

11.-  De tus novelas, yo he leído “Te di la vida entera”, Finalista Premio Planeta 1996. Una novela rebosante de humor ácido y erotismo que retrata sesenta años de la vida de Cuca, Cuquita, una fascinante mujer cubana.  Si tuvieses que quedarte con un solo de tus libros ¿cuál elegirías? ¿Qué me contarías sobre él para que fuese mi próxima lectura?

Pues si te gustan las novelas históricas dentro de un contexto enrarecido te recomendaría ‘Pájarlo lindo de la madrugá’, y si te gusta la pintura de Paul Gauguin te sugiriera que leyeras ‘La casa del placer’, que fue Premio Jaén de Novela 2019.

 

12.-  Y la última pregunta está relacionada con el presente y con el futuro.  Tu última novela se ha presentado en esta complicada situación, “Pájaro lindo de la madrugá”.  Es una novela de largas conversaciones, que mezcla presente y pasado, y superpone planos de narración donde convergen un retrato y un relato histórico, no sólo del controvertido caudillo cubano, sino de la sociedad cubana actual y de lo que fue en la primera mitad del siglo XX.  ¿Qué puedes compartir sobre la misma con nosotros? ¿Qué hay de diferente en esta novela? Supongo que está deseando “vivirla” con tus lectores ¿tienes ya algo previsto?

Puedo deducir que es mi novela más intensa y cuya única finalidad es establecer la verdad sobre un período muy importante de la historia de Cuba. Es la novela que me acerca a otro de mis ídolos literarios en la forma, a Samuel Beckett. Lo que hay de diferente es que empecé a escribirla con treinta años y la he publicado con sesenta años. La diferencia es el tiempo invertido y sus transformaciones inesperadas, sorprendentes.

Tenía programados diversos encuentros reales en ciudades y países distintos, previstos con los lectores; supongo que habrán de reprogramarse. Aunque lo principal es que la lean, porque un día el azar nos reunirá de nuevo.

 

¡¡Tengo que darle un millón de gracias por esta entrevista a Zoé Valdés en medio de esta situación y cuando su última novela se acaba de publicar!!

Zoé, ha sido un verdadero placer que hayas aceptado mi invitación y te agradezco especialmente que hayas dedicado parte de tu tiempo a responder las preguntas.  Recomiendo que los lectores lean varias veces la entrevista porque no van a dejar de descubrir cosas.

¡Te deseo lo mejor con tu nueva novela ! ¡Y espero sinceramente que el azar nos reúna en alguna próxima ocasión!

 

 

Entrevista a Care Santos

Entrevista a Care Santos

Entrevista a Care Santos 

Mientras casi todos seguimos en casa esperando que pase la tormenta y que podamos terminar con el bichito, he tenido la oportunidad de hacerle una entrevista a la escritora Care Santos

Como siempre, ha respondido a las 12 preguntas sobre diversos temas relacionados con la literatura, con su forma de escribir y sobre sus libros.

Su nueva novela estará muy pronto en nuestras manos, tal y como ella nos cuenta. De todas formas, seguro que es un éxito, como las anteriores.

Care Santos Mis Palabras con Letras 1

Primero os la presento:

Care Santos es una escritora catalana que escribe tanto en castellano como en catalán. Nació en Mataró (Barcelona) en 1970. Empezó a escribir a los 8 años, a los 14 ganó su primer concurso literario y a los 25 publicó su primer libro, una colección de relatos.

Desde entonces, ha publicado doce novelas, seis libros de cuentos, dos libros de poesía y un gran número de novelas para jóvenes y niños. Su obra ha sido traducida a 23 idiomas, incluyendo el inglés, alemán, italiano, francés, rumano, polaco, sueco, noruego, holandés, coreano, persa y chino.

Entre sus títulos destacan «La muerte de Venus» (finalista del Premio Primavera de Novela 2007), «Habitaciones cerradas» (Planeta, 2011), que fue adaptada a mini-serie de televisión y estrenada en TVE en 2014; «Deseo de chocolate» (Premio Ramon Llull 2014) y «Media vida» (Premio Nadal 2017).

Es colaboradora habitual de El Periódico de Catalunya y de Mujer Hoy e imparte talleres literarios.

Care Santos Mis Palabras con Letras 2

Sus novelas:

El tango del perdedor (1997)

Trigal con cuervos (1999)

Aprender a huir (2002)

El síndrome Bovary. Infieles e infelices (2007)

La muerte de Venus  (2007)

Hacia la luz  (2008)

Habitaciones cerradas  (2011)

El aire que respiras (2013)

Deseo de chocolate  (2014)

Diamante azul  (2015)

Media Vida (2017)

Todo el bien y todo el mal  (2018)

También ha escrito cuentos y literatura juvenil.

Care Santos Mis Palabras con Letras 3

Y aquí está la entrevista:

 

1.-  Esta primera pregunta se ha convertido en un clásico y es obligatoria en mis entrevistas, ya que me interesa mucho conocer vuestra respuesta y profundizar en vuestras referencias literarias.  Estoy convencida de que siendo escritora, eres primero una gran y apasionada lectora.  ¿Qué te gusta leer y cuáles son tus autores preferidos? 

De todo. Soy una lectora omnívora. Todo depende del momento y de la razón. Mucha poesía, siempre. Estos días hasta la estoy compartiendo en mis redes (Instagram, Facebook y Twitter), en forma de píldoras poéticas.

 

2.-  Tengo la seguridad de que todos los principios son difíciles para cualquier autor.  Por eso, quiero pedirte que nos cuentes con detalle cómo comenzó tu aventura de escribir, cómo fueron esos primeros pasos dando forma a tus palabras. 

Empecé a escribir a los 8 años. Me lo tomé en serio a los 16. Publiqué mi primer libro a los 25. Lo más importante que debe tener un escritor es tenacidad y capacidad de resistencia.

 

3.-  Es un momento complicado para los libros, las librerías y la lectura.  En ese contexto, tú eres una escritora de éxito (doce novelas, seis libros de cuentos, dos libros de poesía y un gran número de novelas para jóvenes y niños).  En este sentido ¿puedes contarnos cuándo llegó el momento de poder vivir de esa profesión? ¿Cuál fue la clave que te indicó que podías vivir publicando? ¿Cómo ha sido tu relación con las editoriales?

Decidí intentarlo a los 25, y fue una decisión loca, que no habría tomado más tarde. Lo conseguí unos 15 años después, porque además de tesón y suerte, seguí siendo una loca. No tengo ni idea de cuál es la clave. Trabajar, supongo. Trabajo como doce bueyes, como decía Flaubert. Creo en la constancia y en el trabajo más que en nada.

La relación con las editoriales es parte del proceso. Un buen editor —considero que tengo excelentes editores— es una suerte para todo escritor. Yo me considero una mujer con suerte en muchos sentidos, también en este.

