Exposición Pasión por Zaragoza

Exposición Pasión por Zaragoza

Hoy os cuento detalles de otra interesante exposición denominada «Pasión por Zaragoza. El Reino de los sentidos», que podéis visitar en Ibercaja Patio de la Infanta (San Ignacio de Loyola, 16), del 5 de octubre de 2018 al 29 de enero de 2019, con entrada libre.

Contenido

La muestra cierra una trilogía de exposiciones, en las que han querido explicar momentos muy importantes en la historia de la construcción de la Zaragoza contemporánea, toda una secuencia de acciones que han sido llevadas a cabo por zaragozanos de todo tipo y condición que han trabajado generosa y decididamente por su ciudad.

En esta ocasión vuelven la vista al pasado para recuperar exclusivamente una serie de hitos en la vida de la capital de Aragón, que han sido muy importantes para definir la identidad de una sociedad abierta, conciliadora e integradora.

2018 recuento de grandes momentos

La exposición tiene como fin principal el poner imagen a la celebración de un conjunto de centenarios, que convierten al año 2018 en un tiempo excepcional, para hacer recuento de los grandes momentos que ha vivido la ciudad y que han sido determinantes para la construcción de la identidad de esta capital de Aragón, que ha dado al mundo notables figuras, que ha tenido un notable protagonismo en la historia de Occidente y que es la sede de la devoción a Nuestra Señora del Pilar, que mantiene la primera iglesia que en el mundo se construye en su honor, al como señalaba el papa Calixto III en 1456.

Sobre el escudo

Nos recibe en la exposición el escudo de la ciudad recogido en una hermosa tabla de principios del siglo XVI, hablándonos de un momento singular de su historia que nos lleva al año 1134, cuando el emperador castellano Alfonso VII ocupa la ciudad y la mantiene bajo su mando hasta el verano de 1136, en que la devuelve al rey Ramiro II de Aragón.

En ese dominio castellano leonés se crea el escudo de la ciudad: el león rampante -que es la marca de los reyes de León- y coronado porque simboliza el honor del “Reino de Zaragoza”. Rodeando el escudo están los seis títulos que ha ido recibiendo la ciudad a lo largo de los siglos.

Una experiencia

La exposición aporta además todo un abanico de posibilidades para recrear los diferentes momentos de la historia de la ciudad, especialmente aportando los medios para que pueda disfrutarse desde las infinitas capacidades de todos sus sentidos, desde contemplar las piezas hasta percibir los olores de cada momento y disfrutar con una innovadora apuesta de música ambiental que permite sentirse dentro de cada acontecimiento. Se trata de convertir la exposición en una experiencia que nos lleve a sentirnos parte de esta ciudad en la que tenemos la suerte de vivir.

1018. El Reino de la Taifa
En el siglo XI, el año 1018 Mundir I se independiza creando el Reino de Taifas que será gobernado por dos dinastías: la Tuyibi y la Hudi.

Un rey de esta dinastía construirá la Aljafería, espacio en el que los reyes zaragozanos acogerán y protegerán a los más importantes poetas, médicos cirujanos, científicos y pensadores del mundo musulmán, destacando el filósofo zaragozano Avempace.

1118. La conquista cristiana
Tras unos meses de asedio, en los que cuenta la leyenda se apareció san Miguel a los soldados navarros de Alfonso I y asaltaron la muralla por donde luego se levantaría la iglesia de San Miguel de los Navarros, la ciudad se rinde y el 18 de diciembre de 1118 entra el rey aragonés, acompañado de Gastón de Bearne y del nuevo obispo Pedro de Librana que acomete la restauración de la antigua y venerable iglesia dedicada a Santa María.

1218. La casa de ganaderos
El 18 de mayo de 1218 el rey Jaime I el Conquistador nombre un justicia específico, con jurisdicción civil y criminal, para resolver los conflictos que surjan en el importante mundo de la ganadería. Su importancia y autonomía es tal que el justicia de Casa de Ganaderos tiene horca propia, situada en el camino de San Gregorio.

1318. Creación del Arzobispado
El 18 de julio de 1318 se emitió la Bula Romanus Pontifex y se creó la provincia metropolitana de Zaragoza de la que dependían los obispados de Huesca y Jaca, Tarazona, Segorbe-Albarracín, Pamplona y Calahorra, siendo el primer arzobispo Pedro Fernández de Luna. A partir de ese momento, las coronaciones de los reyes de la Corona de Aragón se hacen ante el arzobispo cesaraugustano.

1518. La jura de Carlos V
Carlos V se coronó emperador el año 1530 en la ciudad de Bolonia, pero en 1518 ya había sido jurado como rey de Aragón en la Seo zaragozana, siguiendo una antigua costumbre que venía de tiempos de Pedro II al que el papa le concedió el derecho de que sus herederos fueran coronados en la catedral de Zaragoza. Carlos V será el último rey jurado en la catedral de Zaragoza.

1618. La Universidad de Zaragoza
En 1618 la universidad zaragozana hizo nuevos “Estatutos” que fueron confirmados por el Concejo de la ciudad, que era patrona de la misma desde el principio, publicados por Juan de Lanaja y Quartanet, Impresor del Reino de Aragón y de la Universidad.

La vida académica alcanzó mayor estabilidad y la ciudad se comprometió a apoyar y promover la Universidad de Zaragoza que entonces tenía cátedras de Teología, Cánones, Leyes, Medicina, Cirugía y Artes.

1718. La Basílica del Pilar
Mientras se organizan las fiestas en honor de la Virgen se va levantando, con el apoyo del rey Carlos III, el nuevo tempo barroco que se bendice e inaugura el 11 de octubre de 1718.

1918. Reivindicación de Aragón
En 1908 se iniciaron en Zaragoza reuniones, en las que se debatía sobre los problemas con los que los ayuntamientos tenían que enfrentarse, entre grupos políticos e interesados en el tema.

Estas reuniones alcanzaron gran repercusión en mayo de 1918, puesto que se elaboró el “Proyecto de Autonomía de la Comunidad de Ayuntamientos Aragoneses”, contando con participaciones de ilustres aragoneses como el catedráticos don Juan Moneva.

Mi opinión

Merece la pena perderse por esta exposición, con tranquilidad, despacio y teniendo en cuenta en cada espacio la información, las imágenes, los sonidos, el conjunto y los detalles.  Es muy importante ver, leer, escuchar, tocar… todos los sentidos deben estar alerta.

Es una excelente oportunidad para conocer un poquito mejor nuestra ciudad y descubrir fechas importantes que marcaron distintas etapas, que fueron haciendo y forjando nuestra historia.

Además, después de la visita, merece le pena visitar el Patio de la Infanta, una de las joyas de Zaragoza, con una bonita historia de amor detrás. En otro momento os la cuento…

¡Os recomiendo la exposición! Aún tenéis tiempo, reservad un ratito y adentraros en las salas con la máxima atención, ya me contaréis que os parece…