 

4.-  Como sabrás, se comenta con frecuencia que los jóvenes dejan de leer a los 17 años porque prefieren lo inmediato, la tecnología, el móvil. ¿Es posible hacer algo para recuperar su afición? ¿Se puede competir con las series y con lo visual que ellos eligen? ¿Es viable convencerles de la importancia de los libros?

Yo hago mi parte: procuro escribir libros lo mejor que sé, que les despierten amor por la lectura. De lo demás, no entiendo. Solo sé que todo es compatible. Los lectores somos unos seres privilegiados.  Como todo el mundo sabe, los privilegios no pueden ser para todos.

 

5.- Esta es otra pregunta que repito en mis entrevistas, porque me apasiona descubrir vuestros pequeños secretos, vuestra forma de trabajar. Me interesa conocer cómo escribes, si tienes un espacio determinado para hacerlo, un horario fijo, algún ritual. 

En mi estudio, por la mañana, en ropa de yoga con las Suites para cello solo de Bach sonando (cada día con un intérprete diferente).

6.- También me gustaría saber cómo te inspiras, cómo solucionas un día de poca creatividad, cómo vas formando los personajes, si tienes el final de la historia claro desde el inicio, cómo te documentas, cómo preparas la información que servirá de contexto a tus personajes. 

La documentación es para mí una fase muy placentera. Trato de fijarme un límite, o me pasaría la vida entre libros y legajos, documentándome. También trato de limitar los asuntos que estoy investigando, para no extenderme demasiado. Todo esto ocurre casi siempre en la Biblioteca de Catalunya, uno de mis lugares favoritos del Universo. Lo disfruto tanto que no quisiera que la fase de documentación se terminase.

En cuanto al bloqueo, casi nunca es muy grave. Me suele bastar con prepararme un café, darme una ducha o pasear por la playa (dependiendo de la gravedad de la cuestión). Raras veces he sufrido un bloqueo total. Una de las razones de que esto sea así es que cuando comienzo a escribir ya sé muy bien qué va a ocurrir en la novela, de principio a final (especialmente el final). Siempre trazo el desarrollo argumental antes de comenzar a trabajar. Cuando me siento a escribir, sé muy bien a dónde voy. Solo necesito trabajar para alcanzar el objetivo.

7.- Me he animado a participar en distintos concursos, no sé si acertadamente, con el fin de encontrar un sitio y comprobar la calidad de mis relatos.  En tu opinión y teniendo en cuenta que has obtenido el Premio Internacional de Novela Histórica Ciudad de Zaragoza y el  Premio Fernando Lara de Novela ¿son útiles estos certámenes? ¿Puedes contarnos tu experiencia? ¿Has sido alguna vez jurado en alguno de ellos? En caso afirmativo ¿cómo fue esa tarea?

Son un buen modo de abrirse camino y de que te conozcan los editores. Ergo, creo que son muy útiles. Te deseo mucha suerte.

 

8.- Supongo que no hay una sola respuesta, ni es fácil definirlo.  Pero ¿qué crees que tiene que tener un buen escritor para serlo?.  ¿Se puede aprender a escribir con la formación adecuada o es un valor innato? 

Si supiera cuál es la fórmula mágica, no se la contaría a nadie. En los talleres literarios, desde luego, se aprenden cosas muy útiles. La más útil, la constancia. Un escritor debe ser un cabezota. No conozco a ninguno que no lo sea.

 

9.- Me interesa también tu opinión respecto a internet y las redes sociales.  A los lectores nos gusta la cercanía que permiten con los escritores y la posibilidad de hacerles llegar nuestras impresiones sobre sus obras.  ¿Crees que facilitan la relación entre autor y lector? ¿Pesa más lo positivo que lo negativo? ¿Es importante gestionarlas directamente o es mejor contar con un profesional?

Lo más importante es saber gestionarlas con criterio. Internet bien utilizado es una herramienta utilísima, que nos ha cambiado la vida a todos en muchos sentidos. Hoy en día me atrevería a decir que casi nadie se atreve a escribir novelas -ni nada- sin estar consultando Internet todo el tiempo.

 

10.- Otra clásica cuestión en mis entrevistas. ¿Crees que existe una literatura para mujeres y que si el autor es hombre o mujer influye en el libro? 

Las autoras estamos fatigadas de hablar de esto. ¿Existe una novela de hombres? No. Existen hombres que creen que lo que escribimos las mujeres no les concierne. Los había en el siglo XIX y los hay en el XXI. Es una forma más de ignorancia, que creo que no padecerán las nuevas generaciones, o padecerán menos.

¿Influye ser mujer u hombre? Claro. Influye todo lo que eres. Escribimos con todo lo que somos. Por supuesto, también con el sexo al cual pertenecemos y con nuestro modo de sentir las cuestiones de género.

 

11.-  De tus novelas, yo he leído “Habitaciones cerradas”, un libro entre el relato histórico y una historia de misterio. Lo cierto es que me gustó mucho. Si tuvieses que quedarte con un solo de tus libros ¿cuál elegirías? ¿Qué me contarías sobre él para que fuese mi próxima lectura? 

Espero que mi mejor libro sea el próximo. Y cuando esté publicado, el siguiente. Cada libro nuevo es una posibilidad de hacerlo mejor.

12.-  Y la última pregunta está relacionada con el presente y con el futuro.  Tu última novela se publicó en 2018, “Todo el bien y todo el mal”.  En la misma se muestra la frágil telaraña de las relaciones familiares y personales, y lo complicado que resulta mirarse al espejo.  ¿Estás ya trabajando en una nueva historia? En caso afirmativo ¿nos puedes adelantar algo?

Mi última novela es “Seguiré tus pasos”. Debía llegar a las librerías el pasado 17 de marzo, pero lo impidió el estado de alarma. Ahora tiene nueva fecha de publicación, el 2 de junio, que espero que sea posible.

Es una historia que arranca del último día de la Guerra Civil en Barcelona, el 26 de enero de 1939, y que sucede en el presente, cuando Reina -su protagonista- decide investigar la muerte de su padre, quien supuestamente se suicidó cuando ella tenía 5 años. Esa investigación la lleva lejos en el tiempo y en la distancia, porque la novela ocurre en un pueblo del pirineo catalán en pleno invierno helado.

Espero que llegue pronto a los lectores y que la hagan toda suya, que es lo que es.

 

¡¡Tengo que darle un millón de gracias por esta entrevista a Care Santos en un momento muy delicado para todos!!

Care, ha sido un verdadero placer que hayas aceptado mi invitación y te agradezco especialmente que hayas dedicado parte de tu tiempo a responder las preguntas. Estoy de acuerdo contigo, los lectores somos unos seres privilegiados.

¡Te deseo lo mejor con tu nueva novela y que pueda ver la luz en la nueva fecha fijada! ¡Y espero que muy pronto me puedas invitar, si lo consideras oportuno, a la presentación si pasas Zaragoza durante su promoción!

 

 

Entrevista a Irene Vallejo

Entrevista a Irene Vallejo

Entrevista a Irene Vallejo

En medio de esta situación tan complicada para todos, en este momento de inquietud y confinamiento, continúo con las interesantes entrevistas a importantes escritores.  Y, en concreto, he podido hacerle una entrevista a la autora Irene Vallejo

Entrevista a Irene Vallejo Mis Palabras con Letras 1

En esta ocasión, no ha respondido a las 12 preguntas habituales sobre diversos temas relacionados con la literatura.  Debido a la avalancha de trabajo a la que se enfrentaba la autora cuando me concedió la entrevista (justo antes del estado de alarma), debía organizarse y llevar una agenda estricta de actividades, por ese motivo vais a poder disfrutar las respuestas a 7 preguntas.

No es para menos, ya que en 2019 publicó «El infinito en un junco» (Siruela), un ensayo narrativo y heterodoxo sobre la historia de los libros y la lectura. Y, además, compagina su pasión por la literatura y el periodismo con su compromiso en defensa de las humanidades, las campañas de animación a la lectura y las actividades en centros educativos.

Es importante que mencione que el fotógrafo de todas las imágenes de Irene es Santiago Basallo.

Entrevista a Irene Vallejo Mis Palabras con Letras 2

Primero os la presento:

Irene Vallejo es Doctora en Filología Clásica por las universidades de Firenze y Zaragoza.

En 2011, publicó su primera novela «La luz sepultada». De su faceta como periodista nacen dos recopilaciones de artículos que trenzan temas de actualidad y enseñanzas del mundo antiguo bajo el título «El pasado que te espera» y «Alguien habló de nosotros» (Contraseña, primera edición 2017; segunda edición, 2018 y tercera edición, 2019).
Su segunda novela, «El silbido del arquero» (Contraseña, 2015), es un viaje a los mitos de un pasado que todavía ilumina nuestro presente, ha cosechado una gran acogida, alcanzando la quinta edición.

«El inventor de viajes», ilustrado por el pintor José Luis Cano, es una incursión divertida y colorista en la literatura infantil. Junto a la artista Lina Vila ha publicado un delicado álbum juvenil: «La leyenda de las mareas mansas».

Como os decía, en 2019 ha publicó «El infinito en un junco» (editorial Siruela), un ensayo narrativo y heterodoxo sobre la historia de los libros y la lectura.

Irene compagina su pasión por la literatura y el periodismo con su compromiso en defensa de las humanidades, las campañas de animación a la lectura y las actividades en centros educativos.

También lleva a cabo una fecunda labor de divulgación de los autores clásicos, impartiendo cursos y conferencias, y a través de la prensa. Escribe en El País y en Heraldo de Aragón.

Ha publicado dos libros recopilatorios de sus columnas semanales en el periódico Heraldo de Aragón, titulados «El pasado que te espera» y «Alguien habló de nosotros», fruto de un singular periodismo filosófico que trenza los temas de la actualidad y las enseñanzas del mundo antiguo.

 

Entrevista a Irene Vallejo Mis Palabras con Letras 3

Sus libros:

La luz sepultada (2011)

El silbido del arquero (2015)

Los elegidos de la fortuna (1999)

El catálogo del Parque Oceanográfico de Valencia (2003)

Madrid me Marta (2011)

Usted primero (2015)

Haz lo que temas (2016)

Entrevista a Irene Vallejo Mis Palabras con Letras 4

Y aquí está la entrevista:

1.-  Esta primera pregunta se ha convertido en un clásico y es obligatoria en mis entrevistas, ya que me interesa mucho conocer vuestra respuesta y profundizar en vuestras referencias literarias.  Estoy convencida de que siendo escritora, eres primero una gran y apasionada lectora.  ¿Qué te gusta leer y cuáles son tus autores preferidos? 

Soy una lectora promiscua, viajera de unos géneros a otros, enamorada de los clásicos pero también curiosa ante la literatura contemporánea.

Entre mis autores favoritos citaría a Montaigne, Natalia Ginzburg, Pessoa, Carson McCullers, Heródoto, Safo, Ovidio, Szymborska, Kafka, Luis Landero, Ana María Matute… y tantos más que desbordarían la lista. Al leer me abandono fácilmente al entusiasmo.

2.-  Tengo la seguridad de que todos los principios son difíciles para cualquier autor. Por eso, quiero pedirte que nos cuentes con detalle cómo comenzó tu aventura de escribir y cómo fueron tus primeros pasos dando forma a tus palabras.

Cómo empezó todo es una pregunta difícil de responder, porque escribir forma parte de mi vida antes incluso de aprender a escribir. Mi cabeza ha estado siempre poblada de historias, desde una época tan temprana que no puedo recordarla. Los juegos de mi infancia eran ya narrativos.

Eso sí, he necesitado largos años de esperanza y perseverancia para convertir esta necesidad mía en profesión. Algunas personas me han dado oportunidades –premios, colaboraciones periodísticas, publicaciones–, otras me han cerrado las puertas. Y quiero insistir en los rechazos que he sufrido porque vivimos una época en la que solo parece permitido mostrar el éxito y la felicidad. No deberíamos callar nuestros fracasos ni contribuir al falso escaparate de vidas perfectas.

Decía Homero que los dioses tienen dos vasijas, las de los bienes y los males; en la vida de algunos mezclan las alegrías y las penas, a otros les dispensan muchas desgracias, pero nadie recibe solo felicidad, eso está descartado.

 

3.- Es un momento complicado para los libros, las librerías y la lectura. En ese contexto y teniendo en cuenta tu trayectoria como escritora, que escribes desde años en Heraldo de Aragón y que ahora también eres columnista en el País Semanal en una sección quincenal, que das conferencias y haces pregones en ferias del libro y que, en definitiva, no paras ¿puedes contarnos cómo has conseguido vivir de la profesión de
escribir? Y ¿cómo ha sido tu relación con las editoriales?

Es muy difícil vivir de los derechos de autor de los libros. Hay que buscar otras vías de profesionalizar la escritura: periodismo, conferencias, crítica literaria, encuentros literarios. Para mí, dar el paso supuso aceptar los riesgos de un trabajo a la intemperie, como autónoma, sin ingresos constantes ni garantizados.

Todas nuestras decisiones suponen una elección con diversas posibilidades: yo preferí apostarlo todo por un trabajo creativo. Me di un plazo para convertirlo en un trabajo rentable; con una amalgama de suerte y dedicación, lo conseguí.

A mi lado estuvieron mis editores de Contraseña, de quienes he aprendido muchísimo en los últimos años. Y en estos últimos meses, la editorial Siruela me ha abierto caminos insospechados. Mi gratitud a ambos sellos es infinita.

 

4.-  Como sabrás, se comenta con frecuencia que los jóvenes dejan de leer a los 17 años porque prefieren lo inmediato, la tecnología, el móvil. ¿Es posible hacer algo para recuperar su afición? ¿Se puede competir con las series y con lo visual que ellos eligen? ¿Es viable convencerles de la importancia de los libros?

No solo los jóvenes abandonan los libros por la inmediatez de las pantallas, todos nos dejamos seducir por las tecnologías, diseñadas para producirnos adicción.

Pero algunas personas –no todas– seguimos encontrando un refugio en la paz reflexiva y apasionada de los libros. Hay en la lectura encuentros azarosos, es importante que nos encontremos con esos libros que renuevan el placer de leer. Creo que conviene animar a los jóvenes a buscar lecturas que les importen, dejarles elegir, abrirles caminos, estimular su creatividad.

Pero, por otro lado, admitamos que abrir un libro es un acto de libertad, que no se debería imponer. Y, por otro lado, a cualquier edad se puede recuperar el hábito de leer. Nunca es tarde, nunca las puertas nunca se cierran.

 

5.- Esta es otra pregunta que repito en mis entrevistas, porque me apasiona descubrir vuestros pequeños secretos, vuestra forma de trabajar. Me interesa conocer cómo escribes, si tienes un espacio determinado para hacerlo, un horario fijo, algún ritual. 

Desde que soy madre, he aprendido a escribir en cualquier ocasión, durante el tiempo disponible, donde encuentre la ocasión (en casa, en estaciones, en trenes, en hoteles). No puedo permitirme los rituales ni la rigidez de los horarios. Conciliar es un permanente juego de malabares.

 

6.- También me gustaría saber cómo te inspiras, cómo solucionas un día de poca creatividad, cómo vas formando los personajes, si tienes el final de la historia claro desde el inicio, cómo te documentas, cómo preparas la información que servirá de contexto a tus personajes. 

Respecto a los días de poca creatividad, siempre tengo muchas tareas en marcha: artículos, textos breves para publicar, críticas literarias, etc. Si un día no me siento inspirada para la literatura, cambio de tarea.

Como escritora, planifico las tramas con detalle antes de empezar a escribir. Creo que el lector sabe distinguir intuitivamente si un libro avanza hacia un destino claro o se mece a la deriva.

La fase de documentación, que incluye búsquedas en bibliotecas, hemerotecas, a veces incluso entrevistas, me permite saciar una curiosidad sin límites por la historia y por todos los mundos que conviven en nuestro mundo. Tanto me gusta, que a veces la extiendo más tiempo de lo razonable. Aprender me parece uno de los grandes placeres de la vida.

 

7.-  Has publicado recientemente “El infinito en un junto”, un libro que va por su (décima) edición y del que solamente escucho comentarios preciosos. Además ha obtenido el Premio el Ojo Crítico de Narrativa 2019 y el Premio Las LibreríasRecomiendan de No Ficción 2020. Un ensayo que se lee como una novela y que han
elogiado Mario Vargas Llosa, Juan José Millas o Juan Bolea ¿Por qué crees que debo leer ahora este libro? ¿Qué resaltarías de este ensayo, sobre el mundo del libro, para convencerme de que es mi siguiente lectura?

“El infinito en un junco” cuenta a los lectores la aventura milenaria de los libros, de la que todavía formamos parte.

Indaga en las primeras veces: las primeras librerías,bibliotecas, libros y lectores de los que tenemos noticia. Al mismo tiempo, es un libro de viajes, que nos transporta desde Alejandría y Roma a Oxford y Sarajevo, con numerosas paradas intermedias.

Incluye ingredientes poco habituales en el ensayo: humor, narraciones, pasajes periodísticos, poéticos, reconstrucciones de época, etimologías, breves biografías. Es un recorrido apasionado y humanista por los laberintos de la palabra y las rutas por las que los libros, en su fragilidad, han conseguido sobrevivir a la destrucción.

 

¡¡Un millón de gracias por esta entrevista a Irene Vallejo!! Tengo que darle las gracias por su amabilidad, su valioso tiempo y sus respuestas.

Irene, ha sido un verdadero placer que hayas aceptado mi invitación y que hayas compartido conmigo y con mis lectores tus interesantes respuestas.

¡Te deseo lo mejor en todos tus proyectos y en todos tus trabajos! ¡Y especialmente que continúe el merecido éxito de tu ensayo!  Y a vosotros lectores, os recomiendo que no dejéis de seguirla y leer sus publicaciones en prensa, son una auténtica delicia.

 

 

Entrevista a Luis Zueco

Entrevista a Luis Zueco

Entrevista a Luis Zueco

En este mes de marzo muy complicado para el mundo en general, he tenido la enorme suerte de hacerle una entrevista al escritor Luis Zueco

Como siempre, ha respondido a las 12 preguntas sobre diversos temas relacionados con la literatura, con su forma de escribir y sobre sus libros.

Acaba de publicar una nueva novela: «El mercader de libros» en Ediciones B.  Ya está en todas las librerías, aunque las presentaciones tendrán que esperar un poco por las actuales circunstancias.  Si vais mirando su perfil en twitter, os mantendrá perfectamente informados. De todas formas, seguro que es un éxito, como las anteriores.

 

Primero os lo presento:

 

Luis Zueco nació en Borja (Zaragoza) el 2 de julio de 1979. Es Ingeniero Técnico Industrial por la Universidad de Zaragoza; y Licenciado en Historia y Máster en Investigación Artística e Histórica por la Universidad Nacional de Educación a Distancia.

Miembro de la Asociación Española de Amigos de los Castillos y de la Asociación Aragonesa de Escritores. Vicepresidente de Amigos de los Castillos de Aragón. Ha sido colaborador en diversos medios de comunicación como Aragón Radio o Radio Ebro, revistas como Historia de Iberia Vieja o Arqueología, Historia y Viajes sobre el mundo medieval.

Escribe en medios online y blogs culturales como Exposiciones en Madrid y Exposiciones en Zaragoza. Participa habitualmente en conferencias sobre patrimonio, fotografía, literatura e historia.

Ha publicado numerosos artículos de investigación como: Castillos Templarios del Reino de Aragón, Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), 2010; El Torreón de Novillas (Zaragoza) y la Red de fortificaciones andalusíes del valle del Huecha (siglos IX-XI), Centro de Estudios Borjanos, 2011; o Fortificaciones andalusiés en sillería en la Marca Superior del al-Ándalus, AEAC, 2012.

Es autor de la guía Castillos y Fortalezas del Camino del Cid en la provincia de Zaragoza (Diputación Provincial de zaragoza, 2011).

 

 

Sus libros:

El castillo (2015)

La ciudad (2016)

El monasterio (2018)

El mercader de libros (2020)

 

Y aquí está la entrevista:

 

1.-  Esta primera pregunta se ha convertido en un clásico y es obligatoria en mis entrevistas, ya que me interesa mucho conocer vuestra respuesta y profundizar en vuestras referencias literarias.  Estoy convencida de que siendo escritor, eres primero un gran y apasionado lector.  ¿Qué te gusta leer y cuáles son tus autores preferidos? 

Leo mucho y me gustan muchos géneros, así que es difícil responder. Mi escritor preferido desde joven es García Márquez. Leo casi toda la novela histórica que se publica en España; sobre todo de escritores como José Luis Corral o José Calvo Poyato. También me apasiona la novela negra, pero soy bastante selectivo, por ejemplo sigo a Eva García Sáenz. Y de mi generación Irene Vallejo me parece magnífica, y más jóvenes que yo sigo mucho a Alaitz Leceaga y Álvaro Arbina.

 

2.-  Tengo la seguridad de que todos los principios son difíciles para cualquier autor.  Por eso, quiero pedirte que nos cuentes con detalle cómo comenzó tu aventura de escribir, cómo fueron esos primeros pasos en la literatura. 

Terriblemente difíciles, me costó una barbaridad publicar mi primera novela, las dos siguientes funcionaron muy bien en ventas y crítica; pero saltar a una editorial grande seguía siendo casi imposible. Por suerte encontré a una editora, Lucía Luengo, y a mi agente, Alicia Sterling, que apostaron fuerte por mí y desde entonces todo cambió. Yo creo que publicar es un carrera de larga distancia, muy pocos logran que su primera novela la publique una editorial potente, para eso es necesario una serie de circunstancias que rara vez se dan. Creo que hay que ir paso a paso, empezar desde abajo, eso da al escritor una dimensión real de lo difícil que es publicar y te hace estar más preparado.

 

3.-  Es un momento complicado para los libros, las librerías y la lectura.  En ese contexto y teniendo en cuenta que estudiaste Ingeniera Técnica Industrial en la Universidad de Zaragoza e Historia del Arte en la UNED, y también que regentas el Castillo de Grisel (una fortaleza gótica del siglo XIV, convertida en un lugar diferente para alojarse, y que ha obtenido un premio recientemente como mejor Experiencia Turística de Aragón 2019) ¿puedes contarnos cómo has conseguido vivir de la profesión de escribir? ¿Cómo ha sido tu relación con las editoriales?

Como comentas yo he estudiado carreras muy distintas, he trabajado en una multinacional y también en el sector público, y ahora soy empresario. Así que tengo una visión global de mundo laboral. Vivir de la escritura es complejo en España, yo siempre tuve claro que no podía quedarme en casa después de terminar una novela, que había que hacer mucha promoción, tanto física como online.

He querido que mis novelas las pudiera leer cualquiera, son de temática histórica, pero también son tramas de novela negra y hay mucho de divulgación. Hay que llegar a muchos lectores para poder vivir de la escritura. Luego tuve claro que las traducciones eran esenciales, y ya he conseguido que mis novelas se publiquen en Polonia, Portugal o Italia. Y he hecho presentaciones físicas en infinidad de lugares, cuando ahora cada vez se hacen menos y yo creo que es un terrible error.

Las editoriales con las que he publicado, o con las que he tenido contacto, siempre ha sido con una excelente relación. Yo creo que el mundo editorial es un negocio complejo y por eso valoro mucho su trabajo.

 

4.-  Como sabrás, se comenta con frecuencia que los jóvenes dejan de leer a los 17 años porque prefieren lo inmediato, la tecnología, el móvil. ¿Es posible hacer algo para recuperar su afición? ¿Se puede competir con las series y con lo visual que ellos eligen? ¿Es viable convencerles de la importancia de los libros?

Esto es la clave, yo soy historiador de formación y creo que para fenómenos como este hay que mirar siempre a la historia. Los libros han sufrido auténticas crisis y persecuciones; y han salido siempre vencedores. No nos damos cuenta de que los han prohibido, los han quemado, los han ocultado y han resistido. Nunca se ha publicado más que ahora, por algo será. Los visual tiene una enorme ventaja, que a la vez es su gran peligro, te obliga a un esfuerzo cero. Ver una serie, o jugar a un videojuego, o usar una red social no exige nada intelectual de ti. Es cómodo, no hay que pensar, por lo que es terriblemente peligroso. Estoy seguro de que la gente joven llegará un momento que se aburrirá de la tecnología y ahí estarán los libros. La experiencia de leer no es comparable a ninguna otra, por eso siempre termina triunfando.

5.- Esta es otra pregunta que repito en mis entrevistas, porque me apasiona descubrir vuestros pequeños secretos, vuestra forma de trabajar. Me interesa conocer cómo escribes, si tienes un espacio determinado para hacerlo, un horario fijo, algún ritual. 

Sí, yo escribo normalmente de seis de la mañana a una del mediodía. Es cuando más productivo estoy, el resto del día puedo dedicarme a mis otros trabajos, también a corregir, buscar información o realizar presentaciones. Tengo una oficina fantástica, pero puedo escribir en cualquier sitio, siempre que haya silencio.

 

6.- También me gustaría saber cómo te inspiras, cómo solucionas un día de poca creatividad, cómo vas formando los personajes, si tienes el final de la historia claro desde el inicio, cómo te documentas, cómo preparas la información que servirá de contexto a tus personajes. 

Un día de poca creatividad lo soluciono no escribiendo, no vale la pena. Hago otra cosa y ya volveré mañana. Los personajes los voy formando a base de trabajarlos con dedicación, definir su personalidad y características después de numerosas pruebas, escribiendo mucho y, a veces, desechándolo todo. Al principio si que tenía claro el final, ahora ya no.

Prefiero ser un lector más, la idea es tener que escribir para saber cómo terminan mis personajes. Yo también soy lector, quiero conocer cómo termina la historia que planteo. El contexto lo trabajo mucho, creo que es una diferencia con otros escritores, me encanta la labor de documentación, así que viajo, leo, investigo,… todo para crear el espacio físico, histórico y social de mis tramas.

 

7.- Me he animado a participar en distintos concursos, no sé si acertadamente, con el fin de encontrar un sitio y comprobar la calidad de mis relatos.  En tu opinión y teniendo en cuenta que has obtenido el Premio Internacional de Novela Histórica Ciudad de Zaragoza y el  Premio Fernando Lara de Novela ¿son útiles estos certámenes? ¿Puedes contarnos tu experiencia? ¿Has sido alguna vez jurado en alguno de ellos? En caso afirmativo ¿cómo fue esa tarea?

He sido jurado muchas veces, los concursos de relatos me parecen muy buena idea. Los de novela no, por muchos motivos. En la labor de jurado me he encontrado de todo, he tenido que dejar algún premio desierto; y otros donde las obras eran excelentes. Nunca sabes que puede aparecer en un certamen.

 

8.- Supongo que no hay una sola respuesta, ni es fácil definirlo.  Pero ¿qué crees que tiene que tener un buen escritor para serlo?.  ¿Se puede aprender a escribir con la formación adecuada o es un valor innato? 

Es obvio que si tienes formación en humanidades tienes una clara ventaja técnica y, a veces, teórica. Pero lo importante es la historia que quieras contar. Sí se puede aprender a escribir, primero leyendo mucho y luego escribiendo, mejorando en cada obra. Un buen escritor debe ser un magnifico lector.

9.- Me interesa también tu opinión respecto a internet y las redes sociales.  A los lectores nos gusta la cercanía que permiten con los escritores y la posibilidad de hacerles llegar nuestras impresiones sobre sus obras.  ¿Crees que facilitan la relación entre autor y lector? ¿Pesa más lo positivo que lo negativo? ¿Es importante gestionarlas directamente o es mejor contar con un profesional?

Por supuesto que la facilitan, son una maravilla. Son muy positivas y claro que hay que gestionarlas directamente, sino no tienen ningún sentido.

 

10.- Otra clásica cuestión en mis entrevistas. ¿Crees que existe una literatura para mujeres y que si el autor es hombre o mujer influye en el libro? 

No, las personas somos demasiado complicadas para basarnos solo en la diferencia de género. Por ejemplo, yo creo que mis personajes femeninos son mejores que los masculinos y no sé el por qué. Creo que en una obra puede influir más la nacionalidad del autor, su edad, la época, su estado anímico. Pienso que tenemos un problema al creer que si nos gusta la obra de un autor nos van a gustar ya todas las que escriba. Los autores cambiamos, evolucionamos, yo no suelo mirar quién es autor de un libro, pero si me leo las reseñas y pregunto a los libreros por la obra.

 

11.-  Acabas de publicar “El mercader de libros”, un viaje a los años siguientes a la invención de la imprenta, cuando un mercader de libros emprende la búsqueda de un misterioso ejemplar que ha sido robado de la mayor biblioteca de Occidente, creada en Sevilla por el hijo de Cristóbal Colón.  ¿Por qué crees que debo leer ahora tu nuevo libro? ¿Qué resaltarías de esta novela para convencerme de que es mi siguiente lectura?

Porque si te gusta leer, en “El mercader de libros” vas a poder vivir realmente cómo los libros cambiaron el mundo.

Esta novela es un viaje apasionante por el inicio del siglo XVI, imagínate cómo sería vivir en la Europa que acaba de ser consciente que se había descubierto un nuevo mundo y que se podía dar la vuelta a la tierra. A donde llegaban animales y productos nunca imaginados. Donde se había abandonado las tinieblas de la Edad Media y se había abierto al humanismo y al renacimiento. Y donde, por primera vez en la historia, el pueblo tenía acceso a los libros. Ya no estaban ocultos en monasterios ni había que ser un noble o un erudito, cualquiera podía comprar un libro y leerlo en su casa frente al fuego. Y pregúntate también, porque todo ese renacer humanista, todos los avances tecnológicos, todas las reformas religiosas y el descubrimiento de nuevos mundos, coincidió exactamente con la imprenta y la publicación a gran escala de los libros.

 

12.-  Y la última pregunta está relacionada con el presente y con el futuro.  ¿Estás ya trabajando en una nueva historia? En caso afirmativo ¿nos puedes adelantar algo?

Por supuesto, estoy escribiendo una serie de, al menos dos novelas, ambientadas en el siglo XIII. Será la primera vez que mis personajes tengan continuación en varias novelas. Y ya están muy avanzadas las dos.

¡¡Tengo que darle un millón de gracias por esta entrevista a Luis Zueco en un momento muy delicado para todos!!

Luis, ha sido un verdadero placer que hayas aceptado mi invitación y te agradezco especialmente que hayas dedicado parte de tu tiempo a responder las preguntas de una web pequeñita como la mía.

¡Te deseo lo mejor con tu nueva y recién publicada novela! ¡Y espero que muy pronto me puedas invitar a la presentación de Zaragoza!

 

 

Entrevista a Marta Robles

Entrevista a Marta Robles

Entrevista a Marta Robles

Tras el imprescindible parón navideño y deseando que hayáis empezado el 2020 con mucha fuerza, hoy retomo las interesantes entrevistas a escritores.  En esta ocasión, he podido hacerle una entrevista a la autora Marta Robles

Entrevista a Marta Robles Mis Palabras con Letras 1

Como siempre, ha respondido a las 12 preguntas sobre diversos temas relacionados con la literatura y nos ha acercado a su recién estrenado libro.

Tras los éxitos cosechados con «A menos de cinco centímetros» y «La mala suerte», la autora da de nuevo en la diana con «La chica a la que no supiste amar», al tratar un tema de tanto impacto social como la esclavitud sufrida por infinidad de mujeres, en su mayoría inmigrantes ilegales, atrapadas en las redes mafiosas de trata que operan en nuestro país.

Entrevista a Marta Robles Mis Palabras con Letras 2

Primero os la presento:

Marta Robles, periodista y escritora, comenzó su carrera profesional en la revista Tiempo y desde entonces nunca ha dejado de trabajar en las publicaciones y cadenas de radio y televisión más importantes de España. Actualmente colabora en La Razón, La Gaceta de Salamanca, Espejo Público (Antena 3) y Está Pasando (Telemadrid). Además participa regularmente en mesas redondas, charlas y coloquios, así como imparte conferencias y realiza presentaciones por toda España.

Entre sus numerosos premios cabe destacar el TP de Oro, dos Antenas de Oro, dos de Plata, el Woman de Oro, el Premio Nacional de Comunicación o el Premio PR a la periodista más querida de Madrid.

Ha publicado siete libros de no ficción y nueve de ficción.  Vive en Madrid, está casada y es madre de tres hijos.

Puedes saber más sobre ella aquí.

Sus libros de no ficción:

El mundo en mis manos (1991)

La dama del PSOE (1992)

Los elegidos de la fortuna (1999)

El catálogo del Parque Oceanográfico de Valencia (2003)

Madrid me Marta (2011)

Usted primero (2015)

Haz lo que temas (2016)

Sus libros de ficción:

Las once caras de María Lisboa (2001)

Diario de una cuarentona embarazada (2008)

Don Juan (2009)

Luisa y los espejos (2013)

Premio Fernando Lara de Novela, 2013

Obscena

A menos de cinco centímetros (2017)

Finalista en el Premio Silverio Cañada de Novela Negra de Gijón, 2017

HNegra (2017)

La mala suerte (2018)

Premio especial de Aragón Negro y finalista de Cartagena Negra 2019

La chica a la que no supiste amar (2020)

Premio Letras del Mediterráneo 2019 en la categoría de Narrativa, otorgado por la Diputación de Castellón

Y aquí está la entrevista:

1.-  Esta primera pregunta se ha convertido en un clásico y es obligatoria en mis entrevistas, ya que me interesa mucho conocer vuestra respuesta y profundizar en vuestras referencias literarias.  Estoy convencida de que siendo escritora, eres primero una gran y apasionada lectora.  ¿Qué te gusta leer y cuáles son tus autores preferidos? 

Leer es mi vida. Si no lo hubiera sido, difícilmente podría haber llegado a alcanzar mi sueño de ser escritora. Me resulta estrafalario cuando alguien me dice que le gusta escribir pero no leer.

¿Mis autores? Soy omnívora. Devoro casi cualquier cosa. Pero no podría vivir sin Borges, sin Camus, sin Conrad, sin García Márquez,  sin Virginia Woolf, sin Lorca, sin Siri Husvedt, sin Carlos Zanón… La lista es infinita, en realidad. Dependiendo del día citaría a unos autores o a otros. Esta Navidad, por ejemplo, he estado muy dedicada a Chandler, a Patricia Highsmith y a Fernando Marías.

2.-  Tengo la seguridad de que todos los principios son difíciles para cualquier autor.  Por eso, quiero pedirte que nos cuentes con detalle cómo comenzó tu aventura de escribir, cómo fueron esos primeros pasos en la literatura. 

Llevo escribiendo toda la vida. Desde que tenía doce o trece años. Mi primera novela  -que por supuesto no está publicada- la escribí a los dieciséis años. Escribiría igual si no me publicaran. Necesito escribir y no sé vivir sin hacerlo, como tampoco –aún menos- sin leer.

Decidí hacer Periodismo porque mi primer novio me convenció de que tenía grandes dotes para la Comunicación; pero en realidad, siempre quise ser escritora. Eso sí, la primera oportunidad de publicar me vino de la mano del periodismo. Fue el propio Pedro J. Ramírez quien me ofreció escribir la que sería su primera biografía.

A partir de ahí, como soy prudente y el Periodismo se había convertido en mi quehacer diario y me resultaba más sencillo, avancé en la literatura por la senda de la no ficción –tengo publicados siete libros de no ficción-, hasta que pensé que estaba lista para la ficción. En 2001 escribí mi primer libro de ficción y desde entonces hasta ahora he escrito ocho más y he ganado varios premios.

3.- Es un momento complicado para los libros, las librerías y la lectura. En ese contexto y teniendo en cuenta tu destacaba labor periodística y tus novelas publicadas (siete libros de no ficción y nueve de ficción) ¿puedes contarnos si tu sueño es poder vivir de la profesión de escribir? Si tuvieses que elegir ¿por qué faceta te decantarías? ¿Te gusta compaginar ambas? ¿Cómo ha sido tu relación con las editoriales? 

Desde el mismo momento en el que empecé a estudiar la carrera, el Periodismo se me metió en las venas y sé que ya no saldrá nunca. Siempre seré periodista. Aunque supongo que llegará un momento en el que solo me dedicaré a escribir libros y mi vocación desde niña era la de ser escritora.

En cuanto a mi relación con las editoriales, siempre ha sido bastante buena, la verdad. Han sido muchas las que me han llamado para encargarme trabajos y, en otras ocasiones los he ofrecido yo.  Mi carrera literaria ha ido pasito a pasito. Con mucho trabajo y esfuerzo.

4.-  Como sabrás, se comenta con frecuencia que los jóvenes dejan de leer a los 17 años porque prefieren lo inmediato, la tecnología, el móvil. ¿Es posible hacer algo para recuperar su afición? ¿Se puede competir con las series y con lo visual que ellos eligen? ¿Es viable convencerles de la importancia de los libros?

Yo creo que lo jóvenes leen ahora más que nunca solo que textos más cortos y en los móviles. Creo que llegará un momento en el que las series también les cansarán.

Y sí, me parece que es viable convencerles de la importancia de los libros, ofreciéndoles los adecuados. A todos nos ha pasado alguna vez que un mal libro nos aparta de la lectura o que uno bueno no devuelve la necesidad de encerrarnos a leer durante semanas o meses. Yo soy optimista. Todo tiene un tiempo y el de las historias nunca muere.

Ahora parece que solo hay interés por las series, pero estoy convencida de que los jóvenes volverán a descubrir la maravilla de la lectura.

5.- Esta es otra pregunta que repito en mis entrevistas, porque me apasiona descubrir vuestros pequeños secretos, vuestra forma de trabajar. Me interesa conocer cómo escribes, si tienes un espacio determinado para hacerlo, un horario fijo, algún ritual. 

Cuando puedo permitírmelo, sí. Pero eso no sucede siempre. Tengo muchos compromisos laborales y mucha familia. Ahora, por ejemplo, que empiezo con la promoción de mi nueva novela, voy a viajar muchísimo, así que me tocará escribir en los trenes.

Lo que sí te digo es que, cuando estoy escribiendo una novela, necesito dedicarle todos los días, como poco, seis horas. Si no, nada fluye.

6.- También me gustaría saber cómo te inspiras, cómo solucionas un día de poca creatividad, cómo vas formando los personajes, si tienes el final de la historia claro desde el inicio, cómo te documentas, cómo preparas la información que servirá de contexto a tus personajes. 

Pienso mucho mis novelas antes de escribirlas. En las tramas, en los personajes…Y leo mucho sobre los asuntos que voy a tratar en ellas.

Javier Marías dice que hay escritores cojos y ciegos. Los cojos serían los que tienen la estructura completa y hasta, casi, la última palabra desde el principio y los ciegos los que comienzan partiendo de una ideíta de nada y no saben a dónde llegarán. Yo soy una especie de híbrido. Sé de dónde parte y a dónde quiero llegar, pero en el resto lo que hago es lo que decía Borges: tirar puentes.

Observo mucho y escucho mucho, porque cualquier detalle, por pequeño que sea, puede resultar luego fundamental en una de mis novelas.

La tarea de documentación es bastante fácil para mí, porque tengo mucha práctica gracias al periodismo. Sé dónde buscar, a quién preguntar y qué lecturas elegir para apuntalar la novela y que resulte verosímil y para que cada personaje tenga su voz propia y su personalidad.

7.- Me he animado a participar en distintos concursos de relatos, no sé si acertadamente, con el fin de encontrar un sitio y comprobar la calidad de los mismos.  Tú has ganado numerosos premios: «Luisa y los espejos» (Premio Fernando Lara de Novela 2013), «A menos de cinco centímetros» (finalista en el Premio Silverio Cañada de Novela Negra de Gijón 2017) y «La mala suerte» (Premio especial de Aragón Negro y finalista de Cartagena Negra 2019).  En tu opinión ¿son útiles estos certámenes? ¿Puedes contarnos tu experiencia? ¿Has sido alguna vez jurado en alguno de ellos? ¿Cómo fue esa tarea?   

Creo que los certámenes literarios abren muchas puertas a escritores noveles y a consagrados. Tanto a unos como a otros les proporcionan, además de la recompensa económica, cuando la hay, la posibilidad de acceder a un mayor público, que es lo que en definitiva busca cualquier escritor.

He sido jurado varias veces. En algunas ocasiones ha sido más complicado que en otras. La más difícil de todas fue la que me tuve que enfrentar a un buen número de obras entre las que no había ninguna de calidad suficiente como para merecer un premio literario. Otras veces he sufrido al encontrar varias obras muy buenas, sabiendo que solo podía premiar a una de ellas.

8.- Supongo que no hay una sola respuesta, ni es fácil definirlo.  Pero ¿qué crees que tiene que tener un buen escritor para serlo?.  ¿Se puede aprender a escribir con la formación adecuada o es un valor innato? 

El escritor protagonista de mi novela “A menos de cinco centímetros” dice: “escribir una mala novela es muy difícil y escribir una buena es un milagro. Y la diferencia está en la emoción, pero ni siquiera eso garantiza el éxito. Por eso lo importante es tener algo que decir y una manera personal de hacerlo”.

Y sí, se puede a aprender a escribir con corrección. Emocionar es otra cosa. Se requiere un talento que no todo el mundo tiene. Ni para escribir, ni para pintar, ni para ninguna actividad que tenga que ver con la creación.

9.- Me interesa también tu opinión respecto a internet y las redes sociales.  A los lectores nos gusta la cercanía que permiten con los escritores y la posibilidad de hacerles llegar nuestras impresiones sobre sus obras.  ¿Crees que facilitan la relación entre autor y lector? ¿Pesa más lo positivo que lo negativo? ¿Es importante gestionarlas directamente o es mejor contar con un profesional?

Mi querida y admirada Ángela Vallvey suele decir que a los escritores antes nos criticaban solo en Babelia y ahora lo hacen hasta personas que desconocen los que es el sujeto y el predicado.

El contacto entre el lector y el escritor es maravilloso. Enormemente gratificante para ambos.

Lo de las redes es otra cosa. Sobre todo porque hay personas que piensan que pueden juzgarlo todo aunque no sepan nada. Las redes son una herramienta fantástica. Un espacio promocional extraordinario. Yo he conocido a personas maravillosas a través de las redes. Pero a veces lo que ocurre en ellas no es más que un espejismo.

10.- Otra clásica cuestión en mis entrevistas. ¿Crees que existe una literatura para mujeres y que si el autor es hombre o mujer influye en el libro? 

Siri Husvedt siempre dice que no hay literatura masculina o femenina, pero que los propios libros si tienen un género u otro independientemente de si quien los escribe es hombre o mujer. Es cierto, puede haber historias con un alma más masculina o femenina. Independientemente de ella o por ella, pueden ser mejores o peores. Así que creo que lo suyo es decir que hay literatura buena y mala.

En cuanto a si hay literatura para mujeres… Las mujeres leemos mucho más que los hombres. Aunque es cierto que nosotras leemos más novelas y ellos más ensayo e historia. Creo que esto ocurre porque los hombres siempre piensan que hay que rentabilizarlo todo, hasta lo leído.

11.- Me gustaría felicitarte por el premio Letras del Mediterráneo 2019 en la categoría de Narrativa, otorgado por la Diputación de Castellón.  En este sentido, quiero pedirte que nos cuentes por qué tu nueva novela, merecedora del galardón y recién publicada, «La chica a la que no supiste amar», tiene que ser nuestra próxima novela. 

Muchas gracias por la felicitación. “La chica a la que no supiste amar” es una novela dura y comprometida que vuelve a protagonizar el detective Roures, que creé en “A menos de cinco centímetros”, la primera novela de la saga.

En esta ocasión, Roures –que ya sabes que es un ex corresponsal de guerra metido a detective de infidelidades, pero que siempre acaba investigando asuntos de mayor enjundia- tendrá que ocuparse del asesinato de una mujer nigeriana prostituida, en el que se ve involucrado un compañero de sus años en África. A partir de esas pesquisas, el detective descubrirá una red de trata de mujeres con fines de explotación sexual, que actúa en nuestro país, con extremada crueldad.  Roures tendrá que compatibilizar las indagaciones para esclarecer ese caso, con las que le dedica a otro de tráfico de pastillas adulteradas y a otro más de infidelidad. Y todos convergerán, de alguna manera, sobre todo en las propias reflexiones del detective, que son una parte fundamental de la novela y que se entreveran con mucha música y mucha literatura.

“La chica a la que no supiste amar” rezuma el perfume clásico de la novela negra de antaño, pero traída a la actualidad.  Y la radiografía que hace de nuestra sociedad es tan real, que puede que muchos, aunque no lo digan se vean reflejados en ella. Es una novela de denuncia, pero también con mucha ternura, mucha pasión y, como digo, con un ritmo narrativo y musical que marcan su desarrollo. Una historia que deja poso y hasta cicatriz.

12.-  Y la última pregunta está relacionada con el género negro que tanto reivindicas en tu obra ¿te facilita interpelar al lector a través de esos personajes de moral ambigua? ¿Te interesan las distintas caras del mal? ¿Cómo consigues no recrearte en los detalles escabrosos? ¿Por qué la prostitución esconde tantos secretos? 

Son muchas preguntas en una.

La ambigüedad de mis personajes tiene que ver con la verosimilitud. Realmente creo que la vida no se divide entre buenos buenísimos y malos malísimos. Todos tenemos algo de bueno y algo de malo en nosotros, aunque algunos desarrollen más una parte u otra. Creo que, precisamente por eso, a todos nos interesa el mal. No aterra porque sabemos que existe a nuestro alrededor y que incluso puede asomar la cara en aquel que nunca imaginamos que fuera “malo” o hasta en nosotros mismos. Por eso queremos explicarlo y justificarlo. De ahí el éxito del género negro que radiografía el mal de la sociedad y también de los sucesos, que seguimos casi sin poder evitarlo y tantas veces pese al horror que nos provocan.

En cuanto a los detalles escabrosos… Incluyo solo lo que creo necesario para que el lector se sienta dentro de la historia, los demás para mí sobran.

Y sobre por qué la prostitución esconde tantos secretos, te diría que porque es vergonzoso que un ser humano pueda comprar a otro como se hace en la prostitución.

¡¡Solamente puedo dar un millón de gracias por esta entrevista a Marta Robles!! Gracias por su amabilidad, su disposición, su tiempo, sus sugerencias y sus respuestas.

Marta, ha sido un verdadero placer que hayas aceptado mi invitación y que hayas compartido conmigo y con mis lectores tus interesantes respuestas.

¡Te deseo lo mejor en todos tus proyectos y en todas tus facetas! ¡Y especialmente muchísimo éxito con esta novela recién publicada que seguro va a triunfar entre los lectores!